Los ayuntamientos empiezan a aclarar qué pasa con los campamentos

Algunos como A Coruña o Pontevedra ya ofertan plazas, mientras otros continúan a la espera


Los ayuntamientos gallegos han empezado a planificar los campamentos de verano, sin esperar a la nueva normalidad y con la esperanza de que cuando lleguen los meses estivales, los más pequeños puedan gozar de estas actividades que también los padres esperan con interés para poder organizar sus agendas diarias.

Mientras en Carballo los padres claman para que se cierren ya las condiciones de los campamentos (clubes, concello y colegios trabajan ya en ello), otros como Pontevedra (cuya organización corre a cargo de la Federación de Nais e Pais) ya han confirmado que su habitual Ludoverán se llamará Conciliaverán y arrancará el 1 de julio. Es una de las iniciativas más populares de Galicia, con más de dos mil inscritos cada años. Mantendrá su habitual formato, pero aplicará un control más estrecho para garantizar la seguridad de monitores y participantes.

También A Coruña ha redoblado el esfuerzo y ofrecerá 7.475 plazas en turnos de quince días para actividades relacionadas con la música, la ciencia o el deporte. Como primera medida, los grupos serán reducidos, de un máximo de quince niños. Además, en cada caso se aplicará el protocolo higiénico sanitario vigente en función del espacio elegido (bien sea un museo o un centro deportivo cubierto o un campo al aire libre, por ejemplo) y se vigilará en todo momento la salud de los participantes mediante la toma de la temperatura corporal, entre otras acciones.

Mientras tanto, en otras zonas de Galicia, los gobiernos municipales se mantienen a la espera de los acontecimientos. Es el caso de las comarcas de Deza y Tabeirós. Solo Forcarei ha anunciado para el lunes la apertura de las preinscripciones, cuando los demás esperan directrices desde Madrid incluidas en las órdenes ministeriales que van perfilando el plan de desescalada. En el mismo compás de espera se encuentra Vilagarcía de Arousa. Por otra parte, ayer mismo, la Diputación de Ourense anunció que organizará un campamento de verano para cien niños en Manzaneda.

En Ferrolterra, aunque el alcalde de la ciudad departamental, Ángel Mato, explicó que no organizarán campamentos de verano porque entiende que «no se dan las circunstancias» y ante la dificultad de que los niños «cumplan las medidas de seguridad en una sala o un recinto abierto, porque van a jugar y se van a tocar».

En Barbanza, Golfiño es una empresa referente en la organización de campamentos de verano. Su responsable, Mario Vidal, lamentaba la incertidumbre: «O ocio infantil non figura en ningunha fase da desescalada, non se nos nomea».

Desde el ayuntamiento de Santiago aseguran: «Seguimos agardando instruccións concretas da Xunta que establezan ratios de ocupación, normas de seguridade e procedemento e, sobre todo seguridade xurídica, ante calquera imprevisto».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los ayuntamientos empiezan a aclarar qué pasa con los campamentos