«Te da rabia, porque hay una responsabilidad individual, pero los efectos son colectivos»


OURENSE / LA VOZ

A Manu Fariñas, enfermero de reanimación en la unidad de críticos del CHUO, la imagen de las terrazas llenas le transmite una mezcla de rabia y resignación. La primera, «porque este esfuerzo nuestro y de la población en general se puede echar a perder por la falta de responsabilidad, de conocimientos o por el egoísmo de algunos». La segunda, sin embargo, parece inherente a su profesión. «Ya te duele habitualmente cuando ves a pacientes que, por mucho que les digas, no se cuidan o reinciden en hábitos perjudiciales para ellos, pero es que esto es una pandemia», recuerda.

Fariñas trabajó en la uci de covid-19 del hospital ourensano durante las semanas más crudas de la cuarentena, y dice entender el nervio social por recuperar la vida de antes. «Hay una responsabilidad individual, pero los efectos son colectivos. Y lo hablamos entre los que estamos en el trabajo. Alguna gente no respeta lo que ha pasado, y no está informado el que cierra los ojos a ello», dice.

Su preocupación, además, gira en torno al futuro asistencial del recinto sanitario, porque una segunda ola de casos conllevaría posponer intervenciones o consultas cruciales: «Hay un volumen de trabajo que se puede complicar por falta de buen comportamiento social».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Te da rabia, porque hay una responsabilidad individual, pero los efectos son colectivos»