La Antártida pierde un área de hielo como dos veces España

La comunidad científica está «sorprendida» por este retroceso tan significativo de hielo marino que se ha registrado en muy poco tiempo


Redacción

El hielo marino de verano en el área del gran Mar de Weddell de la Antártida ha disminuido en un millón de kilómetros cuadrados, un área dos veces más grande que España, en los últimos cinco años. Este descubrimiento, con implicaciones para el ecosistema marino, se publica en la revista «Geophysical Research Letters».

El hielo marino que rodea la Antártida proporciona un hábitat importante para muchas especies, incluidos los pingüinos y las focas, que dependen de él para acceder a los alimentos y reproducirse. Un equipo internacional de investigadores estudió los registros satelitales de la extensión del hielo marino y los análisis climáticos a partir de finales de la década de 1970 para comprender por qué el hielo marino de verano en el área de la Antártida en el mar de Weddell se ha reducido en un tercio en los últimos cinco años. Descubrieron que la pérdida de hielo se produjo debido a una serie de tormentas severas en el verano antártico de 2016-17, junto con la reaparición de un área de aguas abiertas en el centro del «paquete de hielo» (conocido como polinia), que no había ocurrido desde mediados de los años setenta.

El autor principal, el profesor John Turner, científico climático del British Antarctic Survey, dice en un comunicado: «El hielo marino antártico continúa sorprendiéndonos. En contraste con el Ártico, el hielo marino alrededor del Antártico había aumentado en extensión desde la década de 1970, pero luego disminuyó rápidamente a niveles bajos récord, con la mayor disminución en el Mar de Weddell. En verano, esta área ahora tiene un tercio menos de hielo marino, lo que tendrá implicaciones para la circulación oceánica y la fauna marina de la región que dependen de ella para su supervivencia».

El océano alrededor de la Antártida se congela y duplica el tamaño del continente en el invierno austral, y la extensión del hielo marino alcanza más de 18 millones de kilómetros cuadrados a fines de septiembre. Durante la primavera y el verano, el hielo marino se derrite casi por completo en la mayor parte de la Antártida, y solo el mar de Weddell retiene una cantidad significativa de hielo marino.

Hay pocas tormentas alrededor de la Antártida en el verano austral, pero en diciembre de 2016, una serie de tormentas intensas y no estacionales se desarrollaron en el Mar de Weddell y atrajeron aire cálido hacia la Antártida, derritiendo una gran cantidad de hielo marino. El océano libre de hielo absorbió energía del Sol y luego creó una anomalía de la temperatura del océano cálido que aún persiste hoy.

 

;
¿Sabes lo qué es el albedo? Te explicamos en qué consiste este fenómeno. Tiene que ver con el intercambio de energía de la Tierra e influye en la temperatura terrestre pero también en el cambio climático. La reflectividad de los rayos del sol es mucho mayor en la nieve.

El invierno de 2016 también vio el desarrollo de una polinia en el mar de Weddell, una gran área de aguas abiertas dentro del hielo marino, que también contribuyó a la disminución general de la extensión del hielo marino. Esta polinia fue creada por los fuertes vientos asociados con las tormentas y las condiciones cálidas del océano sin precedentes.

Esta reciente pérdida rápida de hielo marino está afectando tanto al ecosistema del mar de Weddell como a la fauna/plantas y animales antárticos en general. Muchas especies, que van desde pequeñas algas de hielo y crustáceos parecidos a camarones llamados krill hasta aves marinas, focas y ballenas, están muy adaptadas a la presencia de hielo marino. Si los cambios drásticos observados continúan, tendrán repercusiones en toda la cadena alimentaria, desde afectar los nutrientes hasta la reducción del hábitat esencial para la cría y alimentación de un gran número de animales, como focas de hielo y algunas especies de pingüinos.

El autor y ecologista Profesor Eugene Murphy de British Antarctic Survey dice: «Es probable que la disminución dramática en el hielo marino observada en el mar de Weddell tenga un impacto significativo en la forma en que funciona todo el ecosistema marino. Comprender estas consecuencias más amplias es de suma importancia, especialmente si la disminución en la extensión del hielo continúa».

Debido a la gran variabilidad de un año a otro en la extensión del hielo marino antártico, los científicos no pueden estar seguros de si el hielo en el Mar de Weddell se recuperará a corto plazo a los valores observados antes de 2016 o si están viendo el comienzo de lo esperado disminución a largo plazo del hielo marino.

Un descomunal iceberg amenaza con bloquear una parte de la Antártida

XAVIER FONSECA
;
Un gigantesco iceberg a la deriva en el Mar de Weddell Se denomina A-68 y te lo contamos todo sobre él desde el buque oceonográfico BIO Hespérides.

El témpano ocupa más espacio del que existe entre las Shetland y el continente

Los glaciares imponen por su belleza y tamaño. Sin embargo, debo confesar que uno de los momentos más emocionantes llegó cuando observé por primera vez un iceberg. Impresiona contemplar las formas y los diferentes colores que puede adquirir el hielo. «En escalas de millones de años, un glaciar se comporta como un fluido que se deforma y avanza. Debido a la gravedad, se desplaza desde la zonas altas hacia las bajas y cuando llega al mar genera la banquisa que se puede partir formando lo que llamamos un iceberg», explica el glaciólogo Paco Navarro. «El hielo que se ve en los glaciares se ha formado durante muchos años. Mientras se acumula se va compactando y aumenta la presión, haciéndose cada vez más azul. Un iceberg blanco nos indica que se trata de un hielo más joven y uno azul que es más antiguo», añade Lara Pérez, investigadora del British Antartic Survey.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La Antártida pierde un área de hielo como dos veces España