Un juez autoriza aislar la localidad burgalesa de Aranda de Duero por su alta incidencia de covid

LA VOZ REDACCIÓN

SOCIEDAD

Paco Santamaria

Hay más de un centenar de casos declarados y cinco brotes activos hasta el momento

06 ago 2020 . Actualizado a las 16:41 h.

La Junta de Castilla y León restringe la libre entrada y salida de personas en el municipio burgalés de Aranda de Duero como principal medida de contención frente al covid-19, por lo que se convierte en la segunda zona en ser confinada tras los municipios vallisoletanos de Pedrajas de San Esteban e Íscar.

La situación epidemiológica actual, con más de un centenar de casos declarados y cinco brotes activos hasta el momento han obligado a la administración autonómica a decretar una serie de medidas «excepcionales» para contener la propagación del virus.

La restricción de la movilidad en la localidad ribereña, siguiendo el ejemplo de los municipios de Íscar y Pedrajas de San Esteban (Valladolid) es la principal medida decretada por la Junta.

De esta forma se restringe la libre entrada y salida de personas en Aranda de Duero salvo aquellos desplazamientos justificados por asistencia a centros o servicios sanitarios, cumplimiento de las obligaciones profesionales y laborales, retorno al lugar de residencia habitual, o asistencia y cuidado a personas mayores, dependientes o con discapacidad.

De esta forma, según ha informado este jueves el delegado territorial en Burgos, Roberto Sáiz, la circulación por carretera y viales que transcurran o atraviesen el municipio estará permitida siempre y cuando tenga origen y destino fuera del mismo.

Se permite la circulación de personas residentes dentro de Aranda de Duero, si bien se desaconsejan los desplazamientos y la realización de actividades no imprescindibles.

De igual forma se limitan las reuniones de carácter privado a un máximo de diez personas, tengan lugar tanto en espacios públicos como privados, excepto en el caso de personas convivientes.

Además quedan suspendidas las actividades de las peñas y de naturaleza análoga.

También se suspenden las visitas en los centros residenciales de personas mayores, salvo en circunstancias individuales en las que sean de aplicación medidas adicionales de cuidados y humanización, que tendrá que adoptar la dirección del centro.