El chat que cambió la lucha de las ucis gallegas contra el covid

Los médicos de siete hospitales explican que se comunicaban a diario para coordinarse durante esta crisis


Vigo / La Voz

Las unidades de cuidados intensivos de Galicia se desperezan estos días casi sin creerse que solo tienen tres personas ingresadas con coronavirus. Ha pasado un siglo desde el 4 de abril, cuando 177 enfermos en estado crítico llenaban las ucis de los hospitales gallegos y los balcones rompían en aplausos —muchos dirigidos a sus profesionales— cada tarde a las ocho. El sistema sanitario español se asomaba al precipicio de unas ucis colapsadas. En Galicia llegó a haber más enfermos críticos que las camas que inicialmente tenían las ucis, pero estas siempre fueron por delante y abrieron más lugares para ingresar enfermos antes de que llegasen. Una vez superada esta prueba de estrés, los jefes de servicio de medicina intensiva de los hospitales públicos de las siete ciudades gallegas, contactados por La Voz, llaman a tomar nota de lo ocurrido.

Para seguir leyendo, suscríbete a La Voz de Galicia


Estar bien informado nunca fue tan necesario


Más de trescientos periodistas, corresponsales y analistas trabajan en La Voz todos los días para personas como tú, que buscan información contrastada, reportajes y artículos de opinión sobre Galicia, España y el mundo.

SUSCRIPCIÓN WEB+APP
  • Para acceder a los contenidos elaborados para nuestros suscriptores en nuestra web o APP, te ofrecemos nuestra suscripción digital gratis durante los próximos 30 días
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Réplica digital en PDF del periódico impreso
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso el fin de semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso toda la semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia

El chat que cambió la lucha de las ucis gallegas contra el covid