Sanidade restringe las reuniones a cinco personas en toda Galicia, que pasa a nivel 2

Santiago y O Milladoiro pasan a estar en nivel 3, se prohíben las reuniones de no convivientes y se establece un cierre perimetral en Verín, Vilardevós y Oímbra. Las actividades no esenciales cierran en O Carballiño


Santiago / la voz

El deterioro de la situación en Galicia ha llevado al comité clínico a volver establecer medidas que afectan a toda la comunidad. Desde la medianoche de miércoles a jueves toda la comunidad entrará en nivel 2 de restricciones y además se limitan las reuniones a un máximo de cinco personas.

Eso significa, entre otras cosas, que los aforos quedan reducidos con carácter general a un 50 %, se prohíbe el consumo en barra en bares y cafeterías y se establecen asistentes máximos a celebraciones como bodas, así como a velatorios, por ejemplo. 

El comité ha tomado esta decisión solo una semana después de restringir las reuniones en Galicia a diez personas no convivientes tras constatar que buena parte de los contagios se están dando precisamente en reuniones de familiares y amistades.

No es la única decisión que ha tomado el comité, que también ha incrementado el nivel de restricciones en Santiago y O Milladoiro, al detectarse un repunte en los contagios. Las restricciones pasan a ser de nivel 3 en ambas zonas, con lo que bares y cafeterías tendrán que dejar de servir en el interior y solo podrán hacerlo en terrazas, que deberán tener el 50 % de su aforo. Además, en ambos municipios se restringen incluso más las reuniones, que solo podrán de ser de personas convivientes.

También se han tomado nuevas medidas en la provincia de Ourense, la más afectada por la incidencia del coronavirus actualmente. Se ha decidido restringir todas las actividades no esenciales de los concellos de O Carballiño, O Irixo y Boborás para intentar controlar la propagación del virus. Continúa en vigor el cierre perimetral y la limitación de reuniones a personas convivientes. Entre otras actividades, cerraría la hostelería y restauración, bibliotecas, archivos, museos y salas de exposiciones, las visitas a monumentos y otros equipamientos culturales, actividades en cines, teatros y auditorios, los centros de ocio infantil, gimnasios y piscinas y se cancelaría la celebración de congresos, conferencias, eventos y actos similares. La actividad escolar, entre otras, seguiría en funcionamiento.

Además, los cierres perimetrales se extienden también a los concellos de Verín, Vilardevós y Oímbra. Solo se permitirá la movilidad entre ellos, que pasan a nivel 3 de restricciones y las reuniones quedan limitadas únicamente a personas convivientes, una circunstancia que ya se aplicaba en Verín.  

Finalmente, se ha decidido mantener el cierre perimetral de Ourense y Barbadás, así como el nivel 3 de restricciones, y la limitación de las reuniones a personas convivientes, a pesar de que la evolución epidemiológica ha sido mejor estos días.

Todas las medidas, que se han anunciado a través de un comunicado, se publicarán en un DOG este miércoles y entrarán en vigor a medianoche. El conselleiro de Sanidade comparecerá también este miércoles para concretar los detalles de las decisiones, entre otras el cierre de servicios no esenciales en O Carballiño. 

En Santiago solo pueden reunirse personas que convivan y consumir en las terrazas

Los positivos crecen por decimocuarto día y ya se tratan 813 covid en el área sanitaria de Compostela y Barbanza

Las nuevas restricciones, que se suman a las que se observan en Santiago desde los primeros días de septiembre, limitan las reuniones en la capital y O Milladoiro a personas convivientes. Además, los bares y cafeterías «tamén verán restrinxidos os seus servizos no interior dos locais, quedando limitada a súa actividade ao 50 % do número de mesas das súas terrazas». Así consta en el comunicado emitido por Sanidade a primera hora de la noche de este martes, tras la reunión del comité clínico de seguimiento de la pandemia, que adoptó estas decisiones «tras constatar o aumento de contaxios» en ambas localidades. Pasan del nivel de alerta 3 al nivel de restricciones 3, con esas exigencias a mayores. Estas nuevas medidas entrarán en vigor en la medianoche de este miércoles al jueves.

La situación en el área sanitaria compostelana mantiene además a Ordes en el nivel de alerta 3, pero para este municipio no se aprueban más restricciones. Para otros diez municipios se reconocía alerta 2 o alerta 1; pero ahora todos están en alerta 2 con tras tres excepciones antes citadas.

El número de pacientes de covid-19 creció en el área sanitaria de Santiago y Barbanza por decimocuarto día consecutivo, hasta 813, avanzó Sanidade. El dato refleja la situación a las 18.00 horas del lunes. Se llega a esta situación, que supone elevar la cifra de positivos difundida la víspera en medio centenar, tras detectarse 87 nuevos contagios por PCR en las últimas 24 horas y 37 altas de personas curadas. Continúan ingresadas 47 personas en hospitales: 7 en la uci y 39 en otras unidades del Clínico, y otra más en HM Rosaleda. Las otras 766 afectadas están a seguimiento desde sus lugares de residencia habitual. 

Cierra la hostelería en O Carballiño y siguen abiertos colegios y tiendas

El comité clínico anuncia el confinamiento de los concellos de Verín, Oímbra y Vilardevós para evitar que se propague el virus

maría cobas / pablo varela / x. m. r.

Las restricciones por la incidencia del coronavirus se recrudecen en la provincia ourensana. Desde este jueves, a las 00.00 horas, en los concellos de O Carballiño, Boborás y O Irixo se restringirá toda actividad no esencial en los tres municipios, con la idea de evitar la propagación del covid-19 en la zona. Se mantiene la actividad escolar y también seguirán abiertos los comercios, pero los establecimientos hosteleros y de restauración se verán obligados a bajar la persiana temporalmente. No serían los únicos, porque museos, bibliotecas, archivos, gimnasios y piscinas también estarían dentro de esta lista de sectores que dejarían de operar mientras la situación sanitaria no mejore.

Mientras, al sur de la provincia, los concellos de Verín, Oímbra y Vilardevós pasarán desde la medianoche de este miércoles a un confinamiento perimetral similar al que se abordó días atrás en la comarca de O Carballiño. Solo se permitirán desplazamientos entre los tres municipios, donde las reuniones entre personas quedarán limitadas a aquellos que sean convivientes.

Ambas decisiones las tomó este martes el comité clínico, que se reunió para analizar la situación del territorio. Lo hizo en un contexto de tres días consecutivos de bajada de la curva. No es porque no siga habiendo contagios, que los hay (67 más en el último balance, que se refiere al lunes a las seis de la tarde), sino porque hay más altas (100). Los 1.477 casos activos -tras restar las dos bajas producidas por fallecimiento en las últimas horas del lunes- suponen 133 menos que los 1.610 que reconocía el Sergas el sábado. Bajan los casos activos, pero crece la presión hospitalaria. Ya son 107 las personas con coronavirus ingresadas en planta, mientras que otras 15 precisan cuidados intensivos por la gravedad de su estado. 

O Carballiño

150 contagios más en algo más de dos semanas. Ni la limitación de las reuniones (decretada el día 8) ni el cierre perimetral junto a O Irixo y Boborás (vigente desde el día 15) han conseguido frenar la curva en O Carballiño, que va disparada hacia arriba. A principios de mes había 21 casos activos. Ayer el comité clínico analizaba la situación con 188 (en un contexto en el que apenas hubo una ligera bajada de casos activos dos días).

OURENSE

Un centenar de casos menos. El cierre perimetral de la ciudad con Barbadás ha traído buenos resultados. Desde que los vecinos de la capital no pueden salir se ha bajado de los 536 casos activos que había el 8 de octubre a los 429 contabilizados ayer. La medida fue efectiva, al contrario de lo que ocurrió con la limitación de reunión con los no convivientes (que no logró frenar la curva) decretada el día 3, entonces con 414 contagiados.

VERÍN

Una evolución a saltos. La curva de casos activos en Verín desde el inicio de las restricciones ha ido a saltos. Como si de una pulga se tratara, los casos van dando un salto grande hacia arriba para después bajar un poco y coger impulso y subir de nuevo. Empezó el mes con 54 casos. Ahora registra 88.

O BARCO DE VALDEORRAS

En tímido retroceso. O Barco registró el pico de la curva el pasado día 8, con 87 contagios. Desde entonces la situación ha ido mejorando (aunque se siguen detectado nuevos positivos) y son 50 los casos activos.

 

Del desinterés por las condiciones a cumplir a la resignación

Un protagonista no invitado ha puesto a O Carballiño en el centro del panorama informativo y en el punto de mira, no para bien, de Galicia. Y más allá de la comunidad.

La villa pasó de puntillas por la primera ola del coronavirus, sin una especial incidencia en la época primaveral, y se ha metido hasta las trancas en esta segunda «vaga» del covid-19. Las cifras están reventando la estadística -algunos apelan a la extrapolación para señalar que la villa ha llegado a las 1.340 casos por 100.000 habitantes. Es decir, más del doble de los 540 a los que saltan todas las alarmas- y desde el Sergas se mira con especial preocupación a la comarca carballiñesa. La villa, junto con Boborás y O Irixo forman una unidad de confinamiento, lo que significa que la movilidad entre los tres municipios es libre, aunque para salir o entrar a los mismos se requiere un permiso por cuestiones de trabajo, estudios u otros supuestos.

Precisamente esa circunstancia, y las restricciones en general, no son el fuerte de los vecinos de la zona, por lo que se constata desde la Policía Local de O Carballiño. Durante el fin de semana se impusieron dieciséis sanciones por incumplimiento de las medidas decretadas por la Xunta. En su gran mayoría -trece casos- el motivo de las mismas estaba relacionado con la no convivencia de las personas reunidas y otros incumplimiento de las medidas de seguridad. Las tres restantes fueron sanciones que tuvieron su origen en casos de movilidad sin causas justificadas. Desde la Policía Local constatan un importante desconocimiento y falta de información: «Moita xente non se preocupa de ter a información das medidas que están en vigor, as decretadas pola Xunta, e compórtase de xeito que non está permitido. Saben que hai unhas medidas restritivas pero non que esas medidas lle impiden ir a Maside, por exemplo», señala Francisco Valeiras, el responsable del cuerpo.

El Gobierno estudia el toque de queda, que requiere decretar el estado de alarma

La Voz
Salvador Illa: «La segunda ola ya no es una amenaza, es una realidad en toda Europa» Rueda de prensa del ministro de Sanidad y de la portavoz del Gobierno tras el Consejo de Ministros

Salvador Illa pide responsabilidad individual para combatir la segunda ola: «Es una realidad en toda Europa»

El Gobierno reiteró hoy la gravedad de la situación actual de la pandemia por medio de su ministra portavoz y del titular de Sanidad: «Nos encontramos en un momento decisivo», introdujo la portavoz, María Jesús Montero. «La segunda ola ya no es una amenaza, es una realidad en toda Europa»,confirmó el ministro Illa. El titular de Sanidad subrayó la gravedad de la situación y expuso que solo hay dos claves para frenarla: «Reducir la movilidad y reducir los contactos personales de cada uno. Y es mejor que eso lo hagamos con el esfuerzo de todos que con limitaciones legales».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
38 votos
Comentarios

Sanidade restringe las reuniones a cinco personas en toda Galicia, que pasa a nivel 2