Cascais, ejemplo de turismo postcovid en Portugal

begoña íñiguez CORRESPONSAL EN LISBOA

SOCIEDAD

JOSE SENA GOULAO

El Ayuntamiento luso permite hacer tests diagnóstico gratuítos a todos sus residentes y tiene una red de voluntarios para vigilar las playas

26 may 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

 El Ayuntamiento de Cascais, el cuarto de Portugal, una de las localidades turísticas con más prestigio internacional, se ha convertido en tiempos de coronavirus en una referencia mundial del turismo en su prevención y combate. Con apenas 579 infectados y 26 fallecidos, de una población de 230.000 habitantes, su alcalde, el conservador, Carlos Carreiras, tiene claro que «hay que adelantarse a los acontecimientos y facilitar al ciudadano toda la seguridad y prevención en su día a día», declara a La Voz. El ayuntamiento que dirige facilita desde el jueves pasado a todos sus residentes la realización gratuíta de test diagnósticos gratuítos en 18 laboratorios de la villa. «Solo hace falta  solicitar la cita vía email o telefónica y presentar un documento o factura que justifique que viven en Cascais y con esa cita tienen derecho a hacer la prueba todos los miembros de la familia», avanza Carreiras, quien se muestra sumamente satisfecho «ya que en cuatro días 30.000 personas han pedido cita». El Laboratorio Joaquim Chaves es uno de los 18 que hacen los test diariamente, entre las 13 y las 16 horas, Andreia Enriques, una de sus enfermeras, explica cómo se realizan: «es muy sencillo, como si fuera un análisis de sangre, y en 24 horas enviamos los resultados por email sin necesidad de venirlos a buscar». Mª João Dias confiesa su satisfacción mientras se hace la prueba, «así sabré si soy positiva, si estoy inmune o no al covid-19. Es bueno para mi, para mi familia y para la comunidad», señala. A sus 83 años considera fundamental «que los políticos nos den la posibilidad a todos de hacer gratuítamente los test, no solo a los mayores», dice entre risas.

Reforzar la seguridad y vigilancia en las playas

Con 14 arenales, algunos de ellos muy conocidos com el de Carcavelos o Guincho, Cascais no ha querido esperar a la apertura oficial de las playas en Portugal, el 6 de junio, para contratar socorristas y reforzar la vigilancia en tiempos de coronavirus. «No estamos obligados a tener socorristas hasta el 6 de junio pero como ya se puede ir a la playa, bañarse, dar un paseo, y muchas personas optan por tomar el sol, consideramos prioritario proteger a los bañistas», señala el responsable del municipio. Carreiras está preocupado con el tema de las playas y por ello ha creado “una red de voluntarios jóvenes que se turnan para pedir a los que llegan a la playa que mantengan una distancia de tres metros entre sombrilla y sombrilla y no descuiden los cuidados y protección”, dice. «Como hizo el Presidente de la República, Rebelo de Sousa, quien vive en Cascais y el domingo fue a una playa a bañarse, al salir del agua se puso la mascarilla y mantuvo la consiguiente distancia de seguridad».

Los hoteles y restaurantes a la espera de la apertura de fronteras

Frederico Simões de Almeida, director del hotel Albatroz, uno de los preferidos de la Casa Real española y de otras monarquías europeas, tiene todo listo para poder recibir a los primeros turistas el 15 de junio «aunque el hotel no está cerrado porque en Portugal no se nos ha obligado a ello», puntualiza.«De las 50 habitaciones ocuparemos solo 25, las desinfectaremos antes y después y tendrán que estar sin ocupar 24 horas». Continua: «hemos bajado los precios, reducido al 50 % las mesas en los espacios comunes, y las tres comidas se servirán en la mesa», explica. «En Portugal hemos sabido protegernos, prepararnos, y ahora estamos deseando que abran las fronteras a mediados de junio». Termina: «la mejor señal es que hoy una familia española ha reservado tres habitaciones para la primera semana de julio».