Galicia registra la cifra más alta de nuevos contagios y hospitalizaciones de la segunda ola de la epidemia

Suma 438 positivos en una sola jornada, el número más alto desde el 30 de marzo, coincidiendo con el pico más fuerte del coronavirus. En la tarde del domingo fallecieron otras cuatro personas

Ordes se ha incorporado a la lista de municipios en el nivel de alerta 3
Ordes se ha incorporado a la lista de municipios en el nivel de alerta 3

la voz

El comité clínico que asesora a la Xunta ya lo había advertido este viernes: los próximos 15 días van a ser críticos para decidir el curso de la epidemia de coronavirus en Galicia. O bien se tenderá hacia su control o hacia una expansión que obligará a tomar medidas más duras aún. Si este es el vaticinio, los últimos datos que acaba de facilitar la Consellería de Sanidade distan mucho de aventurar que la situación está controlada. Más bien al contrario, porque Galicia ha registrado cifras récord, tanto en número de nuevos casos, como de hospitalizaciones e ingresos en ucis. En estos tres parámetros se han contabilizado las cifras más altas de la segunda ola. Así, e las últimas 24 horas se han registrado 438 nuevos contagios, el número más alto desde el 30 de marzo, cuando se identificaron 484 coincidiendo con el pico de la pandemia en la comunidad. 

La situación no es mejor en lo que se refiere a las hospitalizaciones. Este domingo permanecían ingresados 246 pacientes, 17 más que en la jornada anterior, lo que supone la cifra más alta desde el 4 de mayo, con 253, coincidiendo también con el momento más álgido del coronavirus en Galicia. Y otro tanto ocurre con los enfermos en ucis, cuyo número se eleva a 43, tres más que el sábado y el número más alto desde el 1 de mayo, cuando se registraron 45.

El número de muertes tampoco se contiene. A las tres nuevas incorporadas en el parte de la mañana se incorporaron otras cuatro en el de las ocho de la tarde, con lo que el total de fallecidos en la comunidad se eleva a 822. Los tres decesos recogidos por la mañana del día anterior se corresponden con un hombre de 81 años ingresado en el Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac) y dos hombres, de 80 años ambos, uno de ellos ingresado en el Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (Chuf) y otro en el Hospital de Verín (Ourense). A estos decesos hay que añadir otros cuatro regisrados por la tarde. Un hombre de 75 años que falleció en el Chus de Santiago; una mujer de 70 en el Chuo de Ourense; y dos mujeres de 86 años que perecieron en la residencia Os Gozos, de Pereiro de Aguilar. Todos tenían patologías previas. 

En cuanto a los contagios, la comunidad registra un total de 4.932 casos activos, después de haberse dado 248 altas. En casi todas las áreas sanitarias se ha producido un repunte, salvo, paradójicamente, en Ourense, la provincia más castigada en esta fase de la epidemia y la que acumula un mayor número de restricciones, con limitaciones a la movilidad. La cifra total de positivos activos es de 1.577, 33 menos que el día anterior.

El mayor repunte de casos, en Vigo

En el resto de áreas aumentan los casos activos: A Coruña (32 casos más, hasta los 839), Ferrol (13 casos más, hasta los 182), Pontevedra (41 casos más, hasta los 457), Vigo (76 casos más, hasta los 708), Santiago (33 casos más, hasta los 719) y Lugo (25 casos más, hasta los 450).

A la preocupante situación del área sanitaria de Ourense, Verín y O Barco de Valdeorras, donde se han registrado 78 nuevas infecciones en las últimas 24 horas, hay que sumar el repunte de contagios en las últimas 24 horas en el área de Vigo, con 101 contagios en un solo día y el área de Santiago de Compostela y Barbanza, donde confirmaron 77 nuevos contagios.

Más municipios en alerta 3

La lista de municipios gallegos en nivel máximo de alerta, el 3, por la pandemia del coronavirus han ascendido este domingo a 12 después del ingreso en el grupo del municipio pontevedrés de Cangas do Morrazo, donde se han detectado más de 21 casos positivos por PCR en los últimos siete días.

De este modo, Cangas se suma a la lista de 11 municipios en nivel 3 por la incidencia del coronavirus, en la que también figuran las ciudades de Ourense y Santiago de Compostela, que registran más de 120 y 112 contagios, respectivamente, en siete días.

 

Las otras localidades con nivel máximo de alerta por la pandemia por presentar más de 21 casos confirmados en la última semana son A Laracha, Vilagarcía, Ordes, Arteixo, Ames, O Barco de Valdeorras, Verín, Barbadás y O Carballiño.

Mientras, en situación 2 -en color naranja del semáforo del mapa de Sanidade- se sitúan 17 municipios, de los cuales 11 repiten en el mismo nivel de alerta con respecto a la jornada anterior: Vigo, A Coruña, Pontevedra, Lugo, Ferrol, Culleredo, Teo, Poio, Pereiro de Aguiar, Nigrán y Narón.

Además, se suma al nivel 2 los municipios pontevedreses de Vilanova de Arousa, O Porriño y Marín; y los coruñeses Oleiros, Mesía y Fene. Por su parte, Carballo (A Coruña) y Tomiño (Pontevedra) descienden al nivel 1 y están en color amarillo.

En nivel rojo se incluyen los municipios de menos de 50.000 habitantes con 21 o más casos nuevos a la semana, mientras que en el caso de los ayuntamientos de más de 50.000 habitantes se establece como corte la detección de una tasa de 112 o más casos a la semana por cada 100.000 habitantes. En el nivel de color naranja se incluyen municipios de más de 50.000 habitantes con 56 y 111 casos nuevos de covid a la semana por 100.000 habitantes y en los de menor población que presenten entre 14 y 20 casos.

García Comesaña avisa: «la perspectiva no es buena» para una Navidad sin restricciones en Galicia

Sanidade descarta por el momento prohibir las reuniones de no convivientes en toda la comunidad

La Consellería de Sanidade descarta por el momento prohibir para toda Galicia las reuniones de personas que no convivan bajo el mismo techo, medida activa en Ourense, Barbadás, O Barco, Verín y en la comarca de O Carballiño. Lo ha dicho el propio titular del departamento de Sanidade del Gobierno gallego, Julio García Comesaña, en una entrevista concedida este domingo en la Cadena Ser de la que informa Europa Press. En ella ha defendido las medidas adoptadas por el comité clínico para contener la pandemia que, según ha comentado, tendrá impacto en la forma en la que los gallegos vivirán las próximas Navidades.

«El aislamiento perimetral sirve para mantener los parámetros cuando la tendencia es de crecimiento. Sí que estamos viendo el resultado, aunque de momento no sea para lanzar las campanas al vuelo», ha comentado el conselleiro sobre la situación en Ourense y en O Carballiño, municipios desde hacía días cerrados perimetralmente, una medida que «todavía no» está sobre la mesa extender a toda la Comunidad gallega.

García Comesaña se ha mostrado pesimista acerca de cómo serán las Navidades de este año que, aunque ve precipitado dar un diagnóstico desde la perspectiva epidemiológica, cree que se celebrarán con reuniones pequeñas, pues el contacto social continúa en el foco como el «principal problema» a la hora de transmitir el virus. «El principal problema lo tenemos en el entorno de confianza», ha señalado el conselleiro, que ha remarcado que es en los momentos de ocio cuando los ciudadanos «se relajan» de las medidas, lo que lleva a que se produzcan contagios.

Asimismo, ha negado que las declaraciones públicas de responsables políticos que han señalado a la población joven como causantes del aumento de caso por su falta de compromiso con las normas pautadas lleve a una estigmatización o criminalización de este segmento de la población. De este modo, ha defendido que las declaraciones y las medidas adoptadas, como el cribado en residencias y universidades, están asentadas en «datos». «Veíamos que en ese perfil de jóvenes hay un problema y por eso decidimos los cribados en ese colectivo, como los hemos hecho en otros», ha incidido García Comesaña.

Atención primaria 

Por otra parte, el conselleiro ha señalado que la razón del descenso en el número de casos que requieren hospitalización en esta segunda ola de la pandemia radica en que la atención primaria ha asumido «el centro de gravedad» de la situación. De este modo, ha apuntado que el porcentaje de pacientes en UCI es ahora del 0,4% cuando durante la primera ola se situó en el 5%, del mismo modo que el número de hospitalizados era del 10% y ahora ronda el 5%.

Ante las denuncias de los profesionales de atención primaria por el incremento de la carga de trabajo, García Comesaña ha recordado que existe un plan de «refuerzo» acordado en 2019 y que continúa su proceso de desarrollo y aplicación. El objetivo, según ha remarcado, es hacer que determinados perfiles profesionales de atención primaria «asuman otras tareas» que hasta ahora no desempeñan para que los médicos «se centren específicamente» en sus labores clínicas.

¿Por qué España es uno de los países más castigados por el coronavirus?

r. romar
La falta de capacidad de hacer test PCR dificultó la respuesta de España ante la pandemia
La falta de capacidad de hacer test PCR dificultó la respuesta de España ante la pandemia

Los recortes en Sanidad, la polarización política y una desescalada demasiado rápida son algunas de las principales causas, según un duro editorial de la revista científica «The Lancet»

 ¿Por qué España ha sido uno de los países más castigados por la epidemia de coronavirus? Son múltiples las respuestas que se han ofrecido a esta pregunta, que tendrá una respuesta definitiva cuando se acabe de constituya el comité científico independiente encargado de evaluar la gestión de la crisis. Pero los preocupantes datos de España, tanto en número de contagios como de muertes, muy superior al de otros países europeos, ha llevado a la revista médica The Lancet, una de las más influyentes del mundo, a realizar su propia reflexión en un duro editorial.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Galicia registra la cifra más alta de nuevos contagios y hospitalizaciones de la segunda ola de la epidemia