Los contagios se frenan y las nuevas muertes caen al mínimo desde marzo

El Sergas reduce en medio millar los casos activos y la cifra de curados supera los 8.800


redacción

Desde el 16 de marzo, dos días después de declarado el estado de alarma, no se registraba en España una cifra tan baja de muertes en 24 horas a causa del coronavirus. Con las 102 víctimas notificadas ayer, son ya 27.563 las personas fallecidas desde el inicio de una epidemia que, al menos en esta primera oleada, da sus últimos coletazos en la mayoría de comunidades. Once de ellas, además de Ceuta y Melilla, notifican tres o menos muertos diarios, y solo cinco han registrado nuevos ingresos en unidades de cuidados intensivos. De las 258 nuevas hospitalizaciones, 100 se han producido en Madrid, mientras que 146.446 de las 276.505 personas que se han llegado a contagiar en todo el país ya han recibido el alta.

El número de nuevos casos confirmados con PCR, aunque no baja de la manera que cabría esperar, se estabiliza en el entorno del medio millar. Ayer fueron 539, diez menos que en la jornada anterior, pese al incremento significativo de las capacidades de los servicios sanitarios de las autonomías para detectar casos sospechosos y hacer pruebas.

Según señaló el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, esto es lo que explica que se estén dado aún unas cifras de positivos superiores a lo que indica la evolución real de la epidemia. En la gran mayoría de comunidades, existe la capacidad «de hacerle pruebas a pacientes con cualquier síntoma por pequeño que sea», cuando no hace muchas semanas ni siquiera se les practicaba a todos los ingresaban en los hospitales. Además, se están llevando a cabo «cribados por PCR que se han extendido incluso a los asintomáticos y a personas que estaban en seguimiento» pero que no se las había testado.

Todo ello entra dentro de esta nueva fase de control del virus en la que se busca inmediatez en la detección y en la que se está cambiando también la manera de recoger y notificar los datos. De momento conviven las dos fórmulas, la nueva y la que se seguía hasta ahora, para no romper las series históricas, pero a partir del lunes, según dijo el epidemiólogo, se mostrarán ya los nuevos datos que tratarán de reflejar la realidad en el mismo día.

Esta dinámica de reducción de la incidencia se nota especialmente en algunas comunidades como Galicia, donde este sábado se notificaron 5 casos nuevos confirmados por PCR, la cifra mínima hasta la fecha, y, sobre todo, el Sergas llevó a cabo una reducción más que significativa en el número de casos activos. Si el día anterior había 2.008 personas esperando a que les diesen el alta —en distintas situaciones, desde la uci hasta el aislamiento domiciliario—, ayer eran únicamente 1.510, la gran mayoría entre las áreas sanitarias de Vigo, A Coruña y Santiago. En los hospitales quedan 102 pacientes de covid-19 y, de estos, 19 se encuentran en las unidades de cuidados intensivos.

Se han curado 8.820 personas de las 10.934 que han estado en algún momento infectadas y han fallecido 606, las dos últimas ayer. Se trata de dos hombres, uno de 73 años que estaba ingresado en el CHUS de Santiago y otro de 91, hospitalizado en el CHUO de Ourense. Ambos con patologías previas. Además, el Sergas dio cuenta de otras dos víctimas más que hasta ahora no figuraban en las estadísticas del coronavirus pero que no se corresponden con la jornada de ayer. Fueron dos hombres de 70 y 78 años fallecidos ambos en el CHUS compostelano.

Por otra parte, el Ministerio de Sanidad publicó ayer un balance de las pruebas PCR efectuadas por cada comunidad, en el que Galicia, que ha realizado 137.160, se sitúa con la séptima cifra más alta por cada 100.000 habitantes, por detrás de Baleares, Cantabria, Madrid, Navarra, País Vasco y La Rioja.

Incluir que se ha pasado el covid en el currículo sería «inmoral» e incluso «ilegal»

El director del CCAES, Fernando Simón, se quedó ayer estupefacto cuando le preguntaron por la inclusión en el currículo para buscar empleo del dato de si se tienen o no anticuerpos contra el covid-19 porque se ha pasado un test que así lo confirma.

«Yo no entiendo mucho de leyes, pero creo que eso puede ser incluso ilegal. Y si no es ilegal, desde luego no me parece muy moral. Estamos hablando de que se puede llegar a discriminar a las personas por motivos de salud», señaló el epidemiólogo, para quien todo eso solo puede partir de «un entendimiento incorrecto de lo que significan los anticuerpos, tanto el tenerlos como el no tenerlos».

«De los 47 millones de ciudadanos, sabemos que hay 45 que no tienen anticuerpos porque no se han infectado. Estaríamos diciendo que esos dos millones que han tenido la desgracia de infectarse van a tener unos privilegios sobre personas perfectamente sanas que no han tenido la enfermedad y que no suponen ningún riesgo para nadie. Y es que no lo entiendo. No entiendo cómo se puede pretender utilizar esto, tanto desde el punto de vista del empleador como del que busca trabajo», reprobó el epidemiólogo.

Rastreadores no sanitarios

Los contratados para realizar el seguimiento de contactos de los que dan positivo por coronavirus no tienen por que ser sanitarios. En parte porque la gran mayoría de los titulados del sector ya están trabajando y porque, según Simón, el principal requisito es la capacidad de seguir «una conversación telefónica racional». Eso sí, hace falta una formación previa «que no es de un par de horas».

«A primeros de agosto ya no habrá casos nuevos en España»

luis Alfonso Gámez
Ambiente en las terrazas de Santiago de Compostela
Ambiente en las terrazas de Santiago de Compostela

Tres científicos reflexionan sobre cómo hemos llegado hasta aquí y dan las claves sobre el futuro inmediato que se abre ante nosotros

 Estamos participando en un experimento sin precedentes. Cientos de millones de personas nos hemos encerrado en casa para frenar la expansión de una enfermedad. De la noche a la mañana, un virus procedente de un murciélago ha cambiado nuestro mundo y prioridades, y ha hecho que todos volvamos la mirada hacia los científicos y sus laboratorios. La ciencia, a la que tantas veces han dado la espalda en España unos líderes políticos que parece que sólo se acuerdan de ella cuando hay elecciones e ignorada por una población que jamás ha protestado contra los recortes en I+D, es nuestra única esperanza. ¿Qué futuro nos espera? Tres científicos responden a algunas preguntas que nos hacemos todos ahora que parece que lo peor ha pasado, pero la normalidad es todavía un sueño.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los contagios se frenan y las nuevas muertes caen al mínimo desde marzo