El autocine revive con el coronavirus

La primera pantalla del país reabierta en la desescalada es un local de Alicante para ver películas desde el coche. En Galicia, «María Solinha», diriga por Ignacio Vilar, se estrenará en junio en un autocine de Verín

El autocine «Drive-in» de Dénia ha sido el primer cine en reabrir en España tras la declaración del estado de alarma
El autocine «Drive-in» de Dénia ha sido el primer cine en reabrir en España tras la declaración del estado de alarma

redacción / la voz

Ver una película en el cine es una forma de ocio que todavía tiene que esperar su turno en la desescalada. Pero el pasado fin de semana reabrió la primera pantalla de España tras la declaración del estado de alarma: la del autocine más antiguo de los seis que existen en el país. Se trata del Drive-In de Denia, en Alicante, que desde hace siete días ofrece una sesión doble a 5 euros por persona (el coche entra gratis): a las 21.30, una vez ha caído el sol, la sesión de hoy empezará con Los Goonies, y a las 23.15 horas continuará con Batman. De los 300 vehículos que podían acceder al recinto en tiempos anteriores al covid-19 ahora solo podrán entrar la tercera parte para garantizar la distancia social también entre carrocerías. El coche que antes era cobijo para ver cine en pareja se convierte en tiempos de pandemia en profilaxis contra el contagio.

Desde el 9 de junio de 1979, este autocine de gestión familiar nunca había cerrado sus puertas hasta esta pandemia y ahora ha sido el primero en reabrir. Además de este local, actualmente quedan otros cinco cines con automóvil en todo el país: El Sur (Mutxamel, Alicante), el Star (Valencia), el RACE (Madrid) y los de Getxo (Vizcaya) y Gijón (Asturias)), locales teñidos de nostalgia donde la película se escucha a través de la radio sintonizando una emisora específica.

En Galicia, el estreno de la película María Solinha, del cineasta Ignacio Vilar, tendrá lugar el 21 de junio en Verín en un autocine, una proyección segura al aire libre para que el público pueda cumplir con las necesarias restricciones. Este proyecto de la productora Mr Misto también tiene previsto llevar su pantalla de 150 metros cuadrados a otras localidades gallegas, como A Rúa y Foz.

En Estados Unidos, este negocio del autocine tuvo gran relevancia hace décadas, como atestiguan famosas escenas de película, pero ha ido sucumbiendo ante el confort de las salas modernas. Sin embargo, en plena propagación del coronavirus, las pantallas de muchos drive-in han seguido operativas como último refugio del cine en pantalla grande, un hábito de ocio que muchos añoran tanto como las terrazas.

«Los autocines tuvieron su bum en los años cincuenta en EE UU., un fenómeno asociado a la época, gente joven, coche nuevo, euforia económica posterior a la Segunda Guerra Mundial... Se extendió a otras parte del mundo, aunque sin el mismo impacto», explica el escritor, profesor e investigador y crítico cinematográfico Miguel Anxo Fernández, que considera que las aperturas actuales de autocines son algo «coyuntural», en la medida que no habrá una programación regular de estrenos.

«Todo lo que sea facilitar cine en pantalla grande y convivencia social es bienvenido y garantiza el éxito. El autocine nada de eso facilita. Lo considero coyuntural, una moda de algunas semanas hasta que los cines recuperen su normalidad (que será más pronto que tarde)», asegura Miguel Anxo Fernández, que también tiene experiencia como exhibidor cinematográfico. Considera que «el 70 % de las salas españolas disponen de aforo suficiente para soportar un 50 % de ocupación, excepto fines de semana y estrenos de relumbrón, por lo que será fácil irse a un cine y estar distanciado».

La alternativa de buscar formas de ocio con el público atrincherado en sus vehículos se baraja incluso como solución para paliar los efectos de los partidos a puerta cerrada una vez que el fútbol eche a andar. En Dinamarca, el equipo líder de la clasificación, el Midtjylland, estudia montar un autocine en el aparcamiento del estadio cuando se reanude la competición, el 28 de mayo. Será la única forma de que los aficionados puedan acudir al campo y estar lo más cerca posible de su equipo.

En España, el Real Oviedo también ha barajado esta opción de habilitar una pantalla en el estacionamiento del campo en los días de partido para seguir los encuentros desde el vehículo.

Un ciudadano berlinés asiste desde su ventana a la proyección de «Loving Vincent»
Un ciudadano berlinés asiste desde su ventana a la proyección de «Loving Vincent»

En Berlín la nostalgia por el séptimo arte ha dado origen a una iniciativa diferente: el proyecto cultural Windowflicks, que consiste en realizar proyecciones en las fachadas de edificios de los bloques comunitarios como una forma de que el cine vaya a la gente cuando la gente no puede ir al cine. Títulos como El cielo sobre Berlín, Goodbye Lenin y The Artist se han podido ver en los últimos días desde diferentes bloques de viviendas de la capital alemana.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El autocine revive con el coronavirus