Los sindicatos exigen un estatuto «inmediato» para las electrointensivas

En la concentración se instó al Estado y a la Xunta a salvar a la industria gallega


A Coruña

Trabajadores de industrias con un elevado consumo de electricidad y representantes de los sindicatos CC.OO. y UGT participaron este sábado en A Coruña en una manifestación ante la Delegación del Gobierno para reclamar tanto al Ejecutivo central como a la Xunta de Galicia medidas para salvar el sector.

Entre sus reivindicaciones destacó la de aprobar de «inmediato» un estatuto con incentivos que enfríen el precio de la electricidad, prometido por el Gobierno hace año y medio, pero pendiente aún de aprobación.

«Temos unha situación máis critica que en marzo», aseguró Víctor Ledo, secretario xeral de Industria de CC.OO., quien apuntó que ambas administraciones tienen competencias «plenas en enerxía e industria», además de aludir al «peche desordenado» de centrales térmicas y a la situación de las plantas de Alu Ibérica en A Coruña y Avilés.

Sobre el fondo de garantía para facilitar el acceso a contratos bilaterales para acceder a energía más barata, Ledo opinó que puede ayudar, pero recordó que no es de aplicación inmediata y que ni Alcoa -que quiere cerrar la fábrica de San Cibrao- ni Alu Ibérica pueden esperar tanto.

Por su parte, Javier Carreira, secretario xeral de FICA UGT, añadió que no quieren más «solidariedade» por parte de los políticos, quienes deben «unirse para por en marcha o estatuto e nomear o sector do aluminio como estratéxico». «O que fixo Alcoa no estado de alarma roza a mala fe, ten que cambiar a folla de ruta», añadió.

No más cierres

El presidente del comité de Alu Ibérica en A Coruña, Juan Carlos López Corbacho, valoró que el fondo creado por el Gobierno para avalar la suscripción de contratos bilaterales es «un paso» y es «el futuro», por lo que hay que «potenciarlos», pero es necesario un estatuto para evitar que en esa «transición» cierren empresas.

Alu Ibérica es el nombre de la nueva sociedad que gestiona desde hace un año las antiguas fábricas de aluminio de Alcoa en A Coruña y Avilés. Las plantas fueron vendidas al fondo Parter, que las revendió en abril al grupo industrial Riesgo.

En la manifestación participaron trabajadores de empresas como Alcoa, Ferroatlántica y Celsa, así como representantes de distintos partidos políticos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Los sindicatos exigen un estatuto «inmediato» para las electrointensivas