Un postre «de final» mete a Iván en el último duelo de «MasterChef»

El coruñés impresionó con su plato al jurado en un programa en el que Jose Mari fue el expulsado


Redacción

MasterChef celebrará el próximo lunes la gran final de su edición más atípica. Y en ella tiene un puesto asegurado el coruñés Iván Mariñas, que en la semifinal volvió a demostrar su evolución y a recibir los elogios del jurado que forman Samantha Vallejo-Nájera, Jordi Cruz y Pepe Rodríguez. En la primera de cocinado, donde tenían que elaborar un espectacular plato de Jordi Cruz que probaron algunos de los críticos gastronómicos más prestigiosos del país con complicadas técnicas de alta cocina. El vencedor de esa prueba obtenía el pase directo a la final y Ana fue la mejor de la prueba, mientras que Luna y Jose Mari no fueron capaces de terminar el plato.

«Es un plato de transición, de lo salado a lo dulce. Tiene seis distintas infusiones, con las que hacemos seis esféricos que van envueltos en un caldo de doce verduras distintas. Esas verduras las infusionamos a 90 grados para tener un caldo muy muy expresivo que envuelve esas seis bolitas, y a seis complementos que llegan entre verduras y quesos, como la nuez, el plátano... Parece muy sencillo pero esconde una de curro...», explicaba Cruz.

Una vez más, en MasterChef se vieron las medidas que el programa ha tomado con la crisis del coronavirus y la prueba de exteriores se volvió a celebrar al aire libre, como en los últimos programas grabados después de la cuarentena. En ella de nuevo Jose Mari fue el protagonista, pero no por su labor en las cocinas y por criticar las decisiones de Ana, su capitana, durante el cocinado. «Sabes perfectamente lo que has dicho... En los momentos más tensos de la cocinan tenéis que remar todos al mismo ritmo y no frenar al equipo», le advirtió Jordi Cruz a Jose Mari, que durante todo el concurso ha repetido este tipo de actitudes con sus compañeros e incluso fue el «culpable» de parte de la expulsión de Michael

Andy fue el segundo mejor de la prueba con su espectacular helado, por lo que subió con Ana al balcón para ver la prueba de eliminación desde allí, a la que se tuvieron que enfrentar Iván, Luna, Alberto y Jose Mari. 

«He sentido un poco de incredulidad al entrar en cocinas. Me veía en la final pero ahora no me lo creo», aseguraba Andy.

Después de bromear con Andy y su histórico enfrentamiento, Iván se centró en las cocinas para elaborar un espectacular postre de gran dificultad técnica. «Para mí sería una derrota total no estar a la altura de la situación, creo que los jueces han depositado mucha confianza en mí, creo que yo he estado trabajando para ello y hoy nada puede salir mal», decía antes de que los jueces probases su mousse. «Iván, cualquiera diría que no se te daba bien la repostería», aseguraba Pepe Rodríguez al ver su postre, que bautizó como una casi mousse pero melosa. «En cocina he aprendido que las cosas siempre se pueden hacer mejor», aseguró el gallego. 

«Andy no sé si te va a doler lo que que voy a decir pero está buenísimo el postre de Iván, creo que es un postre de final. Está muy bien acabado, había que ser muy milimétrico, muy fino, y lo has sido, no es de diez pero es de nueve», aseguraba Pepe Rodríguez mientras devoraba prácticamente el postre de Iván junto a los otros jueces. 

«El trabajo que has hecho merece un aplauso», añadía Jordi Cruz. «Que alguien que ha venido aquí siendo el rey del mar acabe haciendo postres así me sorprende muchísimo. Estaba espectacular, bien montado de sabor impecable. Da gusto verte trabajar, has evolucionado muchísimo y te doy mi enhorabuena», le decía Samantha. 

«Para mí es importantísimo que los jueces sean capaces de ver mi evolución. Me veo con la chaquetilla y me veo ganando», aseguraba Iván.

Tras los halagos de Iván y Alberto, que también lo hizo bastante bien, llegaron las críticas a Luna y Jose Mari y finalmente fue el último el que se quedó a las puertas de la gran final. «He fallado... Estoy súper orgullos de haber llegado hasta aquí. Otra vez será. Quizás puedo venir al Celebrity y ganar. Esta experiencia es la mejor que he vivido en mi vida», decía. 

Pero antes Jose Mari dedicó su postre a un ourensano afincado en Mallorca, dueño de la aerolínea Privilege Style. «Se lo quiero dedicar a él porque después de lo acontecido en los últimos días se ha dedicado a llevar gente de un país a otro para volver a sus ciudades, a traer material sanitario y...por si es mi último cocinado», adelantaba Jose Mari, viendo que su plato podía costarle su expulsión, como finalmente ocurrió. 

MasterChef se convirtió ayer en el programa más visto del lunes, con 2.748.000 espectadores y 23,7 % de cuota de pantalla, además de generar gran impacto en las redes sociales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Un postre «de final» mete a Iván en el último duelo de «MasterChef»