El comité clínico: «Vimos una bomba vírica con centro en Ourense y Barbadás»

Ambos concellos se cierran este jueves de forma conjunta. Aunque los dos están confinados, la movilidad entre ambos se mantiene


Santiago

El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, y miembros del comité clínico que decide las restricciones para luchar contra el covid en Galicia explicaron este miércoles por qué han puesto en marcha nuevas medidas en Ourense y otros concellos de la provincia, que entrarán en vigor a partir de esta medianoche.

La Xunta ha establecido un único cordón sanitario que engloba Ourense y Barbadás. Eso significa que aunque los dos concellos están confinados (y no se puede salir de ellos salvo por motivos laborales, educativas o sanitarios) la movilidad entre ambos se mantiene: los vecinos de Ourense podrán trasladarse sin recurrir a las excepciones a Barbadás y los de Barbadás a Ourense aunque no tengan un motivo justificado.

No se había aludido a esta circunstancia ni en la nota de prensa enviada el martes para anunciar el cierre de ambos municipios ni en la comparecencia del conselleiro de Sanidade este miércoles para dar explicaciones sobre la decisión. Pero el DOG se refiere, en varios puntos, a la «restrición da mobilidade no ámbito territorial delimitado de forma conxunta por ambos concellos». Según fuentes de la Xunta, la decisión se ha tomado porque ambas poblaciones están al mismo nivel y porque, al considerarlas una unidad, el control de movilidad será más fácil. Recuerdan, eso sí, que la prohibición de reunirse con no convivientes está vigente en ambos municipios de manera que no podrán reproducirse las escenas del pasado fin de semana cuando grupos de amigos se citaron en Barbadás para huir de las restricciones de la capital.

Las medidas restrictivas se suelen decretar por una semana y se van revisando para ajustarlas a la evolución de los brotes. Las experiencias previas, como el brote de A Mariña, dejan una horquilla temporal de unos 18 días para revertir la situación, aunque las autoridades sanitarias esperan que se puedan tener resultados antes en un brote caracterizado por una vía de transmisión clara: las reuniones entre familiares no convivientes y que llevó el viernes a prohibir las reuniones de este tipo.

Los datos

Los parámetros son «preocupantes», ha dicho el conselleiro. La directora xeral de Saúde Pública, Carmen Durán Parrondo, ha desgranado los datos que han llevado al endurecimiento de las restricciones en Ourense. En la capital se registra una tasa acumulada en los últimos 14 días de 417,2 casos por cien mil habitantes y en 254,7 en los últimos siete días, cuatro o cinco veces por encima de la media gallega. Se han contabilizado 138 nuevos casos en los últimos tres días y 439 en dos semanas.También en la comarca se ha registrado un aumento de casos, con 164 contagios en los últimos 3 días, cuando la semana pasada la cifra a tres días estaba en 76. La incidencia acumulada  es de 219,7 casos por cien mil habitantes a 7 días y de 350,4 a 14 días, bastante por encima de la media de la comunidad. La positividad de las PCR está en el 11 %

La situación se reproduce en Barbadás, aunque a menor escala porque hay menos población, con 15 nuevos casos en los últimos tres días. La incidencia acumulada a siete días es de 280,9 casos por cien mil habitantes y de 344,3 en 14 días. Y es semejante en la comarca de Valdeorras, -con 28 nuevos casos en los últimos tres días, una incidencia acumulada de 180,4 casos a siete días y 356,9 a 14 días y una tasa de positividad de PCR del 8 %-, y en la de Verín, con 16 nuevos casos en tres días, incidencias acumuladas de 142,8 y 257,8 casos a siete y 14 días y una positividad de las PCR del 9,6 %.

También crece la presión asistencial, aunque en este caso, el gerente del Sergas, José Flores Arias, ha insistido en que la capacidad asistencial está garantizada. En la uci hay diez personas ingresadas, lo que supone una ocupación de un tercio de su capacidad. Hay 50 personas ingresadas en el CHUO, 9 en Verín y 4 en Valdeorras.

Con todo, y aunque a «capacidade dos hospitais está garantida» y lejos de verse comprometida, se ha activado el plan de contingencia en el área sanitaria de Ourense, con revisión diaria de la capacidad asistencial y de la programación quirúrgica. Es decir, tendrán prioridad las intervenciones oncológicas y más urgentes. Es una medida que pone en alerta el sistema sanitario por si fuese necesario reordenar recursos o pacientes llegado el momento. Es una medida que también se activó en los brotes de A Mariña y A Coruña, ha recordado García Comesaña.

Los motivos del cierre

El doctor Sergio Vázquez (HULA), miembro del Comité Clínico, explicó por qué se ha tomado esta decisión. «Vimos que as tasas de incidencia acumulada a 3 e 7 días e sobre todo a 14 días no concello de Ourense estaban por riba de 400 casos por cen mil habitantes e en Barbadás achegábase aos 400, así como un incremento da presión asistencial en hospitalización e ucis» sin ser alarmante, pero era el momento de tomar medidas, que, ha insistido, no son de confinamiento, sino de restricción de la movilidad entre concellos. Ha señalado que era el momento de tomar las medidas para frenar una situación que ha definido como «unha bomba vírica, cun centro claro en Ourense e Barbadás, e íase estendendo a concellos limítrofes». Por esto también se han decretado medidas en las comarcas limítrofes, en las que aumentaban las incidencias, a excepción de Celanova, cuyas tasas están ligeramente por debajo de la media de Galicia, con que el comité ha considerado que se podía esperar a ver cómo evoluciona la situación en esa zona.

Tato Vázquez Lima, también miembro del comité de expertos, ha querido mandar un mensaje a la población. «O comité clínico nin xulga nin castiga, somos un comité de profesionais sanitarios, facemos recomendacións baseadas na evidencia científica e sabemos que dan resultado porque témolo probado en zonas diferentes. Dirixímonos a poboación adulta, isto non é un xogo de picaresca, de como escapar das medidas. Estamos xogando á vida e á morte e temos que interiorizar que as medidas tentan evitar o contaxio, non castigar a ninguén. Se non o facemos, volveremos ter unha situación de dor e de sufrimiento. Non é cuestion de librar unha multa, é unha cuestion de salvar unha vida», ha apuntado.

El conselleiro pidió colaboración de la ciudadanía para que las medidas duren lo menos posible. Agradeció el trabajo de los profesionales sanitarios de Ourense y a los ciudadanos que son escrupulosos con el cumplimiento de las restricciones. «Onte tivemos 193 casos positivos, un dos datos máis baixos das últimas semanas. Nese sentido a situación xeral en Galicia segue sendo estable con certa tendencia á baixa a dia de hoxe. Pero a situación non é homoxénea», ha indicado. Actualmente en Galicia hay 4.068 casos activos, con 34 pacientes en la uci (el 0,8 % del total) y 185 en hospitalización convencional (el 4,9 %). La tasa de PCR positivas fue ayer del 2,6 % y la media de los últimos siete días se sitúa en el 3,38 %. La incidencia acumulada de Galicia es de 107,58 casos por cien mil habitantes en los últimos 14 días y en  52,86 en los últimos 7 días, en ambos casos lejos de la media española.

Los criterios

El comité clínico utiliza entre 30 y 40 indicadores de tres esferas principales: epidemiológica, de rastreo y de presión asistencial. En ello han insistido tanto Vázquez Lima como Vázquez Estévez. «Tomar unha decisión con unicamente tres indicadores calquera persoa que exerza a medicina sabe que é moi atrevido», ha dicho el jefe de urgencias de O Salnés en referencia a los tres indicadores establecidos por el ministerio para los núcleos de más de 100.000 habitantes. 

A este respecto, y a preguntas de los medios. García Comesaña ha insistido en que la postura de Galicia es que los criterios tengan componente técnico y que los tres propuestos por el Ministerio de Sanidad «púñannos nunha situación un pouco complicada» primero porque Galicia cuenta con parámetros que se aplican sin tener en cuenta la barrera poblacional y segundo porque la experiencia desde junio ha sido que la estrategia y los indicadores utilizados por el comité gallego funcionan. 

Además, contar con más de una decena de parámetros permite ver el detalle de los brotes, sus circunstancias propias y eso permite también que las medidas sean proporcionales a la situación. «Os parámetros do ministerio non dicimos que non haxa que aplicalos ou que non estean ben, pero a nosa posición sempre foi que non recollían o grao fino de cada brote».

Ourense y Barbadás, confinados

Tamara Montero

Las comarcas de O Carballiño, Ourense, O Ribeiro, Allariz, Verín y O Barco pasan a tener restricciones de nivel 2. Todas las medidas entrarán en vigor en la medianoche de miércoles a jueves

Los concellos de Ourense y Barbadás, confinados a partir del jueves. La situación epidemiológica de la capital ourensana, que ya sobrepasa los 500 casos de covid-19, ha llevado al comité clínico a aplicar restricciones de nivel 4 en esos dos municipios, con lo que la población no podrá entrar o salir en ellos a excepción de motivos laborales, educativos, sanitarios o para regresar a su residencia. Ourense es la segunda zona en la que se decide la limitación de la movilidad de los habitantes, después de A Mariña.

En ambos concellos se aplicarán también las limitaciones del nivel 3: estará prohibido que bares y cafeterías sirvan en el interior y solo se podrá atender en terraza en grupos de máximo 5 persoas. Los restaurantes pueden servir en el interior a grupos de máximo de 5 personas. Además, sigue vigente en Ourense la prohibición de las reuniones de personas no convivientes, que se extiende ahora también a Barbadás.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

El comité clínico: «Vimos una bomba vírica con centro en Ourense y Barbadás»