La ballena azul regresa a las aguas más ricas del mundo

SOCIEDAD

BDRI

Investigadores gallegos avistan un ejemplar del animal más grande del mundo frente a las Islas Cíes

06 ago 2020 . Actualizado a las 10:20 h.

La Tierra echa mano de los vientos y las corrientes oceánicas para compensar el gran contraste térmico entre el Ecuador y los polos que produce la inclinación del eje de rotación de 23,5 grados. Uno de los mayores reguladores del clima mundial es la corriente termohalina. Un gigante cinturón que recorre los océanos transportando el frío y el calor allí donde son necesarios

Esta corriente tiene áreas de formación de aguas profundas, zonas donde cae hacia el fondo. Y como la Tierra busca siempre el equilibrio tienen que existir otras regiones donde el agua aflore hacia la superficie. Esto se produce por la acción de unos vientos determinados que desplazan el agua desde las zonas costeras hacia al océano y permiten que asciendan aguas profundas.

Este proceso se da en los lugares del planeta donde están los anticiclones semipermanentes, como el de las Azores, que forman parte de la circulación general de la atmósfera. En el mundo existen otros sistemas de altas presiones semipermanentes que ejercen su influencia sobre las costas de los continentes, como ocurre en California, en Chile y Perú y también en Namibia y Sudáfrica.