«Eu traballo na pedra, sen bocetos»

Luis Ferreiro, O Vila, lleva más de 30 años haciendo hablar a las piedras. De cruceiros a fuentes ornamentales, de figuras religiosas a escudos familiares, todo cabe en la obra de un dezano que trasciende fronteras


la voz

Luis Ferreiro Diéguez (Negrelos, Rodeiro, 1962) es cantero artístico desde hace más de tres décadas. O Vila es el nombre que daban a su familia, el que tiene él mismo desde la escuela y su rúbrica pétrea en unas obras que están desperdigadas por toda España, por países europeos y por los destinos americanos de emigrantes que sembraron Venezuela y Argentina con cruceiros de su autoría. A este cantero la curiosidad por el oficio le viene de niño, pero su inicio profesional no fue hasta los 27 años: dejó la albañilería para aprender durante un año en el antecedente de una escuela-taller en Lalín.

Allí conoció los rudimentos del oficio, y con otro cantero de reconocido prestigio, Vidal Payo, los secretos para hacer hablar a las piedras: «Foi el quen me motivou para seguir e quen me ensinou. Se non, igual non tería seguido. Pero chamábame a atención o que facía, como traballaba a pedra». Fue su «buxa», la palabra que en el latín de los canteros designa al maestro, una de las pocas que quedó en la memoria de O Vila.

Y desde entonces hasta hoy, en un proceso creativo que empieza con la elección del bloque de piedra. Un granito del país de grano fino, que le llega de canteras de O Carballiño, de Parga, de Friol... Comienza entonces a trabajar directamente, a desbastar la piedra hasta darle la forma que tiene en su mente. Porque en su trayectoria siempre ha evitado los bocetos previos: «Cando son traballos que tes feito moitas veces, é normal que o teñas xa na cabeza. E se son novos, podes tomar como referencia un debuxo ou unha fotografía e sacalos directamente, é unha vantaxe».

Lo dice O Vila tras dejar la herramienta con la que talla un cruceiro que saldrá esta misma semana para Vilagarcía. Una obra habitual en su producción, junto a las figuras de santos: «Santiago Apóstol é o primeiro, e tamén demandan figuras de San Antonio, da Virxe do Carme... a xente sempre ten preferencia por algún santo». Pero también ha esculpido gaiteiros, bailarines, figuras con vestimentas tradicionales, escudos familiares o fuentes.

¿Y cuánto cuesta su obra? ¿Un cruceiro? «É moi elástico: pode ir dos mil euros do máis básico ou pequeno ata o que se queira poñer, 30.000... Canto custa o cruceiro de Hío, que hoxe é un monumento?», repregunta. Depende del trabajo que requiera la obra: «Nese caso de Hío son moitas figuras nunha soa peza: hai que sabela traballar, furgar e está o risco de que se rompa».

Pero O Vila tiene claro que el precio no es un inconveniente insalvable, solo hay que tener ganas de tener la pieza. Él ha llegado a vender alguna a plazos, como «a un señor que me encargou unha Virxe do Carme». Esa se quedó en Lalín; de más lejos llegó una pareja alemana que en los años 90 quiso llevarse una figura del Pelegrín que promocionó el Xacobeo 93. El cantero de Lalín no tiene heredero: su hijo estudió Bellas Artes, pero dibuja, pinta y diseña en Barcelona, más centrado ahora en la publicidad. ¿Hay futuro?: «Ojalá, pero vexo a cousa complicada. Hoxe parece que esixe máis o que quere aprender que o que ensina», pese a que demanda hay.

César Dapena: «As pedras fálanme»

jorge casanova

O mestre canteiro, que traballou na catedral de Santiago e na Sagrada Familia, pensa que o oficio aínda non se recuperou da crise

César Dapena (Ventoxo, Forcarei, 1963), traballou na catedral de Santiago, na Sagrada Familia e agora di que lle gustaría aprender francés para participar na reconstrución de Notre Dâme. Canteiro de raza, quéixase do mal que está o oficio. Falamos na súa casa de As Pontes, unha casa, claro, de pedra, con vistas á gran cheminea da central: «A cheminea, aquí, domínao todo»

-Como foi iso de traballar na Sagrada Familia?

-Traballei para unha empresa que está en Lugo á que lle encargaron uns traballos para a Sagrada Familia.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Eu traballo na pedra, sen bocetos»