Las costas más ricas del planeta


redacción / la voz

La Tierra echa mano de los vientos y las corrientes oceánicas para compensar el gran contraste térmico que existe entre el Ecuador y los polos que produce la inclinación del eje de rotación terrestre de 23,5 grados. Uno de los mayores reguladores del clima mundial es la corriente termohalina. Un gigante cinturón que recorre los océanos transportando el frío y el calor allí donde son necesarios.

Esta corriente tiene áreas de formación de aguas profundas, zonas donde cae hacia el fondo. Y como la Tierra busca siempre el equilibrio tienen que existir otras regiones donde el agua aflore hacia la superficie. Esto se produce por la acción de unos vientos determinados que desplazan el agua desde las zonas costeras hacia al océano y permiten que asciendan aguas profundas.

Este proceso se da en los lugares del planeta donde están los anticiclones semipermanentes, como el de las Azores, que forman parte de la circulación general de la atmósfera. En el mundo existen otros sistemas de altas presiones semipermanentes que ejercen su influencia sobre las costas de los continentes, como ocurre en California, en Chile y Perú y también en Namibia y Sudáfrica.

En estas cosas se encuentran las aguas más productivas y sorprendentemente bañan a los desiertos. Esta es una de las grandes paradojas de la naturaleza. Las zonas más inhóspitas unidas a las aguas más ricas del mundo.

En Galicia es conocido el banco de pesca canario sahariano, producto del sistema de afloramiento asociado al anticiclón de las Azores. Estas aguas están por debajo de la capa fótica, es decir, no reciben luz y por tanto no contienen fitoplancton. De esta forma es un agua con muchos nutrientes que cuando aflora hacia la superficie, donde sí hay luz produce auténticas explosiones de fitoplancton, un evento natural que se puede observar desde el espacio y que activa la cadena trófica. Este proceso es un reclamo para muchas especies, como por ejemplo las sardinas. Es conocido que en Sudáfrica se concentra la mayor cantidad de este esta especie, que cuando se desplaza desde el Atlántico Sur hasta el Indico produce la mayor migración del mundo animal.

En el caso de Chile y Perú hay un fenómeno natural que desactiva el afloramiento costero y que genera un enorme impacto económico en el sector pesquero, y no es otro que El Niño. Este evento oceánico que tiene lugar en el Pacífico ecuatorial produce un calentamiento de las aguas en la costa sudamericana, cuya máxima intensidad se produce en el mes de diciembre, cerca de la Navidad, cuando se celebra el nacimiento de El Niño Jesús, que es la época más importante del año para los pescadores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Las costas más ricas del planeta