Boris Johnson: «Esto ha sido un desastre, una completa pesadilla»

Bloquean las entradas y salidas de Leicester por un rebrote


Redacción / La Voz

El primer ministro británico, Boris Johnson, afirmó que la pandemia «ha sido un desastre» para el Reino Unido y expresó su «preocupación» por el repunte de los contagios en la localidad de Leicester, en la que Sanidad anunció la imposición de un bloqueo.

El país registró ayer 815 nuevos casos de covid-19, lo que eleva el balance provisional a 311.965. Al menos 43.575 han perdido la vida por la enfermedad, 25 más que el domingo. «Esto ha sido un desastre. Ha sido una completa pesadilla para el país, que ha pasado un shock profundo», reconoció Johnson, que dará explicaciones sobre los fallos del sistema.

El Gobierno no ha ocultado su preocupación en estos últimos días por la situación de zonas de playa que han registrado aglomeraciones y por focos como Leicester, que ha registrado 866 nuevos contagios en las dos semanas previas al 23 de junio, según datos oficiales.

Johnson reconoció estar «preocupado por Leicester», en la que el ministro de Sanidad anunció el bloqueo de las entradas y salidas así como el cierre de los comercios y los colegios. Del mismo modo que se prohíbe todo viaje no esencial a la zona. La medida se revisará en dos semanas. El alcalde, Peter Soulsby, ya ha solicitado que las actuales restricciones se mantengan al menos dos semanas más, de tal forma que bares y restaurantes no abran el 4 de julio.

El país también se prepara para el próximo curso académico, lo que podría implicar la imposición de multas, al menos en Inglaterra, para los padres que decidan no llevar a sus hijos a clase sin tener una razón de peso.

El asesor estrella de Johnson maniobra para hacerse con el control de los funcionarios británicos

Juan Francisco Alonso
Dominic Cummings, este lunes, al salir de su domicilio en Londres
Dominic Cummings, este lunes, al salir de su domicilio en Londres

Sindicatos y analistas consideran que los últimos movimientos de Downing Street obedecen a la estrategia de Dominic Cummings para politizar la Administración

Boris Johnson y su asesor estrella, Dominic Cummings, han retomado sus planes para asumir el control total de la burocracia británica. Al menos así lo denuncian analistas y sindicatos, los cuales afirman que la decisión del secretario de Gabinete, Mark Sedwill, de dejar en septiembre su cargo como responsable del funcionamiento del aparato del Estado abre las puertas para que el premier y su mano derecha designen asesores y funcionarios afectos a sus ideas.

«Sedwill era un obstáculo para los planes que Cummings tiene para el servicio civil [la Administración del Estado]», afirmó ayer Andrew Grice, responsable del área de Política del londinense The Independent. En un extenso artículo de opinión, el periodista señala al polémico asesor como el responsable de forzar la dimisión de Sedwill al instigar una campaña que pretendía responsabilizarlo de los errores en la gestión de la pandemia, en especial durante la convalecencia de Johnson; y de negarse a cualquier cambio modernizador.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Boris Johnson: «Esto ha sido un desastre, una completa pesadilla»