La Xunta plantea abrir parte de A Mariña en dos o tres días si mejora la situación

Solo se detectaron tres nuevos positivos y se ha dado de alta a diez afectados


Santiago / La voz

El brote de coronavirus en A Mariña está en vías de controlarse, según la Consellería de Sanidade, que ayer solo detectó tres nuevos positivos. En total son 121 casos activos, ya que otros diez afectados a lo largo del episodio, que se detectó el pasado 23 de junio, fueron dados de alta.

El 90 % de los casos se concentran en tres concellos: Burela, Foz y Xove. Otros seis ayuntamientos de la comarca acumulan el 10 % restante de los positivos y hay cinco municipios que no han registrado contagios. De ahí que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, haya planteado tras la reunión con el comité clínico tres posibles escenarios sobre la evolución del brote: que vaya a peor, en cuyo caso habría que limitar más los aforos y ampliar restricciones; que se mantenga, con lo que seguirían las medidas adoptadas hasta ahora; o que la incidencia baje, lo que permitiría ser más selectivos con el cierre, centrándose en A Mariña central.

Los profesionales del comité han pedido un plazo de dos o tres días, 48 o 72 horas, para ver la evolución del porcentaje de positivos de las PCR diarias. El viernes, cuando se registró el pico del rebrote, dieron positivo el 20,5 % de las pruebas realizadas; el sábado, el 16 %; el domingo, el 12,57 %; y este lunes solo el 4,5 %. De mantenerse esta tendencia a la baja Feijoo se plantea, tras hablarlo con el comité, limitar el confinamiento a los concellos más afectados, algo que recoge el propio plan sobre rebrotes. «O comité pídenos como mínimo seguir analizando 48 ou 72 horas máis o número de PCR e a porcentaxe de positivos, polo que, se hai que tomar algunha decisión, tomarémola nas próximas 48 ou 72 horas, pero imos esperar a ver que di o comité».

El brote de A Mariña, del que todavía no se ha localizado un origen claro, está vinculado al puerto de Burela y la festividad de San Juan contribuyó a incrementarlo. La mayoría de los contagiados son jóvenes, con una media de edad de 35, y de las siete personas hospitalizadas, que evolucionan favorablemente, se espera que alguna pueda ser dada de alta en las próximas horas o días. Hay 942 contactos en seguimiento, aunque 279 ya terminaron la cuarentena, por lo que podrían hacer vida como el resto de los ciudadanos.

La complejidad de este brote, al contrario del de Barbanza, se debe a que la mayoría de los infectados son jóvenes, asintomáticos o con apenas síntomas, y que además tuvieron muchos contactos en los días previos. Feijoo apuntó además que en algún caso «anecdótico» los rastreadores se encontraron con resistencia para poder seguir la cadena de contactos.

Feijoo agradeció la colaboración tanto de los alcaldes de A Mariña como de la Delegación del Gobierno en el control del brote. El objetivo ahora es seguir haciendo test masivos -se han hecho 2.667 PCR- para identificar contactos, sobre todo si se trata de personas vulnerables. Insiste en su recomendación de que los infectados, más de un centenar en A Mariña, no vayan a votar este domingo, aunque estén en sus domicilios sin apenas síntomas. Esto ha generado un debate jurídico, porque los expertos en derecho coinciden en que es inconstitucional prohibir votar. Los confinados por precaución, es decir, las personas que están en cuarentena pero han dado negativo, sí podrán hacerlo, con las medidas de precaución necesarias.

Llegan a Viveiro antidisturbios para controlar la movilidad

l. rey / m. s. / m. r.

Dentro del amplio dispositivo policial organizado para controlar las restricciones a la movilidad impuestas en A Mariña durante cinco días para frenar el brote de coronavirus, desde este martes está en Viveiro un grupo de la UIP (Unidad de Intervención Policial) cuya misión es controlar los accesos al municipio: blindar Viveiro. El objetivo de los conocidos antidisturbios será controlar que no se produzcan desplazamientos de personas que estén confinadas o en cuarentena por coronavirus. Hay sospechas de que no se estaban cumpliendo del todo estas medidas. Componen el grupo de la UIP 12 agentes, que se desplegaron ayer en distintos puntos de la ciudad del Landro en función de las necesidades, en especial en las rotondas de acceso desde Lugo, Ferrol y Xove-Burela.

Además, ayer regresaron a Viveiro los agentes de la Unidad de Caballería de la Policía Nacional, que patrullaron a caballo, entre otros puntos, la zona de Covas y las riberas del Landro a lo largo del paseo.

El refuerzo policial es general en toda A Mariña estos días, no solo en Viveiro, para controlar y frenar el brote del coronavirus. Durante la mañana de ayer sobrevoló Burela y Foz al menos un helicóptero.

Estos días hay poco ambiente en las localidades costeras de A Mariña, la gente recela de la vida social dada la situación sanitaria excepcional a consecuencia del brote del covid-19. «Parece marzo o abril», comentaba ayer un vecino en una céntrica calle comercial de Viveiro. Se nota especialmente en Burela, que concentra más de la mitad de los casos; también en Foz, en la propia ciudad del Landro, Viveiro. Con este control se persigue la vuelta a la normalidad cuanto antes; de hecho, el presidente de la Xunta se planteaba ayer un cierre más selectivo en los próximos días si se consigue estabilizar el número de contagios, que ayer eran 121, solo tres más que el lunes.

Al alcalde de Burela, foco del brote, le parecía ayer una «excelente noticia saber que se consigue parar la escalada de positivos», pero discrepa de que se puedan limitar los movimientos en los próximos días solo a los vecinos de Burela y de algún otro concello, como Xove o Foz.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

La Xunta plantea abrir parte de A Mariña en dos o tres días si mejora la situación