La ballena azul regresa a las aguas más ricas del mundo

Investigadores gallegos avistan un ejemplar del animal más grande del mundo frente a las Islas Cíes


La Tierra echa mano de los vientos y las corrientes oceánicas para compensar el gran contraste térmico entre el Ecuador y los polos que produce la inclinación del eje de rotación de 23,5 grados. Uno de los mayores reguladores del clima mundial es la corriente termohalina. Un gigante cinturón que recorre los océanos transportando el frío y el calor allí donde son necesarios

Esta corriente tiene áreas de formación de aguas profundas, zonas donde cae hacia el fondo. Y como la Tierra busca siempre el equilibrio tienen que existir otras regiones donde el agua aflore hacia la superficie. Esto se produce por la acción de unos vientos determinados que desplazan el agua desde las zonas costeras hacia al océano y permiten que asciendan aguas profundas.

Este proceso se da en los lugares del planeta donde están los anticiclones semipermanentes, como el de las Azores, que forman parte de la circulación general de la atmósfera. En el mundo existen otros sistemas de altas presiones semipermanentes que ejercen su influencia sobre las costas de los continentes, como ocurre en California, en Chile y Perú y también en Namibia y Sudáfrica.

En estas cosas se encuentran las aguas más productivas y sorprendentemente bañan a los desiertos. Esta es una de las grandes paradojas de la naturaleza. Las zonas más inhóspitas unidas a las aguas más ricas del mundo.

En Galicia es conocido el banco de pesca canario sahariano, producto del sistema de afloramiento asociado al anticiclón de las Azores. Estas aguas están por debajo de la capa fótica, es decir, no reciben luz y por tanto no contienen fitoplancton. De esta forma es un agua con muchos nutrientes que cuando aflora hacia la superficie, donde sí hay luz produce auténticas explosiones de fitoplancton, un evento natural que se puede observar desde el espacio y que activa la cadena trófica. Este proceso es un reclamo para muchas especies, como por ejemplo las sardinas. Es conocido que en Sudáfrica se concentra la mayor cantidad de este esta especie, que cuando se desplaza desde el Atlántico Sur hasta el Indico produce la mayor migración del mundo animal.

En Galicia el afloramiento es responsable de las aguas tan gélidas y de la gran riqueza de moluscos, peces y crustáceos que tenemos en nuestras Rías. También de cetáceos. La persistencia de los vientos del norte este verano que ponen en marcha los afloramientos atrae a las ballenas que vienen a alimentarse. En las últimas semanas se han visto varios ejemplares de ballena cerca de la Islas Ons, el animal más grandes que ha existido en la historia de la vida en la Tierra. Este miércoles investigadores del BDRI, un centro de investigación del medio marino con sede en O Grove, realizaron un seguimiento de una ballena azul alimentándose de krill frente a las Islas Cíes. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

La ballena azul regresa a las aguas más ricas del mundo