La desescalada clave para estimular el turismo arranca en Lavacolla y Alvedro

El aeropuerto de Santiago retoma su actividad el domingo con 9 destinos domésticos


santiago / la Voz

La terminal de Alvedro permanecía en la mañana del viernes cerrada. Tampoco en la de Santiago hubo movimiento de viajeros. Los dos aeropuertos que en mayo del 2019 habían atendido a 382.074 pasajeros dieron servicio el mes pasado a 480 de vuelos comerciales. La diferencia entre esos dos balances ilustra la dimensión de una crisis que ha mantenido restringido el tráfico aéreo a desplazamientos de urgencia y debidamente justificados. La desescalada en el sector está siendo lenta. De las dos terminales de la provincia, solo la de Alvedro ha registrado algún tráfico comercial desde principios de mes, con los vuelos de Madrid y Gran Canaria que Iberia y Vueling operan desde el día 4, con un único servicio por semana. Aunque será el de Santiago el que marque el retorno a la actividad a partir del próximo domingo, con las conexiones programadas con nueve destinos nacionales. Será el prólogo a un mes de julio en el que los dos aeropuertos consolidarán una vuelta a la normalidad que será decisiva para estimular los flujos turísticos.

Santiago recuperará desde el día 21 los enlaces de Ryanair con Madrid (3 frecuencias semanales), Barcelona (2), Alicante (3), Valencia (2), Sevilla (3), Palma de Mallorca (2), Málaga (2), Gran Canaria (2) y Lanzarote (2); y los de Vueling con Barcelona (3 vuelos semanales) y Málaga (3). En julio, Iberia Express operará 5 vuelos a la semana con Madrid; Volotea estrenará los enlaces con Ibiza y Menorca; y Vueling incorporará los de Palma, Ibiza, Tenerife Norte y Fuerteventura. Pero, sobre todo, volverá el tráfico internacional a Galicia, con la puesta en marcha de los vuelos de Ryanair a Londres (3 frecuencias semanales), Milán (2), Malta (2) y Roma (2), y de los de EasyJet con Ginebra y Basilea.

En el caso de Alvedro, Madrid y Barcelona serán sus principales bazas en julio. Iberia fletará siete vuelos semanales con Barajas, destino que se verá reforzado desde el día 15 con la incorporación de los enlaces de Air Europa. En cuanto a la ruta con El Prat, el aeropuerto coruñés dispondrá desde principios de julio de 10 conexiones semanales con Vueling, que serán 14 a partir del día 13. La aerolínea catalana también conectará Alvedro con Gran Canaria (un vuelo a la semana), Sevilla (4), Tenerife (1) y Valencia (2). Además, Volotea retomará el enlace con Bilbao (2). Y en agosto volverán las conexiones de Vueling con Londres -en principio con dos servicios semanales- y con Bilbao.

Ryanair también esperará a agosto para comenzar a operar una de las novedades de la temporada en Santiago, el enlace con Zaragoza. La conexión con la que finalmente no podrá contar el Rosalía de Castro en esta temporada de verano es la anunciada por TAP con Lisboa. La compañía lusa ha pospuesto su estreno hasta el 28 de marzo del 2021, con dos frecuencias diarias.

Uso obligatorio de mascarilla, distancia de seguridad y aforo limitado en las terminales

El retorno de la actividad a los aeropuertos llega acompañado de la incorporación en todos los procesos aeroportuarios de los protocolos sanitarios para hacer frente a la pandemia. Esas medidas de seguridad condicionarán los movimientos de los viajeros por el interior de las terminales, que quedarán restringidos por la limitación de aforos en todos los espacios, desde los aseos hasta en los propios bancos de espera ubicados en el exterior y dentro de las zonas de embarque.

Para llevar a la práctica esos protocolos, y recuperar la operatividad de los aeropuertos de una forma segura y ágil, Aena ya ha implantado en las terminales una serie de medidas con las que sigue las instrucciones emitidas por las autoridades sanitarias y de transportes. Así, el gestor aeroportuario subraya que ha reforzado las labores de limpieza y desinfección en todo el proceso, con el objetivo de garantizar en todas las instalaciones la seguridad de los pasajeros y también de los trabajadores.

Mamparas y dispensadores

Tanto la megafonía como las pantallas de información repartidas por los aeródromos recuerdan la obligatoriedad de usar mascarilla y mantener la distancia social dentro del recinto. Para ayudar a preservar ese espacio de prevención entre personas -entre metro y medio y dos metros- Aena está instalando señalización horizontal en los filtros de acceso a la zona de embarque, en los mostradores de facturación de equipajes, en los muelles de recogida y en los ascensores, donde, al igual que en los aseos, estará limitado el aforo para evitar la concentración de personas y minimizar los riesgos de contagio del coronavirus.

Otras medidas de seguridad frente al covid-19 que están incorporando los aeropuertos de Santiago y A Coruña en su progresivo retorno a la actividad comercial consisten en la dotación de mamparas y dispensadores de gel hidroalcohólico, que Aena instalará en determinados puntos de las terminales.

Además, el Gobierno también ha anunciado que el departamento de Sanidad Exterior se encargará de controlar la temperatura de los pasajeros internacionales con cámaras termográficas, una medida pensada para el incremento de tráfico procedente del extranjero a partir del próximo 1 de julio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La desescalada clave para estimular el turismo arranca en Lavacolla y Alvedro