Otra forma de catar el vino: registro de entrada, con mascarilla, escupideras individuales y códigos QR

El Túnel do Viño arrancó en Cambados y permanecerá abierto hasta el sábado al mediodía


cambados

Que no haya Festa do Albariño de Cambados no quiere decir que no pueda celebrarse la cata sosegada y a bajo techo que cada año ofrece el Túnel do Viño, por eso y pese al covid-19, tanto el Consello Regulador Rías Baixas como el Concello de Cambados acordaron seguir adelante con esta iniciativa. Este jueves abrió sus puertas en el salón Peña un túnel atípico, que, más que túnel es un circuito, en palabras del sumiller responsable del recinto, Sebastián Eduardo González.

Nada más entrar, el público tiene que registrarse dando su nombre y teléfono y debe hacerlo, por supuesto, con mascarilla, que solo se podrá quitar en el momento de beber. Y hay muchos vinos por catar.

Un total de 60 bodegas concurren a la cita de este año con 176 marcas, blancos, espumosos y tintos, todos de la denominación de origen rías baixas, entre los que no falta un albariño de once años. Los caldos se han dispuesto a lo largo de ocho mesas, clasificados por añadas y por variedades, de manera que la mesa ocho se reserva para los tintos y espumosos, y así sucesivamente.

No es una norma escrita, pero el objetivo es que la cata se haga a modo de circuito circular para garantizar las distancias de seguridad. Cada mesa cuenta con su propio camarero, gel hidroalcohólico y con cada copa se entrega una escupidera individual. Los asistentes, al terminar, deben depositar la copa en un recipiente específico y vaciar los líquidos en otro, provisto de serrín.

Para facilitar la organización de los aforos y permitir la desinfección periódica del recinto se han establecido cuatro turnos, desde las 11 horas hasta las 21.30 horas. Los interesados en acudir deben inscribirse previamente a través de www.doriasbaixas.com, si bien se permitirá la entrada libre cuando el aforo lo permita, previo pago de 15 euros que cuesta la actividad. Tampoco faltan las nuevas tecnologías mediante el uso de códigos QR, que permiten prescindir del papel a la hora de consultar el programa.

El Túnel do Viño va dirigido, sobre todo, a expertos y profesionales del sector, pero tampoco faltan los aficionados amantes del vino que encuentran en este espacio otra forma de disfrutar del albariño, lejos de los agobios y la juerga dl paseo de A Calzada. Este año no hay casetas y este formato cobra, si cabe, más protagonismo. El jueves al mediodía, los rías baixas ya llenaban las copas de los primeros asistentes, entre ellos un grupo de cuatros catadoras y bodegueras que no renunciaron a esta cita anual, aunque fuese con la mascarilla. Es, explicaron, más incómodo, pero acuden tranquilas porque se han adoptado todas las medidas de seguridad necesarias, afirman.

El Túnel do Viño permanecerá abierto hasta el sábado al mediodía y la alcaldesa, Fátima Abal, hizo ayer un llamamiento a cambadeses y visitantes para que no dejen de visitarlo. Lo hizo con motivo del acto inaugural, al que acudieron representantes del consello y el vicepresidente de la Xunta en funciones, Alfonso Rueda. «Este acto axuda a divulgar os nosos viños. Hai que intentar seguir adiante, dándose a coñecer e que a produción do viño non se pare», indicó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Otra forma de catar el vino: registro de entrada, con mascarilla, escupideras individuales y códigos QR