«The Lancet» critica el caos de los datos del coronavirus en España

La Voz

SOCIEDAD

JuanJo Martín | efe

Cinco investigadores advierten en la prestigiosa publicación de que la información que se difunde, tanto a nivel nacional como regional, es «insuficiente» para comprender la dinámica de la pandemia y adoptar medidas

10 oct 2020 . Actualizado a las 19:01 h.

El caos de los datos del covid-19 ha llegado a las páginas de The Lancet, que ha vuelto -y ya es la tercera vez- a dejar en evidencia a España por su discutible gestión de la pandemia. A principios de agosto, un grupo de médicos y científicos pidieron cuentas en la revista sobre la administración española de la crisis sanitaria y hace apenas dos semanas un informe que comparaba la situación de nueve países distintos puso en cuestión un sistema sanitario débil, con dificultades para «encontrar casos, realizar test, rastrear y aislar a los contagiados». Ahora la lupa se pone en la transparencia por parte de las autoridades a la hora de hacer pública información sobre pruebas, contagios, hospitalizaciones, admisiones en unidades de cuidados intensivos, recuperaciones y muertes.

Los datos que se publican actualmente a nivel nacional y regional en España «son insuficientes» para comprender la dinámica de la pandemia y adoptar medidas, lamentan en la prestigiosa revista médica cinco investigadores, tres de ellos de centros españoles y dos alemanes, que instan con su queja a las autoridades sanitarias a publicar «actualizaciones diarias abiertas y consistentes», incluyendo las correcciones de series retrospectivas en curso. Cada una de estas variables debe desglosarse por edad, sexo y detalles geográficos para supervisar mejor los impactos demográficos de la epidemia del covid-19 y diseñar mejores respuestas de salud pública, apuntan. Rubrican el texto Sergi Trias-Llimós, Clara Prats, Aurelio Tobias, Ainhoa Alustiza y Tim Riffe.

Bajo el título La necesidad de datos detallados de covid-19 en España, los expertos recuerdan que la pandemia ha impactado a la población aquí mucho más de lo que la mayoría temía o proyectaba, y aunque reconocen que el Centro Nacional de Epidemiología (CNE) ha ido introduciendo mejoras en los datos, consideran que sigue habiendo deficiencias, especialmente, en los relacionados con el desglose por edades. «Solo se proporciona en publicaciones semanales, sin detalles geográficos ni correcciones retrospectivas, y con los recuentos acumulativos tabulados solo a partir de mediados de mayo», lamentan. Por lo tanto, «fusionar adecuadamente las series temporales específicas de edad después de la primera ola es difícil o imposible».