«Vine para dos semanas y ya no pude volver a casa por el cierre de fronteras»

Llegó en febrero para reunirse con el director de su tesis doctoral y se quedó atrapado


santiago / la voz

Mohamed Assif llegó a Santiago el pasado mes de febrero para reunirse con el director de su tesis doctoral, y la previsión era «quedarme solo dos semanas para hacer unas consultas con el profesor y zanjar cuestiones de la tesis», pero decidió alargar su estancia unos días más para recopilar una documentación que le recomendó su director de tesis. Este hecho casual se cruzó con la declaración del estado de alarma, y ya no pudo regresar a casa. «Se cerraron las fronteras de España y de Marruecos y me quedé atrapado», explica.

Este joven marroquí empezó su doctorado en la USC, en la Facultade de Ciencias da Comunicación, hace cuatro años, y al principio residió de forma fija en Santiago, pero debido a un problema de salud «regresé a casa para estar con la familia por mi enfermedad y hacer viajes cortos, pero en el último me quedé atrapado». Mohamed Assif estudió Filología Hispánica y el máster de Comunicación y Traducción en Marruecos. Precisamente se gana la vida como traductor, pero quiso especializarse en Periodismo, y eligió Santiago para su doctorado, «porque me gusta el ambiente, es totalmente diferente al del resto de España. Es una ciudad acogedora, y estos días pude comprobar que el apoyo de las personas es impresionante».

Durante los primeros días, Mohamed compartió piso con unos amigos, pero ante la declaración del estado de alarma tuvo dejarlo y alquilar una habitación en un piso en Vista Alegre, «por 250 euros y sin Internet, que para mí es muy necesaria para poder avanzar en la tesis. Al menos aprovecho el tiempo». Su estancia en Santiago se complicó con el paso de los días.

«Como los problemas llaman a más problemas, aunque tengo dinero en cuenta en Marruecos, el país no deja hacer transferencias, así que tengo que arreglarme con lo que traje para dos semanas», explica. Con la intención de ahorrar al máximo, el joven marroquí aceptó la generosidad de una vecina de Vista Alegre que le ofreció un piso para vivir sin pagar alquiler. «Solo pago los gastos: luz, agua, gas; y destino lo que me queda para comer». Ahora que las fronteras están a punto de abrirse, Mohamed espera poder regresar a su casa. «El anuncio de que el 1 de julio podrían abrir las fronteras me viene como anillo al dedo, porque no creo que pueda estirar más el dinero que me queda», afirma.

«Siempre agradeceré la ayuda de la asociación de Vista Alegre» 

Mohamed Assif no escatima palabras para agradecer el respaldo que recibió, no solo de la mujer de Vista Alegre que le prestó un piso para vivir, «sino de David Ríos, y de la gente de la asociación Álvaro Cunqueiro. Sin conocerme de nada, me dejaron las llaves del local para que pudiera hacer uso de Internet y de un ordenador, porque la mala suerte me sigue, y se me estropeó». El doctorando considera que a las personas de la entidad se les «puede calificar de héroes. Están volcados con sus vecinos y trabajan para ayudar a todas las personas».

De hecho, durante los días de mayor angustia de Mohamed, le ofrecieron alimentos desde la entidad, pero «cuando conseguí el piso gratis, ya les pedí que no me dieran nada más, porque puedo asumir mi comida, y seguro que hay personas que están peor que yo».

Mohamed espera poder terminar su tesis pronto y dar por zanjada esta etapa. Su tesis doctoral analiza las revueltas árabes del 2011 desde la perspectiva de la prensa de España y Marruecos, con la intención de determinar cuáles fueron las causas destacadas por los medios de comunicación. «Mayoritariamente se alude al hartazgo de las personas contra las dictaduras, pero también analizo qué se dijo de la influencia foránea», explica el joven marroquí.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

«Vine para dos semanas y ya no pude volver a casa por el cierre de fronteras»