¿Fases de menos de una semana y sin estado de alarma?

Illa sopesa un acelerón por comunidades en la desescalada, mientras Galicia entra en la fase 2 que permitirá grupos de 15 personas e ir a la playa


La desescalada podría ser más breve y más liviana de lo esperado, a tenor de las palabras del ministro de Sanidad, Salvador Illa, en su comparecencia de ayer y de las del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la conferencia de presidentes autonómicos.

Mientras Sánchez comunicó que si la evolución de la pandemia es positiva y si nada se tuerce, muchas comunidades estarán fuera del estado de alarma a lo largo de los próximos días, Illa estudiará la posibilidad de que algunos territorios aceleren su proceso de desescalada permitiendo que avancen de fase antes de que hayan transcurrido dos semanas en aquellos casos en que la situación epidemiológica lo permita.

Galicia, se postula para ambos supuestos sin que todavía el Gobierno se haya pronunciado sobre la movilidad entre ayuntamientos colindantes de provincias distintas por motivos socioeconómicos, ni sobre cualquier otro desplazamiento interprovincial, salvo las excepciones. Entretanto, inicia la fase 2, en la que podrá gozar de ciertos alivios importantes incluso respecto a las restricciones establecidas para este escalón en los territorios que van por delante en el calendario de desescalada.

Como norma general, es obligatorio mantener las distancias sanitarias y portar elementos de protección cuando se requieran, y se excluyen de las actividades colectivas a los vulnerables (personas con diabetes, enfermedad cardiovascular, incluida hipertensión, enfermedad pulmonar crónica, inmunodeficiencia, cáncer en fase de tratamiento activo, embarazo y mayores de 60 años), aunque se permite «siempre que su condición clínica esté controlada y lo permita, y que mantengan rigurosas medidas de protección».

Estas son algunas de las novedades desde hoy:

MUNICIPIOS PEQUEÑOS

Nada cambia para los de menos de 10.001 habitantes y con densidad menor a 100 habitantes por kilómetro cuadrado. Salvo una mayor flexibilidad en el deporte aficionado, apenas se han adelantado tres días.

FRANJAS HORARIAS

Solo para los mayores de 70 años. Seguirán haciendo deporte y paseando de 10.00 a 12.00 horas y de 19.00 a 20.00 horas. Solo los paseos (para todas las edades) mantienen su radio de un kilómetro desde el domicilio.

GRUPOS de personas

Quince como máximo; sin límite para los convivientes. Salvo que los aforos de los espacios donde se desarrolle la actividad estipulen lo contrario, se podrán reunir hasta quince no convivientes para hacer deporte, pasear, acudir a la playa o a una terraza, por ejemplo.

Playas

A tomar el sol y bañarse, también en piscinas recreativas. Pueden restringir su aforo y el tiempo de permanencia. Los ayuntamientos dictarán las normas en los arenales. Las piscinas, al 30 %, con cita previa y sin duchas.

HOSTELERÍA

Ocupación de mesas en interior, al 40 % esta semana, y al 50 %, la próxima. Esa es la intención de la Xunta, ya competente en esa materia. Los hoteles reabren sus zonas comunes, con restricciones.

;
Gallegos y vascos vuelven al interior de los bares En País Vasco y Galicia muchos hosteleros abren sus persianas con la esperanza de salvar la temporada.

CENTROS COMERCIALES

Tiendas al 40 %, pasillos al 30 %. Los comercios de calle también permitirán un 40 % de su aforo.

RESIDENCIAS

La Xunta decidirá las visitas. Pasan a ser competencia autonómica.

CELEBRACIONES

Bodas y entierros. Lugares de culto, al 50 %. Bodas, para 50 personas a cubierto y 100 al aire libre. En velatorios y entierros, límite de 15 y 25 personas.

EVENTOS CULTURALES

Cines, conciertos y teatros. Con butacas preasignadas y un tercio del aforo. Bajo techo, 50 personas; al aire libre, 400.

OTROS

Museos científicos, autoescuelas y obras en edificios. También se reanudan las academias, se abren los parques naturales y se restringen menos las bibliotecas y mercadillos. El teletrabajo se mantiene hasta la fase 3.

Encarando la fase 2 con mucho tiento

Pablo Gómez / Carla Elías / María Doallo / Cristina Viu

Necesidad y voluntad chocan de nuevo con el protocolo y el nulo margen tras la publicación del BOE

Cuando la lógica apuntaría a que cada cambio de fase en esta situación inédita conllevase una mayor confianza sanitaria y, por tanto, un incremento de la seguridad en el desarrollo de las actividades económicas, lo cierto es que el marcado carácter circunstancial de la toma de decisiones por parte del Gobierno, genera mayor incertidumbre incluso que en los días del confinamiento más estricto.

Galicia entrará en la fase 2 cumpliendo los plazos de las previsiones más optimistas allá por finales de abril, cuando se presentó el plan de desescalada. A pesar de ello, a muchos de los responsables de las actividades que se habilitarán (aunque con restricciones) desde el lunes les ha cogido a contrapié. Ni el avance de las medidas que se recogen cuando les corresponde a los territorios que comenzaron el proceso en un escalón más avanzado sirve de orientación, dada la mutabilidad de la norma que se va publicando periódicamente en el BOE.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

¿Fases de menos de una semana y sin estado de alarma?