Nueve de cada diez bulos del covid-19 se difunden por las redes sociales

La Voz REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

Un estudio analiza 292 noticias falsas que circularon por España en la cuarentena

26 may 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

La difusión de informaciones deliberadamente falsas es un problema al alza en todo el mundo que ha alcanzado sus cotas más altas durante la pandemia de coronavirus. Un estudio pionero sobre esta infodemia, titulado Desinformación en tiempos de pandemia, analiza la tipología de los bulos que han circulado sobre el covid-19 por España y pone el punto de mira en las redes sociales. Estas son, «con gran diferencia, el principal canal de difusión de los bulos (89,1 %)», destaca este estudio, coordinado por la Universidad de Navarra y el Centro de Supercomputación de Barcelona y que cuenta con el apoyo de la Fundación BBVA.

El análisis parte de una muestra de 292 bulos publicados en España durante el primer mes del estado de alarma a través de diversas plataformas, tanto redes sociales, como medios de comunicación, SMS, correo electrónico, blogs y sitios web no periodísticos. Algunos de ellos circularon por más de uno de estos soportes. Las redes sociales resultaron a ser, a mucha distancia del resto, el principal medio de propagación de invenciones de todo tipo. De todas ellas es WhatsApp la que más bulos siembra, seguida de Twitter y, «a mayor distancia, Facebook y YouTube». En Instagram el número es «apenas testimonial».

A estas redes les siguen, ya a una gran distancia, los medios periodísticos (3,9 %) y otras plataformas diversas (6,9 %), según los datos analizados.

El estudio también revisó los formatos que se emplean para dar pábulo a falsedades. El más utilizado es el texto, que es el más fácil de producir y de manipular. «Aunque menos frecuentes, también se detecta un número significativo de bulos basados en otros formatos multimedia -foto, audio y vídeo-», subraya el estudio, que está dirigido por Ramón Salaverría, vicedecano de la Facultad de Periodismo de la Universidad de Navarra.

Con respecto a la procedencia o ubicación territorial de los bulos, el análisis detectó que en la desinformación en torno a la pandemia predominan las fabricaciones nacionales, que son casi la mitad del total (49,7 %). Menos de un tercio (28,8 %) son de ámbito internacional, y un 18,2 % son noticias falsas locales.

En lo que respecta al conjunto del país, el principal contenido de los bulos tiene que ver con la política (43,4 %), mientras que en el ámbito internacional los principales contenidos inventados de forma deliberada guardan relación con la ciencia y la salud (57,1 %).

En cuanto a la temática de las noticias falsas, este examen de la desinformación muestra que existe «una distribución bastante homogénea»: el 34,9 % de los bulos están relacionados con la ciencia y la salud; el 26,7 %, con la política y el Gobierno, y el resto (38,4 %) responden a otros temas. «Estos datos indican que, como cabría esperar, la desinformación en relación con la pandemia del covid-19 está fuertemente politizada: más de una cuarta parte de los bulos están relacionados con temas de gobierno y política, principalmente sobre la gestión directa del Gobierno, así como sobre partidos políticos y sus miembros», subrayan los autores en las conclusiones.

En cuanto a la categoría de ciencia y salud, se detectaron infundios relacionados directamente con la ciencia, falsas recomendaciones de salud, falsedades sobre la gestión sanitaria y bulos de supuestos sanitarios o atribuidos falsamente a instituciones de salud pública.