El Atlántico entra en estado de ebullición

La actividad ciclónica se mantiene muy activa. Esta semana podrían coincidir hasta tres tormentas tropicales


Lo que está sucediendo con la actual temporada ciclónica pone de manifiesto que la comunidad científica ha sido capaz de desvelar algunos de los secretos más profundos de la atmósfera. A pesar de que se trata de un sistema realmente complejo y caótico, hay procesos que sí pueden ser anticipados. Y el conocimiento no deja de evolucionar. Los meteorólogos llevaban tiempo advirtiendo de que la actividad en el Atlántico sería especialmente activa entre junio y noviembre debido a dos anomalías que coinciden en el tiempo: aguas cálidas en el Atlántico y el desarrollo del fenómeno de la Niña en el Pacífico.

La predicción que presentaron hace meses se está cumpliendo porque todavía estamos en la primera quincena de septiembre y la lista de nombres va ya muy avanzada, por la letra R. El último sistema de bajas presiones tropical bautizado por el Centro Nacional de Huracanes ha sido Rene que actualmente está situado en el este del Atlántico tropical. Y los principales modelos meteorológicos señalan que esta semana podrían coincidir hasta tres depresiones tropicales.

Las anomalías positivas de la temperatura del agua del Atlántico tropical crean una autopista que cruza el vecino océano y que permite a los ciclones ir ganando intensidad desde su punto de partida, frente a Cabo Verde. Las aguas más cálidas se concentran, además, sobre el Golfo de México y el Caribe, donde el sistema de bajas presiones puede ya alcanzar la condición de huracán e ir ascendiendo de categoría. Por si fuera poco, la presencia de la Niña es un aliado en estos momentos para estos gigantes de la atmósfera y un enemigo para la seguridad de los seres humanos. Cuando el evento oceánico, que se produce mientras el Pacífico ecuatorial se enfría, justo al contrario que ocurre con la fase de El Niño, la cizalladura o los vientos que soplan en las capas altas de la atmósfera son más débiles de lo habitual. Esto permite que la estructura meteorológica pueda crecer sin nada que nada se lo impida.

Anticiclón

Mientras, Galicia debe estar pendiente de la evolución de estos ciclones tropicales, por si alguno decide desviarse de su ruta habitual y emprende un viaje hacia el norte o si tras pasar por la costa este de Estados Unidos toma los vientos del oeste y pone rumbo a Europa, justo como ocurrió con el ciclón Kyle hace unas semanas. De momento, el anticiclón de las Azores se mantiene fuerte y eso, al menos, favorece que la comunidad gallega esté protegida. Esta semana seguirá predominando el tiempo estable y, además, el viento del nordés irá soplando con menos intensidad con el avance de los días. Esto permitirá que las temperaturas también vayan ascendiendo de forma progresiva, con valores veraniegos. Las precipitaciones seguirán ausentes hasta nuevo aviso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

El Atlántico entra en estado de ebullición