Una ley que marca un antes y un después en la protección a la infancia

Javier Becerra
Javier becerra REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

Las oenegés piden una tramitación rápida de la legislación que vela por el menor

10 jun 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El Gobierno ha aprobado el proyecto de la Ley de Protección a la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia. Ahora empezará la tramitación parlamentaria de una norma ampliamente reclamaba por diferentes sectores sociales, y que constituye uno de los proyectos más destacados por el actual Ejecutivo.

EL SÍMBOLO

James Rhodes. Se conoce también como Ley Rhodes, en referencia al músico británico que sufrió abusos sexuales en su infancia por parte de un profesor de educación física, una desagradable experiencia que plasmó en su libro Instrumental, creando una gran conmoción y sacando a la luz las atrocidades que sufren muchos niños. Residente en España desde hace años, el artista le escribió una carta a Pedro Sánchez ofreciendo su ayuda para trabajar en la lucha de los derechos de la infancia. El presidente le contestó de inmediato y se comprometió a redactar una ley que ahora se hace realidad.

PRESCRIPCIÓN

Denunciar hasta los 45. El plazo de prescripción de los delitos graves a menores empezaba a contar desde que la víctima cumplía 18 años, y ahora arrancará a los 30. Se amplía de esta manera en 12 años el margen de tiempo que tiene una persona para poder denunciar. En casos graves podría hacerlo hasta los 45 años. Antes, esa opción quedaba anulada a partir de los 33 años. En cualquier caso, pese a considerar que es un paso adelante importante algunos grupos ya han pedido al Gobierno que sea más ambicioso en ese aspecto durante la fase de enmiendas. La presidenta de la Fundación Vicki Bernadet, por ejemplo, solicitó que se suba hasta los 40 años el momento desde el cual empiezan a contar el plazo. Argumenta que la mayoría de las denuncias se producen entre los 45 y los 55 años.