Ana Nine: «Tiña moitísimas ganas de empezar a traballar, ese día foi como empezar de novo outra vez»

Rianxeira y técnica de cuidados auxiliares de enfermería, se contagió en los primeros compases de la pandemia

Nine, en el Campo de Arriba, adonde va a diario con sus niños
Nine, en el Campo de Arriba, adonde va a diario con sus niños

Ribeira / La Voz

El vértigo y la emoción que sentía cada vez que la llamaban para un contrato cuando trabajaba de manera eventual volvió a experimentarlos Ana Nine cuando le dijeron que podía reincorporarse a su puesto de técnica de cuidados auxiliares de enfermería en el hospital comarcal de Barbanza. El 1 de mayo fue su primer día tras superar el coronavirus, y conserva vívido el recuerdo de ese momento: «Tiña moitísimas ganas de empezar a traballar, ese día foi como empezar de novo outra vez. Tamén tiña ganas de aprender, de coñecer a nova realidade no hospital e poñerme ao día cos novos protocolos».

Aunque es personal sanitario, Ana no vivió la crisis del covid-19 en primera línea durante los momentos más duros, porque se contagió en los compases iniciales de la pandemia. A los pocos días de decretarse el estado de alarma empezó a encontrarse mal, aunque al principio no lo relacionó con el coronavirus porque no tuvo ni tos, ni fiebre ni dificultad para respirar. Ahora se sabe que el dolor muscular es otro de los síntomas de la enfermedad, pero en aquel momento creyó que tenía una contractura muy fuerte o algo peor: «No momento que me dixeron que era positiva sentinme aliviada, porque notaba que me pasaba algo, que tiña algo estraño no corpo e non sabía o que era. Para min non foi coma unha gripe, non recoñecía os síntomas do que me pasaba e incluso cheguei a pensar que era un ictus».

«Non recoñecía os síntomas do que me pasaba e incluso cheguei a pensar que era un ictus»

Desde que comenzó a notarse mal hasta que llegó el diagnóstico pasaron cinco días en los que hizo vida normal: «O peor foi pensar que podía contaxiar a alguén». Su marido también se infectó, pero como ambos habían estado en contacto con sus tres hijos, decidieron pasar la enfermedad y la cuarentena juntos: «Si que estiven mal, pero dentro de todo o mal que o pasei eu vivín outra realidade, o confinamento en familia».

En ese tiempo contó con mucha ayuda, también de los pequeños comercios de su calle que le dejaban puntualmente la compra en la puerta de casa y a los que no se cansa de dar las gracias, y ahora que se ha curado ha recuperado lo que más deseaba durante la convalecencia: «Eu o que pedía era volver á rutina cos meus fillos». Y lo ha hecho, ha vuelto a los paseos por A Ribeira y el muelle y a los juegos en el Campo de Arriba. También ha vuelto a trabajar, aunque todavía no ha recuperado la normalidad del todo: «Aínda non estou na fase 2, estou na 1,5. Vou traballar, á compra e pasear cos nenos». Ante la desescalada, pide una cosa: «Apelo ao sentido común e a ser conscientes de que isto é algo co que imos ter que convivir».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ana Nine: «Tiña moitísimas ganas de empezar a traballar, ese día foi como empezar de novo outra vez»