Último fin de semana del verano, a pesar de que aún queden nueve días, con su sábado y domingo, para que empiece oficialmente el otoño. Este lunes volverá el fresco y, en algunos puntos del mapa gallego, también las lluvias. Y lo de estos dos días, casi un espejismo, tardará en volver, es probable que incluso otros cien años: nunca en septiembre, desde que hay registros (principios del siglo pasado), hizo tanto calor en el litoral noroeste gallego como este domingo.

Si las temperaturas del sábado ya habían sido altas, en general las del domingo lo fueron todavía más, especialmente en el extremo norte. En el Golfo Ártabro, desde Malpica a Ferrol, estuvieron por encima de los 35 grados, superando los máximos históricos. En A Coruña, el récord (de 31,5 grados en el centro y 34,5 en la estación meteorológica del aeropuerto de Alvedro) fue pulverizado con unos sofocantes 35,5. 

También en el sur de la comunidad apretó el calor, pero más el sábado que el domingo. «En el litoral hay que tener en cuenta el efecto de las brisas cuando hay temperaturas muy elevadas. En las Rías Baixas muy probablemente hicieron que el segundo día del fin de semana las temperaturas fuesen un poco más bajas. Pero hacia el interior se mantuvieron muy altas: 35 grados en la estación de A Granxa, en Ponteareas; cerca de 38 en el Valle del Miño», apuntan desde Meteogalicia. La máxima este domingo se registró en Leiro (Ourense), y fueron 38 grados. En Arnoia se llegó a 37,8; en Ourense ciudad, a 37,7; y en Castrelo de Miño a 37,3. El sábado el termómetro se disparó en Redondela (Pontevedra) hasta los 39.

Son valores más o menos normales en estas latitudes, los extraordinarios son los del norte: en A Mariña se llegaron a superar los 30 grados, temperaturas muy poco habituales en esta zona, más expuesta al viento del nordés, que hace que las máximas se mantengan casi siempre por debajo de los 25; en Ferrol se registraron 36 grados; en A Coruña, 35,5; y en Malpica, casi 35, algo muy poco habitual.

Sí se notaron en el área de Vigo, y también en la Costa da Morte, las noches, tropicales, con mínimas que no bajaron de los 25 grados. Este domingo, la más alta de la madrugada se alcanzó en Lira (Carnota), 28,7 grados. Curiosamente, durante el día tuvieron temperaturas más bajas

La inestabilidad, que asomó con nubes medias y bajas a última hora del domingo, aumentará este lunes, principalmente en el oeste, con lluvias de carácter débil por la mañana y chubascos por la tarde, más probables en el interior y con tormentas activas en Lugo, sobre todo en zonas de montaña. El mal tiempo se quedará toda la semana, avanzan desde la Unidad de Observación y Predicción meteorológica, y empeorará a partir del jueves. «La fuente de esta inestabilidad es un desprendimiento de un aire frío en altura -explican-, por lo que en principio lunes, martes y miércoles estaremos bajo los efectos de una borrasca con algo de humedad. A partir del jueves este aire frío podría acercarse a la península. Se esperan lluvias, generalizadas y localmente fuertes, y tormentas hasta el final de la semana».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

Nunca un día de septiembre hizo tanto calor en el norte de Galicia como este domingo