Alemania vuelve a confinar una zona del país donde viven 360.000 personas tras un rebrote

Se trata del área de Guetersloh, en Renania del Norte-Westfalia, tras el brote en una empresa cárnica con más de 1.500 afectados


agencias

Es la primera zona del país que da marcha atrás hasta el punto de volver al confinamiento. Las autoridades del estado federado alemán de Renania del Norte-Westfalia han ordenado el cierre parcial de la vida pública durante una semana para el distrito de la ciudad de Gütersloh en la que viven alrededor 360.000 personas repartidos en 1.000 kilómetros cuadrados. La decisión se ha tomado tras registrarse un rebrote de coronavirus con 1.553 casos confirmados en torno a un matadero.

Las medidas incluyen una cuarentena para todos los trabajadores del matadero de Toennies y para las personas «no contagiadas» que estuvieron en contacto con los profesionales de la planta cárnica. La policía se desplegará para garantizar estas restricciones impuestas a los más de 6.000 empleados. 

Para la población general se decreta el cierre de bares, museos, galerías de arte, cines, salas deportivas, gimnasios y piscinas en Gütersloh. También se prohíben los picnics y las barbacoas y se reducen los contactos entre personas. Los colegios y las guarderías ya habían sido clausurados hace unos días. 

En una rueda de prensa, el jefe del Gobierno regional, Armin Laschet, anunció hoy esta medida, de la que dijo que «desde el punto de vista de las cifras» en principio sería innecesaria, ya que más allá del rebrote en la empresa cárnica Tönnies, el número de contagiados en el distrito afectado es de 24. «Eso nos permitiría decir que el foco está localizado, pero vamos a dar un paso más y ordenar el cierre de la vida pública para el distrito de Gütersloh», con el objetivo de «calmar» y «obtener claridad» sobre la situación general.

La idea es poder determinar en esta semana con la realización de test masivos hasta qué punto se puede haber extendido el coronavirus entre la población, precisó.

Parte de los afectados son trabajadores procedentes de Rumanía y Bulgaria, a los que Laschet garantizó una «atención cuidadosa», atendiendo a las dificultades que suponen su situación de cuarentena, lejos de sus familias. 

Agregó que se trata del primer distrito afectado por la reintroducción de medidas restrictivas desde que estas comenzaran a levantase gradualmente en Alemania a lo largo del mes de mayo, lo que supone un regreso a la situación de varias semanas atrás. Dijo ser consciente de la «enorme carga» que supone para la población la reintroducción de restricciones.

«Sabemos que en el distrito el número de contagios no ha aumentado y aún así exigimos de la gente que acepte el cierre de la vida pública», dijo, y aseguró que se trata de una «medida temporal» y «profiláctica» que estará vigente una semana y podrá levantarse si la situación lo permite.

No obstante, advirtió, las medidas restrictivas también podrán prolongarse si se considera necesario. Agregó que ahí donde las cifras aumentan y existe una amenaza, hay que actuar con decisión y regresar a las medidas introducidas en marzo para contener la pandemia, al tiempo que subrayó la necesidad de hacer lo posible por que este rebrote no se extienda más allá del distrito afectado.

El brote ha llevado a que Gütersloh alcance las 92 nuevas infecciones semanales por 50.000 habitantes, superando claramente el límite de 50 contagios por 50.000 personas a partir del cual las autoridades se han comprometido a tomar medidas puntuales.

La pandemia del nuevo coronavirus ha dejado en las últimas 24 horas en Alemania 503 nuevos casos y diez muertos, frente a los 537 contagios y tres fallecidos contabilizados la víspera, según el balance publicado este martes por el Instituto Robert Koch.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Alemania vuelve a confinar una zona del país donde viven 360.000 personas tras un rebrote