Alemania bate su récord de infecciones diarias con casi 7.000 casos

Supera por primera vez las cotas de la primera ola del coronavirus la pasada primavera

Un sanitario toma una muestra en un punto móvil de test en la ciudad de Colonia
Un sanitario toma una muestra en un punto móvil de test en la ciudad de Colonia

Berlín / Colpisa

 Alemania ha superado este jueves ampliamente su récord de primavera de infecciones diarias de coronavirus con casi 7.000 casos, mientras las autoridades temen perder el control sobre la pandemia y sufrir un incremento exponencial de contagios como otros países europeos. El Instituto Robert Koch (RKI), responsable de coordinar la lucha contra el virus Sars-Cov-2 en este país, anunció que en las pasadas 24 horas se registraron 6.638 nuevas infecciones de coronavirus en toda Alemania, unas 1.500 más que el día anterior. El RKI subrayó que el aumento es preocupante por el hecho de que supera con creces el máximo nivel alcanzado en la primera ola de la pandemia el pasado 2 de abril, cuando las oficinas sanitarias alemanas sumaron 6.664 casos nuevos, aunque el instituto virológico con sede en Berlín reconoció que entonces no se testeaba tanto como ahora.

Con ello, en Alemania se han registrado desde que el virus comenzó a propagarse por el país un total de 342.223 infecciones y 9.170 fallecimientos como consecuencia de la enfermedad, 33 de ellos en las últimas 24 horas. Desde mediados de agosto se llevan a cabo entre 1,1 y 1,2 millones de análisis semanales para detectar posibles contagios. A finales de agosto la tasa de infecciones certificadas con esas pruebas era de un 0,74%, mientras la semana pasada aumentó ya a un 2,48%. El RKI señaló que el fuerte incremento de las infecciones en Alemania puede deberse a un retraso acumulado de los laboratorios en la realización de los análisis por los problemas de suministros de algunos reactivos y a la saturación de los mismos por el aumento de los test que se realizan.

El Gobierno federal y los Ejecutivos de los 16 estados federados acordaron este miércoles tras ocho horas de arduas negociaciones un nuevo plan escalonado con normas más severas para atajar la pandemia. En cuanto en una ciudad o región se superen las 35 nuevas infecciones por cada 100.000 habitantes en el plazo de una semana se activarán restricciones más fuertes. Estas serán más severas aún si la tasa aumenta a 50 infecciones. El acuerdo contempla también un ultimátum: «En el caso de que el aumento de las infecciones no se frene con las restricciones a aplicar en un plazo de 10 días, será inevitable tomar medidas aún más restrictivas».

Acuerdo federal

La canciller federal, Angela Merkel, y los primeros ministros de los 16 estados federados germanos acordaron, entre otras cosas, imponer una ley seca en todo el país en aquellas localidades o distritos donde las infecciones rebasen los niveles críticos. Llegado ese momento se ordenará a partir de las 23.00 y hasta las 6.00 horas el cierre de restaurantes y bares, así como la venta y consumo de alcohol en la calle, también en comercios de 24 horas. Una medida que se aplica ya en varios lugares del país, como en Berlín o Bremen, donde desde el sábado pasado se ha puesto fin a la vida nocturna en toda la ciudad.

Además, los asistentes a la cita en la Cancillería Federal establecieron que en las regiones y ciudades con cifras de contagios elevadas se prohibirá celebrar fiestas privadas de más de diez personas que no podrán pertenecer a más de dos hogares. Si los niveles de infección se mantienen durante diez días, la reuniones privadas no podrán superar las cinco personas de dos hogares. Durante la primera reunión presencial en siete meses de la canciller con los jefes de gobierno regionales se llegó a la conclusión de que locales como bares, cafeterías o restaurantes son lugares de alto riesgo de contagio por la aglomeración de público que se produce y la desinhibición del mismo por el consumo de bebidas alcohólicas, que provocan un relajo en el respeto a las medidas de higiene y las normas de distancia física entre las personas impuestas para combatir la propagación del virus Sars-Cov-2. El problema se agudiza en los meses fríos porque los responsables de esos locales ya no pueden ofrecer atención en mesas en el exterior.

Los reunidos en la Cancillería Federal pactaron igualmente ampliar la obligación del uso de mascarillas en aquellos lugares donde se producen grandes concentraciones de personas en el momento en el que las infecciones superen los 35 casos por cada 100.000 habitantes. Además apelaron a la población a renunciar a todo viaje dentro del país con origen o destino en regiones con una elevada tasa de contagios para evitar la propagación de la enfermedad. Merkel ha reiterado en días pasados que se debe evitar a toda costa un nuevo parón económico y social y que la prioridad del Ejecutivo federal es mantener la economía y los colegios y guarderías en funcionamiento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Alemania bate su récord de infecciones diarias con casi 7.000 casos