El sector servicios, el único en el que crece el paro durante la desescalada

El paro se frena en Ourense a la espera de la suerte de las 18.000 personas en ERTE

Una tienda de Ourense  durante la desescalada
Una tienda de Ourense durante la desescalada

ourense / la voz

Para conocer el impacto que ha tenido la crisis del coronavirus en el mercado laboral ourensana toca esperar. Hasta que se conozca la suerte de los más de 18.000 trabajadores que a día de hoy se encuentran aún en un ERTE, será complicado realizar una lectura sin asteriscos. Los datos facilitados por el Ministerio de Trabajo relativos al paro registrado en las oficinas del Servicio Público de Empleo (SEPE) dan pistas de que la desescalada se dejó sentir en evolución del trabajo y puso freno al aumento del desempleo y al descenso en los cotizantes.

Mayo se cerró, según las cifras oficiales, en la provincia de Ourense con un total de 20.714 parados más. Tan solo 25 personas más que en el de abril. La afiliación a la Seguridad Social con el inicio de la desescalada no solo no creció, sino que bajó ligeramente hasta situarse en 99.085 personas, 96 más y un 0,1 % de crecimiento desde abril. La comparativa anual no es tan positiva, ya que supone 3.496 cotizantes menos que en el mismo mes del año anterior.

En el desglose de los datos ofrecidos por el Gobierno Central, uno de los análisis más interesantes que se puede realizar tiene que ver con la variación mensual por sectores. Eso permite comprobar, cuales fueron los terrenos en los que se reactivó más la economía con el inicio de la desescalada. Y ahí se muestra que el principal potencial económico de Ourense, el sector servicios, sigue en fase de hibernación por mucho que abrieran las tiendas y las cafeterías. En el último mes, el paro registrado en el tercer sector creció en 88 personas. Fue el único que se movió en términos negativos, toda vez que la agricultura (-23), la industria (-6) y la construcción (-54) lograron adelgazar aunque fuese de manera leve el número de desempleados. El balance lo completa una veintena de personas que se apuntó al SEPE sin tener empleo anterior.

Más de dos mil contratos

El inicio del fin del confinamiento y el paulatino regreso a la actividad también propició una reactivación en los contratos de trabajo. En el mes de mayo se firmaron 2.464 contratos en la provincia. Son 753 más que el mes anterior, pero 4.486 menos que hace un año. Las contrataciones siguen siendo de manera prioritarias de manera temporal. Solo 328 fueron de carácter indefinido.

Donde también se nota que el mercado laboral se encuentra en un escenario poco habitual es en el número de prestaciones que se abonaron durante mayo. Creció hasta las 27.169 personas, toda vez que ahí sí que se incluyen los empleados que cobran el expediente de regulación temporal de empleo.

En este escenario, los sindicatos analizan los datos con prudencia y a la espera de qué deparará el futuro para los trabajadores en ERTE a partir del 30 de junio, una vez que se acaben las bonificaciones vinculadas al estado de alarma. La gran incógnita es saber si esa gente recuperará su trabajo o si seguirá en ERTE. En principio, los despidos deberían de ser minoritarios, toda vez que las ayudas para los empresarios están vinculadas al mantenimiento de los puestos al menos seis meses. «Non podemos deixar a ninguén atrás. As medidas de desescalada teñen que vir acompañadas dunha estratexia de reinserción laboral», explicó Mario Franco, secretario xeral de UGT en Ourense. Comisiones Obreras, por su parte, apunta a que la crisis se está cebando en las mujeres del sector servicios. La CIG lamenta que el 30 % de la población activa en Galicia sigue en situación de desempleo.

El Observatorio Económico apunta a que se resiste mejor que en otras zonas

El Observatorio Económico Ourensán analizó el impacto de la crisis del covid-19 en la economía provincial. Desde el organismo, que depende de la Diputación, se hace hincapié en que en este último mes se ha reducido el impacto de la crisis sanitaria en el empleo. Además, se subraya el hecho de que la economía ourensana presenta una mejor evolución en afiliaciones y desempleo que la media gallega y española, tanto a respecto al inicio de la crisis como en términos interanuales. Otro dato positivo que se apunta desde el Observatorio Económico Ourensán tiene que ver con la resistencia que está mostrando el sector primario, que sigue mostrando su fortaleza. Es el único que desde el inicio de la crisis ha vivido un incremento en las afiliaciones a la Seguridad Social.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El sector servicios, el único en el que crece el paro durante la desescalada