La pandemia diseña una fiesta de San Xoán diferente en A Coruña

d. garcía / f. brea A CORUÑA / LA VOZ

SOCIEDAD

Marcos Míguez

La prohibición de hacer hogueras y menos sardiñadas marcarán la fiesta más multitudinaria

23 jun 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El San Xoán de este año pasará previsiblemente a la historia como el de la edición con menor protagonismo para el fuego por la prohibición de realizar hogueras en espacios públicos. Las restricciones motivadas por la pandemia harán que la ciudad no pueda disfrutar al completo de su fiesta más multitudinaria del año, pero esto no quiere decir que no se festeje, aunque tendrá que hacerse de manera diferente.

Playas

Arenales vacíos. Las playas de la ciudad vivirán un San Xoán diferente al no poder acoger a decenas de miles de personas como ocurre cada año en esta fecha y gozarán de una noche de tranquilidad y sin despertarse a la mañana siguiente con toneladas de residuos y la imagen de amplios equipos de limpieza, maquinaria incluida, eliminando la basura abandonada tras horas de festejos. De que esta y otras medidas de seguridad se cumplan se ocuparán cerca de 200 personas que conformarán los dispositivos de emergencia. Parte de ellos, desde media tarde, controlarán que los ciudadanos no lleven a los arenales objetos que se puedan utilizar para hacer hogueras. Además, a partir de las 21.00 horas se desalojará a todos aquellos que estén en las playas y se prohibirá el acceso.

El personal municipal de emergencias que formará parte de estos dispositivos será similar al de otros años y la diferencia es que no habrá socorristas nocturnos, profesionales de rescate acuático, miembros de la Cruz Roja o servicios sanitarios.