Levantan las restricciones de movilidad en O Vicedo y A Mariña interior y Burela estará aislada

Sanidade da por «controlado» el brote porque el número de hospitalizados es muy pequeño y porque los positivos que están saliendo ahora son de contactos que ya estaban aislados


La Voz

El conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña, acaba de anunciar que el brote de coronavirus de A Mariña está «controlado» por dos motivos: primero, porque el número de hospitalizados es muy pequeño, ya que había cinco personas pero va a darse de alta a tres, por lo que solo quedarán ya dos personas en los hospitales de la zona; y segundo, porque los positivos de covid-19 que están saliendo ahora son de contactos que ya estaban aislados.

El conselleiro de Sanidade ha detallado las nuevas medidas que regirán durante cinco días  a partir de esta medianoche, tras lo cual se hará una nueva revisión del brote. Burela permanecerá aislada y los concellos de A Mariña interior (Ourol, Alfoz, Lourenzá, Mondoñedo, Trabada y Valadouro), así como y O Vicedo, quedarán liberados, sin limitaciones en su movilidad. Podrán salir hacia el resto de la provincia y hacia Asturias, pero no desplazarse a los concellos denominados como foco caliente (Burela), o zona templada (los otros seis de la Mariña costera). El motivo, que no haya movilidad hacia las zonas de mayor incidencia de casos. En estos seis concellos de A Mariña costera (Ribadeo, Xove, Cervo, Viveiro, Barreiro, Foz) se permitirá la movilidad entre estos municipios sin limitaciones y con el exterior solo para temas esenciales, como son temas laborales, de fuerza mayor o de cuidado de menores o dependientes. No podrán moverse por toda la comarca. En Burela no se podrá salir del término municipal, salvo para estos casos de fuerza mayor. 

Las medidas, que se van a publicar en detalle en el DOG, tendrán vigencia durante cinco días desde esta próxima medianoche. En los 14 concellos se van a mantener las limitaciones de los aforos, la prohibición de que los locales de ocio y restauración abran más allá de las doce de la noche, así como las reuniones de más de 10 personas si no son convivientes.

El tránsito seguirá permitido. Así que se podrá seguir circulando por la autovía del Cantábrico para entrar o salir de Galicia. 

Todas estas medidas se tomaron tras una reunión con los miembros del comité clínico. Precisamente dos de sus integrantes, Tato Vázquez Lima, jefe de urgencias en el Salnés, y Sergio Vázquez Estévez, jefe de oncología en el HULA, explicaron los motivos que llevaron a estos cambios, recogidos en el plan de rebrote. Burela es el foco caliente, mientras que los otros seis concellos de la costa tienen una incidencia de casos bastante elevada, por lo que se trata de crear un cinturón de seguridad. Ambos médicos insistieron en el uso de la mascarilla, la distancia de seguridad y la higiene de manos, y en mantener una actitud solidaria. 

 

El conselleiro de Sanidade ha detallado también que ayer se hicieron 193 PCR en la zona, una cifra que se eleva a 3.200 desde que comenzó el brote en la comarca. Hay 182 casos activos, 17 más que ayer, y 708 personas que permanecen aisladas. 

Respecto a las votaciones, el conselleiro asegura que se han tomado todas las medidas de seguridad, por lo que la única prohibición es para aquellos casos positivos, que no pueden salir de casa. 

En la provincia de Lugo hay este viernes 196 casos activos de coronavirus. Según los datos que acaba de ofrecer el Sergas, la cifra supone un incremento de 6 en relación con la del jueves, cuando había 190. En detalle, continúan ingresadas en planta seis personas: cinco en el Hospital Público da Mariña, en Burela, y una en el Hospital Universitario Lucus Augusti (HULA), de Lugo. Además, 190 personas (6 más que ayer) están en cuarentena en sus domicilios para evitar contagios y frenar la transmisión del virus. 

En Galicia, los casos se situaron ayer en 256, subiendo en once respecto al día anterior, tras la realización en 24 horas horas de más de 3.200 pruebas PCR en toda la comunidad gallega.

Preocupación por los casos importados

El conselleiro de Sanidade, Vázquez Almuiña, mostró preocupación por la aparición de casos importados, como el que acaba de aparecer en Ourense de una joven que acababa de llegar de México. Para tratar de detectarlos a tiempo, Almuiña insistió en la necesidad de que Sanidad exterior informe a las autoridades gallegas de la gente que llega a través de los aeropuertos y tiene como destino Galicia. De hecho su intención es firmar un convenio con este departamento y también con las autoridades portuguesas, ya que muchos viajeros entran a Galicia desde la terminal de Oporto. 

Respecto al único ingresado en uci, un hombre que viajó con síntomas en autobús desde Madrid, el conselleiro descartó pedir cualquier tipo de responsabilidad al enfermo, «non se pode culpabilizar a un paciente que está grave na uci, hai que buscar os contactos e tratar de aíllalos».

Galicia cumple un mes sin muertes por covid-19

Elisa Álvarez
El último fallecido por covid-19 estaba ingresado en el Chuvi
El último fallecido por covid-19 estaba ingresado en el Chuvi

El último fallecimiento se produjo el 10 de junio en el Chuvi

Fue un varón de 83 años, ingresado en el Chuvi y con patologías previas. Hace exactamente un mes. El pasado 10 de junio la Consellería de Sanidade confirmaba el que de momento es el último fallecido por covid-19 en Galicia. Desde entonces han pasado 30 días sin víctimas mortales y casi sin ingresos en uci. Casi, porque precisamente hoy se cumplía un mes desde que el último enfermo de cuidados intensivos daba negativo en coronavirus, pero el varón hospitalizado ayer en el Álvaro Cunqueiro, que tuvo que ser ingresado directamente en la uci debido a su gravedad, ha hecho que no llegue a cumplirse el mes.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

Levantan las restricciones de movilidad en O Vicedo y A Mariña interior y Burela estará aislada