Hospitales de Madrid suspenden cirugías para destinar camas a pacientes con covid

Álvaro Soto / Colpisa

SOCIEDAD

Una trabajadora sanitaria es sometida a una prueba PCR en Móstoles
Una trabajadora sanitaria es sometida a una prueba PCR en Móstoles Angel Perez

En el último mes esta comunidad ha sumado más de 29.000 contagios nuevos, un incremento que ha aumentado la presión en los centros sanitarios

23 ago 2020 . Actualizado a las 00:34 h.

Los profesionales de los hospitales españoles viven su día a día en un ambiente de calma tensa. En las últimas semanas se ha vuelto a disparar el número de ingresados por coronavirus y los centros están comenzando a tomar medidas ante un previsible aumento de ingresados que pueda poner al sistema otra vez al límite. La segunda oleada del virus ya está aquí. La Comunidad de Madrid ha suspendido cirugías en los hospitales 12 de Octubre, Gregorio Marañón y el de Móstoles para liberar camas. En otras regiones, el colapso de la Atención Primaria, incapaz de atender a todos los pacientes que llegan con coronavirus, está ahogando las Urgencias.

«Siguiendo con las metáforas bélicas que tanto se han utilizado durante esta crisis sanitaria, sabemos que va a haber un ataque, pero no sabemos ni cuándo, ni dónde ni de qué magnitud», explica Gabriel López, vocal de Médicos de Hospital de la Organización Médica Colegial. «Las cosas se están descontrolando y si no somos conscientes y ponemos medidas podemos volver a una situación muy crítica como la de marzo o abril», sostuvo en una entrevista en Catalunya Ràdio la jefa de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital Vall d’Hebron, Magda Campins.

El perfil de los contagiados no es el mismo que durante el pico de la epidemia. Ahora la media de edad se encuentra en los 35 años, frente a los 62 de las primeras semanas de emergencia sanitaria, y eso, en principio, es una buena noticia porque los jóvenes resisten mejor al virus. Pero si el ritmo de contagios continúa creciendo exponencialmente, como lo está haciendo ahora (el jueves se registraron casi 3.500; el viernes, más de 8.100), la presión hospitalaria crecerá también a gran velocidad. Lo dijo el responsable de Emergencias del Gobierno, Fernando Simón, en su última comparecencia. Enfermos jóvenes La tasa de hospitalización de los contagiados es ahora relativamente baja, alrededor del 4 % frente al 55 % de marzo y abril. «Pero aunque la hospitalización sea del 4 %, si hay 100.000 contagiados 4.000 tendrán que ingresar. El confinamiento se decretó para reducir la presión hospitalaria y que se pudiera garantizar el tratamiento de los pacientes. Si hay muchos hospitalizados, habrá muchos en la UCI y acabará habiendo muchos fallecidos», explicó. «Nadie está a salvo», corrobora Gabriel López; «en las UCI siguen ingresando muchos pacientes con pluripatologías, pero también jóvenes que se contagiaron en fiestas».