Hoy son unos mocos, mañana puede ser un ictus

Los especialistas advierten sobre las secuelas neurológicas del covid a largo plazo: derrames, daños nerviosos o encefalopatías

Un paciente ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Infanta Sofía, en San Sebastián de los Reyes, Madrid, el pasado abril
Un paciente ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Infanta Sofía, en San Sebastián de los Reyes, Madrid, el pasado abril

Redacción / La Voz

Malas noticias: sobreponerse de la enfermedad no significa necesariamente estar a salvo. El covid-19 puede regresar en forma de secuela, reaparecer ya superada la fiebre, la tos seca, el cansancio y la pérdida del olfato o gusto. Y nada tiene que ver con la intensidad del golpe: pacientes jóvenes y sanos a los que en el momento apenas afecta la infección acusan con el paso de los meses graves consecuencias neurológicas. «A medida que pasa más el tiempo, se está viendo que los síntomas no son exclusivamente respiratorios», advierte la neuróloga gallega María Jesús Sobrido, a quien esto, sin embargo, no le pilla para nada por sorpresa: «Que un virus pueda producir alteraciones neurológicas es muy habitual», reconoce. Lo que sucede es que en ocasiones el sistema inmune, al defenderse de un agente infeccioso -más aún si, como en este caso, es desconocido-, reacciona de forma exagerada, responde con una «tormenta de citoquinas» que, en lugar de mejorar la situación, la empeora, sin olvidar, claro, que cualquier estancia prolongada en un hospital, tanto en planta como en uci (especialmente aquí), acaba pasando una factura agotadora.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

Hoy son unos mocos, mañana puede ser un ictus