Fernando Simón: «Que entre los jóvenes sea menos frecuente no quiere decir que no haya casos graves»

En estos momentos hay 90 brotes familiares que suponen 770 contagiados, y 30 que están asociados al ocio, con 1.100 positivos. Sanidad advierte sobre estos últimos: «Es cierto que son menos, pero producen un mayor número de casos y son más difíciles de controlar»

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón
El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón

Ayer se diagnosticaron 1.229 casos más en toda España, un día más, cifra récord desde el fin del estado de alarma. Según el informe de Sanidad, un total de 2.158 personas iniciaron síntomas en los últimos siete días, aunque los diagnosticados en esta semana fueron muchos más, 13.391, lo que refleja, detalló este jueves el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias Fernando Simón, el importante número de casos asintomáticos que se están detectando, cerca de un 60 %. «Tiene dos explicaciones: todos los cribados que se hacen alrededor de los brotes y la detección de casos en sus fases iniciales, antes incluso de presentar síntomas, aunque algunos posteriormente puedan desarrollarlos». Todo esto favorece el control de la pandemia, porque estos contagiados son mucho menos transmisores y, al poder aislarlos cuando son asintomáticos, se evita que entren en contacto con otras personas cuando tienen ya una capacidad alta de transmisión, que es, sobre todo, cuando inician los síntomas.

En los últimos siete días, atendiendo también al balance más reciente de Sanidad, han fallecido diez personas con coronavirus en nuestro país, en línea con los datos observados últimamente: entre 5 y 10 muertes semanales. Además, han ingresado en uci 25 pacientes nuevos y en planta convencional, 438. «Hasta la fecha no hay presión asistencial en el sistema hospitalario, lo que no quiere decir que en algún punto concreto, como en Aragón, no haya una mayor presión sobre el sistema que ahora mismo es perfectamente controlable», indicó Simón. ¿Por qué con tantos casos los hospitales no están tan saturados como estuvieron hace tres y cuatro meses? «Se debe principalmente a que la población que se está viendo afectada ahora mismo es mucho más joven, más sana, son casos que se detectan mucho antes, por lo que se reduce el riesgo de desarrollar cuadros graves». Pero ojo: «Que entre los jóvenes sea menos frecuente no quiere decir que no haya casos graves. Y tenemos ejemplos de ello, tenemos ahora pacientes jóvenes con cuadros graves ingresados en uci». Simón quiso este jueves dejar esto bien claro, para que las personas que se están viendo afectadas ahora «reflexionen sobre los riesgos a los que se pueden exponen, además de aquellos a los que pueden exponer a sus seres queridos».

La edad media de los contagiados es ahora de 45 años en las mujeres y de 43 en los hombres. En los meses de marzo y abril eran de 62 y 63 años. Si se analizan solo las últimas tres semanas (y no la totalidad de la epidemia), es todavía más baja, entre los 36 y los 38. Sigue habiendo, aún así, personas mayores que se infectan, pero son muchas menos. «Debemos tener cuidado porque sigue habiendo mayores que se infectan y seguimos teniendo brotes en residencias, y son preocupantes», advirtió el doctor en su comparecencia semanal, donde también puso cifra a los brotes que mantienen en vilo a España: 483 activos, que representan un total de 5.700 casos.

«La buena noticia es que el 75 % de ellos tienen 10 o menos casos -celebró el experto-, pero hay un 25 % con un número importante de casos que son los que tienen un riesgo alto de generar transmisión comunitaria». De estos, el núcleo más importante, un 34 %, son brotes en el ámbito social, asociados a reuniones familiares o a locales de ocio. Ahora mismo hay 90 brotes familiares, pero son pequeños, con pocos casos: en total, 770Los asociados al ocio son 30, muchos menos, pero con muchos más casos: suponen 1.100 positivos. «No es que sean ahora mismo un riesgo de gran magnitud, pero sí es cierto que en los brotes que no son familiares, que están asociados al ocio fuera del ámbito familiar, es mucho más difícil identificar los contactos y su movilidad. Son menos, pero producen un mayor número de casos y son más difíciles de controlar», resumió Simón. 

Explicó, también, que la evolución de la mortalidad está asociada al tipo de personas a las que ahora está afectando el virus, pero también a la capacidad de detección. «Si tenemos personas más jóvenes con un riesgo de fallecer mucho menor, obviamente la letalidad tienen que bajar, pero además somos capaces de detectar muchos más casos -señaló Simón-. Entre marzo y abril, las letalidades oscilaban entre el 11 y el 15 %, mientras que ahora, en las últimas cuatro semanas, han estado siempre por debajo del 2 %; hace 15 días se situaba en el 0,6 y el 0,4 %. Esto significa que aunque ahora tengamos un incremento en el número de casos, los enfermos son de grupos menos vulnerables, de menor riesgo, y detectamos muchos más casos. Es importante: permite un mayor control de la pandemia. Cierto que hace más difícil comparar los datos, porque ahora detectamos alrededor del 60 o el 70 % de los casos y en marzo y abril, solo el 10 %. Puede dar lugar a interpretaciones erróneas».

Hay, además, muchos casos que surgen a partir de contactos de positivos. Ahora mismo se identifican unos cuatro contactos estrechos por cada caso detectado. Y un 39 % de estos contactos en seguimiento desarrollan síntomas, un  «importante» porcentaje que esta semana representa 2.547 de los casos que se han observado. Durante la última semana se han identificado 70.000 sospechosos en las comunidades autónomas y casi al 98 % de ellos se les ha hecho una prueba PCR, ha indicado el doctor. «Esto da una idea muy clara de la rapidez y la sensibilidad de nuestro sistema. Si a esto añadimos que los tiempos entre que se inician los síntomas y se hace el diagnóstico están entre 24 y 48 horas da una idea de la capacidad de reacción que tenemos en España».

«Desde luego, no parece, que estemos en una segunda ola, si lo fuera estaríamos en una situación muy diferente a la que estamos ahora»

Simón ha recordado, aún así, que seguimos en epidemia, que hay cierta transmisión comunitaria y que el virus no ha desaparecido, «ni desaparecerá hasta que tengamos vacuna». «Quizás a final de año haya vacuna disponible, según los últimos estudios, pero mientras, el virus sigue circulando, por lo que aunque seamos capaces de detectar mucho, de hacerlo de forma precoz, de aislar y de reducir los riesgos poblacionales tenemos que seguir manteniendo la tensión». ¿Estamos ante una segunda ola? «Desde luego, no lo parece, si lo fuera estaríamos en una situación muy diferente a la que estamos ahora». Lo que se está detectando ahora, ha explicado Simón, son brotes y un grado de transmisión comunitaria muy bajo, un poco más alto en algunas zonas de lo observado hace algunas semanas. «Yo creo que hay que ser sensatos y no empezar a tratar de usar nombres llamativos cuando no tenemos información suficiente para respaldarlos. La situación en España ahora mismo no es ni mucho menos comparable a lo que se vivió en marzo y abril».

Disculpas al sector turístico

Las palabras de Simón el pasado lunes agradeciendo a Bélgica y el Reino Unido que desincentivaran los viajes a España -ya que así se reduce el riesgo de casos importados- provocaron una ruidosa oleada de indignación en el sector turístico, que se apresuró a pedir su dimisión. «Que Reino Unido exija cuarentena nos favorece. Es un riesgo que nos quitan -dijo entonces el experto de Sanidad-. Agradezco que los belgas decidan no recomendar venir a España. Aunque entiendo que para el sector turístico es mejor que vengan, desde el punto de vista sanitario el reducir ese riesgo marginal también nos ayuda en cierta manera». Por todas aquellas declaraciones, el director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias pidió este jueves disculpas al sector. A pesar de ello, avisó de que no debe «negar los riesgos asociados» a la llegada de extranjeros. De hecho, recordó que desde el 11 de mayo, fecha en la que Sanidad cambió la metodología, se han detectado 773 casos importados y en los últimos siete días, 142. Simón, además, dejó claro que esta nueva polémica no le va a hacer apartarse del puesto. «Soy un funcionario público y mi destitución depende de mis superiores», avisó a los que pidieron su dimisión.

Según el entorno de Fernando Simón, las críticas recibidas por su palabras sobre los turistas belgas y británicos no han sentado nada bien al médico. El mismo ha comentado a varios colaboradores que era evidente que se estaba refiriendo al riesgo epidemiológico de la llega de casos importados y que, en modo alguno hizo un ataque premeditado a un sector clave de la economía en uno de los momentos más delicados de su historia.

Europa, en mejor situación que el resto del mundo

A nivel internacional, la evolución de la epidemia no es favorable, ha considerado Simón. El continente europeo es la zona del mundo donde la evolución de la epidemia es más favorable. En Europa, los países con mayor incidencia han sido el Reino Unido, España, Italia, Turquía y Alemania, todos con más de 200.000 casos, y luego está Francia, por encima de los 150.000. En el Reino Unido la letalidad es del 15 %, en España del 10 %, en Italia del 14 %, en Francia del 16 % y en Alemania del 4,4 %. «Y luego está Rusia, que llama la atención, donde es del 1,6 %», ha anotado Simón.

Fuera de Europa oscilan entre 2 y 11 % según el tipo de país y el tipo de notificación que suelan realizar. «Los datos internacionales no son halagüeños, generan cierta inquietud, pero al mismo tiempo ponen a Europa como el continente, hasta cierto punto, con cierto grado de seguridad», ha considerado. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Fernando Simón: «Que entre los jóvenes sea menos frecuente no quiere decir que no haya casos graves»