Los municipios costeros extreman la vigilancia para evitar aglomeraciones

Guardia Civil y Policía Local coordinan operativos para controlar los movimientos indebidos entre concellos y el cumplimiento de la distancia social en las terrazas


FERROL / LA VOZ

Este será el primer fin de semana de terraceo de la primavera y los municipios costeros temen avalanchas de gente como las detectadas el lunes, el primer día de la fase 1 de la desescalada, con algunas terrazas hosteleras abiertas (al 50 % de su capacidad) y desbordadas por la afluencia de clientes. Y los paseos marítimos atestados de paseantes, muchos procedentes de otros concellos, pese a la prohibición de pasear o practicar deporte fuera del ayuntamiento donde se reside.

Guardia Civil y Policía Local (donde existe este cuerpo) coordinan operativos especiales para controlar, el sábado y el domingo, los movimientos indebidos entre municipios y el cumplimiento de la distancia social en las terrazas. Es el caso de Valdoviño. «Va a haber más control y, sobre todo, información, porque no es cuestión de sancionar, aunque si alguien se salta el confinamiento, porque muchos parece que no se acuerdan de que seguimos en confinamiento, debe saber que la sanción es directa», subraya el alcalde, Alberto González. La zona de los arenales y la laguna son los puntos más conflictivos.

Cabanas, con una única agente, cuenta con el compromiso de la Guardia Civil de regular «tanto el uso de las terrazas de los buses como la afluencia de gente», explica el regidor, Carlos Ladra. «Nos han garantizado que van a cubrir bien todo el municipio. Con el buen tiempo y el fin de semana, es importante. Ya estamos detectando la llegada de alguna gente de otras comunidades que tiene segunda residencia aquí y queremos que los intercepten y no les salga gratuito. También hay gente que viene a pasear desde Miño o desde Pontedeume y no se puede pasear ni hacer deporte fuera de tu municipio», remarca. Cuenta, como anécdota poco edificante, que alguna persona procedente de Madrid (en fase 0 de la desescalada y sin autorización para salir) se ha mudado en los últimos días a su segunda vivienda, en Cabanas, y ha mostrado su indignación al saber que estaba cerrado el campo de golf (de Miño). «Sin comentarios», apunta Ladra.

Personas y vehículos

Ares, que vio la tarde del día 11 cómo se llenaba su paseo marítimo de caminantes de otras zonas, y Mugardos desplegarán un dispositivo conjunto para evitar el acceso de personas de otros concellos —que sí pueden acudir para realizar compras, recados o tomar algo en una terraza, pero no para pasear o hacer deporte—. «Realizaremos controles durante toda la jornada del sábado y el domingo, de personas y vehículos que vengan de fuera», indica Jaime Domínguez, oficial jefe de la Policía Local de Ares. Este fin de semana estrenan dos aplicaciones móviles, un sistema pionero que les permitirá «detectar coches de fuera y personas residentes o no residentes».

Juan Carlos García, oficial jefe de la Policía Local de Mugardos, recuerda que los desplazamientos al lugar de la segunda residencia están autorizados, «pero no para irse, por ejemplo, al mirador de la Bailadora»; e incide en la obligación de guardar la distancia social en las terrazas. «El buen tiempo invita a salir y a que la gente se lo salte, una cosa es que puedan estar diez personas juntas y otra, amontonadas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los municipios costeros extreman la vigilancia para evitar aglomeraciones