La prematura muerte de Antonio Vidal, el marido de Paz Padilla, causó una profunda conmoción tanto entre el público en general, como en sus fans e incluso entre sus compañeros de trabajo y colegas de profesión. El marido de la presentadora, actriz y humorista desde hace cuatro años moría el domingo a los 53 años de un tumor cerebral que le había sido detectado hacía apenas un año. Durante todo este tiempo, Padilla había decidido llevar con suma discreción la enfermedad de su marido, que era abogado y funcionario de la Junta de la Andalucía. Tanto es así que había estado haciendo vida aparentemente normal hasta prácticamente el final, con una entereza y una fuerza que ha llamado la atención a muchos. 

La humorista, actriz y presentadora ha dado este lunes el último adiós a su marido rodeada de familiares y amigos. Vestida con un vestido corto negro, con mascarilla del mismo color, se la ha visto rota de dolor abrazada a su hija Anna, que llevaba una ropa muy similar. Paz Padilla también se ha mostrado muy pendiente de la familia de su marido Antonio Vidal, entre ellos su hija aún menor, que se queda huérfana de padre. Entre otros detalles, Padilla ha portado una corona de tonos naranjas en la que se podía leer: «¿Te quieres casar conmigo? Te quiero, my love», una clara alusión a su boda celebrada en el 2016. 

Paz Padilla sostiene una corona con un mensaje a su marido
Paz Padilla sostiene una corona con un mensaje a su marido

La presentadora y actriz estado acompañada por los directores de Sálvame, entre ellos Raúl Prieto, David Valdeperas y Alberto Díaz junto a su mujer, Cristina Soria, que también colabora con el programa como coach

Paz Padilla se ha quedado viuda a los 50 años, en unos meses que están siendo muy complicados para la actriz, que ya perdió a su madre, Lola, a principios de años. Paz estaba muy unida a ella, aunque la situación es distinta al caso de su marido, ya que su madre tenía 91 años. «Ella disfrazaba la vida, las carencias las disimulaba y hacía que las pequeñas cosas fueran importantes para cada uno de sus hijos. No sé cómo lo hacía, pero todos nos creíamos que éramos su preferido; nos inculcó el humor como forma de vida. Tu despedida ha sido triste a la vez que bonita. Ayer volviste a ser el centro de la fiesta, donde todos los que estuvieron se habrían reído contigo, como tantas veces lo hicieron. Tus ganas de vivir y tu fuerza la mantuviste hasta tu último soplo; y decías: Tiene guasa tener que irse!!!! Cuando todos tus pollitos estuvieron a tu alrededor, emprendiste tu viaje para reunirte con el viejo. Seguro arriba la estarás liándola con tu amiga Juana la Chata como en el banco del cerro Prim, donde atrapábais con vuestro sarcasmo y doble sentido a todos los que allí se atrevían a cruzar, sin poder dejar de reír. Los cuchichines brindamos por Usía... Vete tranquila porque tu esencia, como solías decir ,la llevamos en los “gemene”», le escribía Padilla desolada al poco de fallecer. 

View this post on Instagram

Ella disfrazaba la vida, las carencias las disimulaba y hacía que las pequeñas cosas fueran importantes para cada uno de sus hijos. No se como lo hacía, pero todos nos creíamos que éramos su preferido; nos inculcó el humor como forma de vida. Tu despedida ha sido triste a la vez que bonita. Ayer volviste a ser el centro de la fiesta, donde todos los que estuvieron se habrían reído contigo, como tantas veces lo hicieron. Tus ganas de vivir y tu fuerza la mantuviste hasta tu ultimo soplo; y decías: -Tiene guasa tener que irse!!!! Cuando todos tus pollitos estuvieron a tu alrededor, emprendiste tu viaje para reunirte con “el viejo”. Seguro arriba la estarás liándola con tu amiga Juana la Chata como en el banco del cerro Prim, donde atrapabais con vuestro sarcasmo y doble sentido a todos los que allí se atrevían a cruzar, sin poder dejar de reír. Los cuchichines brindamos por Usía... Vete tranquila porque tu esencia, como solías decir ,la llevamos en los “gemene”

A post shared by Paz Padilla (@paz_padilla) on

La situación es más dramática si cabe, ya que al tiempo que despedía a su madre, Paz Padilla seguía muy de cerca la evolución de su marido, al que le habían detectado un tumor cerebral hacía apenas unos meses. Esa fue la importante razón por la que la presentadora se ausentó de Sálvame, que presenta alternándose con Jorge Javier Vázquez y Carlota Corredera, durante 70 días, las semanas más duras del confinamiento. Habría tomado esta drástica decisión, e informado de ella a sus superiores, que habrían entendido la preocupación de la humorista, para proteger del coronavirus a su marido y evitar así cualquier complicación. «Pido, por favor, a todos que sigamos siendo prudentes, que estas ocho semanas sirvan para algo. Que no salgamos a la calle como si hubiéramos superado la pandemia, porque no es así. Solo tenemos un 5% de inmunidad y necesitamos un 70%. Prudencia», pedía Paz Padilla el día que volvía al plató. 

Sálvame ha comenzado este lunes enviando un emocionado mensaje de apoyo a su compañera Paz Padilla. Ha sido Carlota Corredera la encargada de leer un texto muy emotivo dedicado a la presentadora. «Hoy Paz Padilla ha enterrado a su marido en Zahara de los Atunes, un lugar que acogió una bellísima historia de amor, que comenzó en la adolescencia y ha durado más de 30 años. Familiares y amigos han arropado a Paz en estos duros momentos en los que, sin poder contener las lágrimas, nuestra compañera se ha derrumbado en brazos de su hija, completamente devastada. Antonio era su amor de juventud, su alma gemela. Con él todas las piezas encajaban», comenzaba Corredera, casi sin poder contener la emoción. «Ahora Antonio se ha ido para siempre. Desde Sálvame, todos los compañeros, a los que nos hubiera encantado estar ahí acompañándote en estos momentos tan tristes, queremos enviarte un fuerte aplauso de cariño para ti y para toda la familia de Antonio», añadía. 

Y es que Paz Padilla decidió ocultar la tragedia familiar que estaba viviendo a su círculo profesional. «Aquí arrancamos este lunes. Sin duda, es el programa más triste. Nos han pasado muchísimas cosas en estos 11 años, y ha habido tardes muy tristes, pero es incomparable lo que está viviendo nuestra compañera Paz. Ella decidió, entiendo que de acuerdo con su marido, el mantener todo este dolor con una discreción que nos llama la atención porque nosotros nos lo contamos todo. Es muy difícil no compartir algo tan importante y tan duro, pero ella fue muy discreta», explicaba. 

«Me consta que el núcleo íntimo, incluso dentro del círculo más íntimo, tampoco estaba al tanto de todo lo que estaba viviendo, de este trágico final que ha tenido su marido. Pero bueno, no hay que cuestionarla, cada uno vive su dolor como quiere. Es muy difícil poner palabras al dolor. Nos ponemos en su piel y maldito 2020», añadía secándose las lágrimas. 

Algunos de su compañeros de plató se enteraban ayer, como aseguraba Kiko Matamoros con cierta incredulidad y pena. «No tenía ni idea, lamento mucho no haber estado al corriente porque hay cosas que se viven y se tratan de otra forma. Respeto la decisión de Paz de haberlo llevado en silencio. Me ha llamado Belén Esteban para decírmelo y me ha dejado fatal», aseguraba.

Gustavo González se mostraba muy emocionado y decía: «Cuando hay momentos así no sabes ni qué decir, la muerte es la consecuencia de la vida. Hay gente que se tiene que ir, pero se van después de una vida. Paz era muy especial y creo que todos sabíamos que lo estaba pasando mal». 

«Me he quedado en shock al enterarme de la noticia de la pérdida de Antonio. El gran amor de Paz Padilla. Lo bonito que la vida Paz os volvió a unir y fuisteis inmensamente FELIZ. D.E.P Antonio», decía Rosa Benito, excompañera de Sálvame que ahora colabora en Ya es mediodía, con un mensaje del que se desprende que tampoco conocía la enfermedad de Antonio Vidal. 

«Toda mi fuerza para mi compañera Paz Padilla y para la familia de su gran amor», aseguraba María Patiño a la que le costaba incluso presentar Socialité de la emoción. 

«Estoy sobrecogida porque yo trabajé con Paz la semana pasada. Su entereza, su fuerza... esa capacidad, esa profesionalidad de entregarse al público sin querer compartir su dolor más profundo y ha querido vivir con los suyos la enfermedad de su gran amor, de Antonio, a quien tuve la oportunidad de conocer en una comida y podría decirte que lo recuerdo como un hombre sensible, discreto y profundamente enamorado de Paz», explicaba Patiño. 

«Sé que Antonio ha sido inmensamente feliz al lado de Paz porque he tenido la suerte de ver cómo se miraban y se disfrutaban. Eran de esas pocas parejas que te encuentras en la vida que se dicen “te quiero” con los ojos. Me duele en el alma lo que tiene que estar sufriendo Paz en estos momentos. Si hay alguien que no se merece pasar por esto, es ella porque se dedica a diario a repartir alegría y felicidad con su energía maravillosa a todas las personas que la rodean. Paz es capaz de reírse con todo el arte del mundo de cualquier situación. Pero hay veces que la vida no tiene ni puta gracia. Te quiero amiga», publicaba Laura Caballero, directora y guionista de La que se avecina, serie en la que Paz Padilla interpreta a La Chusa desde hace varios años. 

«No sabía nada, me imagino este palo tremendo. Tiene un grandísimo mérito como profesional del humor que parece que no les pasa nada», lamentaba María Teresa Campos, mientras que Chelo García Cortes aseguraba que no podía hablar tras conocer la noticia. Su hija Terelu, era otra de las que desconocía la gravedad de Antonio Vidal. «No sabía que Antonio estaba tan mal», aseguraba a Chance visiblemente afectada. «Lo respeto profundamente, Paz siempre estuvo a mi lado en los peores momentos de mi vida personal, en la enfermedad y me hubiera podido gustar que me hubiera usado de bastón si lo hubiera necesitado. Entiendo que ella ha hecho lo que ha creído que era mejor para ellos y eso me parece que es lo más importante. Desde luego decir que, sin lugar a dudas, estoy a su lado para todo lo que ella considere que yo pueda ayudarle, que estoy en su dolor y que estamos aquí para darle la mano para levantarla», explicaba. «El gran bastón en la vida de Paz es Anna. Saldrá adelante porque es una persona fuerte y con mucha espiritualidad y eso es muy importante, tiene a una hija maravillosa que yo sé que la va a ayudar un montón», añadía.

Lydia Lozano intervenía en directo en Socialité mostrándose muy apenada también. «La he llamado y me ha impactado porque ella estaba como preparada. Me he puesto a llorar porque no sabía qué decirle y ella también se ha puesto a llorar. Me ha dicho: 'Es que si lloras, yo también me pongo a llorar'», explicaba. Lozano recordó las críticas que recibió Paz Padilla tras la muerte de Álex Lequio, que incluso fueron de parte de alguno de sus compañeros de programa. «Nos impactó a todos y yo creo que ella estaba hablando en primera persona», confesaba. «Me ha dicho que no quería que saltase la noticia, que ha sido un año muy duro y que los últimos seis meses han sido muy bonitos. Que la despedida ha sido preciosa», explicaba. 

«Todos decíais que era muy aprensiva y ahora entendéis por qué no quería volver a trabajar», explicaba la periodista. «Nos ha engañado a todos y de una forma muy bonita», terminaba.

Precisamente junto a Lydia Lozano, Antonio Montero y Chelo García-Cortés protagonizaba el último vídeo que publicó Paz Padilla en su cuenta de Instagram hace cuatro días. 

«Amiga @paz_padilla , cuantas veces hemos hablado tú y yo de las cosas importantes de la vida , sobre todo a raíz de la pérdida de tu madre y mi padre, y hoy la vida nos da su peor versión diciendo adiós a Antonio, el gran amor de tu vida. Eres fuerte, buena, generosa y estás llena de amor... y la gente que te admiramos y te queremos te sostendremos para no dejarte caer. Amiga, no sabes cómo me gustaría ahorrarte este dolor», le escribía Toñi Moreno. 

«Mi querida @pazpadilla, no me imagino lo duro que tiene que ser este momento... todo mi amor y cariño para ti y la familia. Te quiero compañera», le escribía Edurne. 

«No tengo palabras @paz_padilla Solo puedo decir que se ha ido una de las personas más buenas que he conocido. Lo siento mucho Paz, cariño, no sabes cuánto. Antonio mío, buen viaje amigo, cuida de ella desde arriba y que Dios te tenga en su gloria. D.E.P. Mi más sentido pésame a toda su familia», lamentaba Pitingo, gran amigo de Antonio. 

El trabajo ha sido el principal refugio de Paz Padilla en estos últimos meses, ya que también ha grabado las últimas escenas de La que se avecina (sobre la que pende la incertidumbre tras quedarse sin los platós donde se grababa). «Último día de rodaje para la chusa, espero que por esta temporada. Gracias a todo el equipo de @la_queseavecina y a sus directores y creadores @lauracaballero_ @alber_caballero , por contar conmigo un año más, siempre soy muy feliz con vosotros, es un chute de alegría en mi vida, gracias!!!! Feliz verano!!!», escribía. 

Hace apenas unos días Paz Padilla se convertía en noticia al anunciar Mediaset que no formaría parte de las primeras galas de Got Talent como jurado, aunque no trascendían los motivos. Todo parece indicar que el estado de su marido ya era muy delicado, y ella prefería no separarse de su lado. 

También desde el perfil de Mediaset le enviaban un cariñoso mensaje: «Paz estamos contigo». 

«Cuando una amiga sufre, ese sufrimiento también es de uno y cuando es un suceso tan terrible como perder a tu media naranja, a la persona que más quieres, ese sufrimiento es todavía mayor. Ayer fue un día difícil para las personas que queremos a Paz Padilla», decía Joaquín Prat en El programa del verano. «Él era un tipo que era tranquilo, sencillo, tremendamente enamorado de Paz y que se ha muerto demasiado joven. Desde aquí le queremos mandar un beso enorme nuestras condolencias y nuestro pésame», terminaba. 

Una bonita historia de amor, truncada prematuramente

Paz Padilla y Antonio Juan Vidal se conocieron cuando ella tenía 14 años y el 17, sin embargo sus caminos se separaron y ambos empezaron a hacer su vida por separado. Tras 20 años separados, sus caminos se reencontraron y Paz Padilla no quiso separarse nunca más del que había sido el amor de su vida. Y es que tras la boda que tuvieron de ensueño en el 2016, la presentadora confesó públicamente que se casó con Antonio en secreto en la India. «Yo no me vuelvo a separar. Me he casado con el hombre de mi vida. Me ha costado volverlo a encontrar 20 años. Para mí lo es todo, me gusta su olor, es maravilloso todo, es un tío muy bueno, muy compresivo... Sabía que lo quería, pero no tanto», fueron las palabras de Paz Padilla tras su enlace matrimonial. 

Antonio Juan Vidal, abogado de profesión y funcionario de la Junta de Andalucía, se casó con Paz Padilla en octubre del 2016. Con él rehízo su vida después de separarse de su primer marido y padre de su hija Anna. «Estuvimos 14 años de novios pero, cuando yo empecé en la tele, nos separamos. Él se casa, yo me caso... Estuvimos separados 20 años. Los dos hemos tenido que sufrir para reencontrarnos en el mismo punto», explicaba Paz Padilla a Bertín Osborne.

La boda se celebró en la playa, en Zahara de los Atunes (Cádiz). La pareja quiso que el enlace se celebrase de una manera íntima, pero Paz Padilla estuvo acompañada por algunos compañeros de profesión, como los actores Eva Isanta y David Palmero o David Valdeperas, director de Sálvame

 La humorista, actriz y presentadora colgaba numerosas imágenes en las redes sociales de su boda, donde se podía ver su vestido blanco, con encaje y cola, y algunos de los momentos más románticos de la ceremonia. «Nos hemos casado», escribía en la primera de ellas.

El destino volvió a unir a la pareja, que se conocía desde su juventud, pero apenas ha permitido cuatro años de feliz matrimonio. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Paz Padilla ocultó a sus compañeros de Telecinco el cáncer terminal de su marido