Los concellos turísticos se blindan ante las visitas a segundas residencias

A.A. Mahía / Ana F. Cuba / L. Penide / M. Gago / M. Gómez REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

Carmela Queijeiro

Los municipios controlarán que no se realicen actividades no permitidas

16 may 2020 . Actualizado a las 09:01 h.

Los concellos más turísticos miran las visitas autorizadas a las segundas residencias con temor a que sirvan de excusa para abarrotar sus calles y paseos fuera de las franjas horarias establecidas. Alejandra Pérez Máquez, alcaldesa de Bergondo, un concello de paseo, veraneo y mucha segunda vivienda a escasos 15 minutos de A Coruña, aludió estos días a que desde que se entró en la fase 1 de la desescalada «estamos a detectar como as nosas praias de Gandarío, O Pedrido ou O Regueiro e tamén os espazos verdes están a ser visitadas por multitude de persoas doutros municipios». Ante eso, la regidora «denuncia» este tipo de actitudes, «xa que estas persoas están a aproveitar a posibilidade de desprazarse pola provincia para ir a unha terraza ou facer compras noutro municipio e tamén para pasear polas nosas praias. Isto non está permitido. Polo momento, segue vixente a orde na que se limitan os paseos e a práctica de deporte individual ao municipio no que se atopa o domicilio habitual».

También se refiere Pérez Máquez a las personas que tienen en Bergondo su segunda vivienda, que «aproveitan para ir a visitala, ver que todo está ben e, de paso, dar un paseo. Queremos recordar que isto tampouco está permitido. Se alguén ven á súa residencia en Bergondo non poderá usar ese pretexto para saír a dar unha volta». Todo esto, sumado a que en el municipio desde la semana pasada no están vigentes las franjas horarias para salir a dar un paseo o hacer deporte, «fai que se incremente considerablemente durante todo o día, e sobre todo durante a fin de semana, a xente que sae á rúa», relata la alcaldesa, que advierte: «Non podemos permitir que todo o esforzo que fixeron os nosos veciños quedándose na casa durante a corentena, se vexa estragado polas actitudes incívicas dalgúns».

«Que no les salga gratuito»

Este es un sentir que se extiende por otras zonas de Galicia. En los municipios costeros de Ferrolterra, Guardia Civil y Policía Local preparan dispositivos especiales de vigilancia para evitar los movimientos indebidos entre municipios. «Ya estamos detectando la llegada de alguna gente de otras comunidades que tiene segunda residencia aquí, y queremos que los intercepten y que no les salga gratuito», reprueba el alcalde de Cabanas, Carlos Ladra. Cuenta, como anécdota poco edificante, que algún visitante procedente de Madrid se ha mudado en los últimos días a su segunda vivienda, en Cabanas, y ha mostrado su indignación al saber que estaba cerrado el campo de golf de Miño.