El verano gallego viene del futuro, del 2040

Las condiciones tan cálidas y secas de las últimas semanas se ajustan


Galicia es la comunidad atlántica para lo bueno y lo malo. Por ejemplo, nuestras aguas se encuentran entre las más ricas del planeta debido al afloramiento costero, un evento natural que ponen en marcha los vientos del norte y que nutre de vida las Rías. Claro que la meteorología en la comunidad queda siempre a expensas de las influencias oceánicas. La humedad es una constante en el clima gallego en cualquiera de la cuatro estaciones. También durante la época del año más seca. Hay veranos con más o menos lluvia, pero lo normal es que se presente una media ocho días en julio y otros tanto en agosto. Eso como mínimo. Siempre pueden haber estaciones veraniegas con anomalías de precipitación positivas (valores por encima de la media) y entonces la cifra de jornadas pasadas por agua aumenta. Por ello, lo que ha pasado durante el mes de julio representa un hecho que se sale, y mucho, de lo habitual. En muchas estaciones meteorológicas, como por ejemplo las de Pontevedra, Lugo, Ourense y Santiago la lluvia ha sido nula. En A Coruña llovió un solo día. Esto es algo que no debería ocurrir ni siquiera en el peor escenario de cambio climático previsto para este siglo.

La plataforma AdaptaCCA del Ministerio de Transición Ecológica permite conocer cómo evolucionará el clima gallego en cada uno de los dos escenarios propuestos por la comunidad científica y que dependen de la capacidad del ser humano para reducir los gases de efecto invernadero que están calentando el planeta.«El primero se conoce como business as usual, que es el más pesimista, en el que básicamente no cambia nada. El segundo sería un escenario intermedio, con un contexto socioeconómico más sostenible», explica José Manuel Gutiérrez, profesor de investigación del CSIC. Gutiérrez es uno de los impulsores del proyecto. 

En el escenario 8.5, el más pesimista, la media de días de lluvia en el año 2100 durante el verano gallego pasará de 19 a 15 respecto al año de referencia, el 2006. Por otra parte el rango de lluvia a finales de siglo en los meses estivales será de 3,77 a 45 días. En el 2006 oscilaba entre 6,94 y 44 días. Lo que está pasando este verano no está incluido ni siquiera en el caso más extremo del escenario más pesimista, en el que al menos habrían casi cuatro días con lluvia. De momento, en muchas zona de Galicia no ha caído ni una gota, aunque todavía queda mucha estación. 

Pero el mes no solo ha sido extremadamente seco, sino también el más cálido en 50 años. La anomalía positiva de la temperatura media fue de 2,13 grados. Ahora ya sabemos qué aspecto tiene un verano que sobrepase los límites térmicos de seguridad fijados por los expertos entre 1,5 y 2 grados. En el sur de la comunidad, el termómetro durante la mitad de julio superó los 30 grados. Esto se ajusta a lo que se espera para el año 2040 en el escenario más negativo, cuando la media de días cálidos en el verano gallego serían de 15,39 días.

Hoy será una nueva jornada calurosa, con avisos amarillos y naranjas por valores extremos, de hasta cuarenta grados. A este ritmo no solo julio será histórico, sino toda la estación completa. Las altas temperaturas que se registran en el resto de España y Europa, sumadas a las que se ha registrado en el Ártico y la Antártida el pasado verano austral podrían elevar al 2020 hasta el primer puesto de los años más cálidos desde que existen registros. Algo sorprendente sin la influencia de El Niño, que favorece que la temperatura media global aumente, tal y como ocurrió en el 2016, hasta el momento el más cálido de la historia reciente. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

El verano gallego viene del futuro, del 2040