¿Sueña Meghan Markle con ser presidenta de Estados Unidos?

El libro de una aristócrata inglesa que en su día destapó los problemas de Lady Di revela las ambiciones políticas de la duquesa de Sussex


Meghan Markle no deja de sorprendernos. Primero dejó plantados a los Windsor casi sin pestañear. O pestañeando mucho, que dirían algunos. Y ahora saltan nuevos bombazos en un libro firmado por Lady Colin Campbell. ¿Y quién es esta señora que destapa secretos de la actriz? Pues una aristócrata inglesa muy conocida en su país y bastante controvertida que ha publicado el libro Meghan y Harry: La historia real. «Sé que la duquesa de Sussex tiene aspiraciones políticas. Me han contado que algún día quiere postularse para presidenta de Estados Unidos. Pienso que todo lo que está haciendo, lo de dejar a la familia real y regresar a California, es parte de su plan», explicó Campbell en una entrevista realizada en el marco de la campaña de promoción del libro. Ya lo sé, ya lo sé, suena a ciencia ficción. Pero en estos tiempos cualquiera sabe, tenemos que estar preparados para todo. Si Donald Trump pudo conseguirlo, ¿quién dice que esposa del nieto de Isabel II no puede intentarlo? Además, cumple el requisito de haber nacido en territorio estadounidense. 

La noble británica que firma esta especie de biografía dice que, en el fondo, no le extrañó que Markle decidiera cambiar de vida para regresar a América porque vio indicios de que la actriz no estaba a gusto en el papel de royal a tiempo completo. De hecho, explica una anécdota ocurrida en el setenta cumpleaños del príncipe Carlos. En plena celebración la intérprete decidió marcharse simplemente porque le hicieron una fotografía. A Campbell le chifla escribir sobre los asuntos más espinosos de la monarquía británica. Ya había publicado hace años una biografía de Lady Di en la que sacaba a la luz los problemas de alimentación de Diana y también su controvertida relación con James Hewitt. Aunque a esta señora la pusieron de verano por exponer estas historias, el tiempo acabó dándole la razón en casi todo. ¿Querrá Meghan presentarse con el partido demócrata? No estaría mal verla en unas primarias, en uno de esos debates a seis televisados, hablando sobre el coste de su seguridad personal y de sus privilegios. Aunque tengo que confesarles que yo, en general, siempre he sido más de Michelle. Michelle Obama, of course. Puestos a innovar, sería mi opción personal. Para gustos se pintan candidatos. 

Otra cuestión que surge ahora en como consecuencia del Megxit es si Harry puede empezar a estar arrepentido de su decisión de romper con casi todo y poner un océano de por medio entre él y los suyos. Según publica The New York Post, el príncipe estuvo muy preocupado cuando explotó la pandemia por el hecho de estar muy lejos de su familia. Al parecer, temía que la salud de su abuela y su padre pudieran empeorar debido al coronavirus. El citado diario estadounidense indica, en cambio, que Markle sigue estando obsesionada por crear su propia marca, algo que le trae quebraderos de cabeza a la reina y a Carlos, que no están por la labor de que saque beneficio comercial a costa de la celebridad extra que da la casa real después de haber protagonizado una espantada. La actriz, según una fuente cercana a la pareja, «siempre consigue lo que quiere». En eso también recordaría un poco a Donald Trump. Pero está claro que el magnate americano no tiene las ataduras de la familia política de la duquesa. Y en Ronald Reagan tiene el espejo de un actor que acabó en la Casa Blanca. Habrá que estar atentos, porque a la agitada política estadounidense era lo que le faltaba. 

Excursión de los reyes belgas

Por otra parte, siguiendo el hilo de las casas reales, los reyes belgas se pasearon con sus hijos por el área de Bokrijk, una zona de parques y museos de su país para transmitir una imagen de que su Estado, muy golpeado por la epidemia del coronavirus en contagios y muertes, va regresando a la normalidad. Es un gesto para apoyar el turismo interno. Por eso se distribuyeron fotos muy bucólicas, con mucha sonrisa y paisajes verdes. No faltó ni el paseo en bicicleta, como no podía ser menos tratándose de Bélgica. El rey Felipe estuvo muy pendiente de Isabel, la heredera al trono, que en el 2020 ha cumplido 18 años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

¿Sueña Meghan Markle con ser presidenta de Estados Unidos?