Fiebre por las piscinas en la era covid

Las vacaciones en casa disparan la demanda en Galicia de cara al verano más atípico


REDACCIÓN / LA VOZ

Resuelta la ansiedad por el papel higiénico y el tinte para el pelo, ha llegado la fiebre por las piscinas ante un verano que se presenta, sobre todo, atípico. Frente a la imposibilidad de realizar grandes viajes, son muchos los que se plantean la posibilidad de mejorar su estancia en casa durante los meses de calor y que, al más mínimo hueco, se están planteando la posibilidad de instalar una. Para prueba, las compras on line.

Leroy Merlin ha aumentado en un 350 % las ventas de piscinas desmontables con respecto al año pasado. La cadena indica en un comunicado que estas son las preferidas de sus clientes, «por su facilidad de montaje y desmontaje, su rápido uso y disfrute nada más recibirlas en casa y su cómodo mantenimiento». Unas ventas que se han adelantado con respecto al verano del 2019 y que vienen acompañadas, dice la firma, de otras tales como todo el mobiliario relacionado con el acondicionamiento del exterior como spas, pérgolas, parasoles y barbacoas.

Gigantes como Amazon o Leroy Merlin han aumentado las ventas un 350 %

«Las ventas de las piscinas desmontables o elevadas se han disparado en las dos últimas semanas, siendo aproximadamente cuatro veces superiores a las del mismo período del año pasado. Y eso teniendo en cuenta que solo tenemos a la venta el canal on line y la venta telefónica», indica Álvaro Sánchez, director de mercado de la sección de Jardín en Leroy Merlín, que añade: «Está claro que todos estamos ya a estas alturas asumiendo que vamos a pasar gran parte de nuestras vacaciones en casa y, todos aquellos que tienen espacios exteriores, están intentando hacerlos lo más confortables posible, ya sea en jardín o en terrazas grandes. Las piscinas tubulares son una buena solución porque son económicas, son fáciles de montar y tienen una gran versatilidad de tamaños».

Roturas de stock

El de Amazon es otro de los catálogos web que evidencian la fiebre por las piscinas, que ocupan el primer puesto de los productos más vendidos en la categoría de Jardín. En este ránking, las ocho primeras plazas las ocupan este tipo de instalaciones, pero también figuran dosificadores de cloro, concentrados y kits para analizar el estado del agua. En las ofertas de Hogar y Jardín de Wallapop, el propio espacio recomienda la etiqueta de piscina desmontable, y basta con acceder a la de Alcampo para comprobar que prácticamente todas las de este tipo están agotadas en su stock. El panorama comercial deja claro que en muchas casas aflorarán piscinas de la noche a la mañana. Una demanda que también se ha dejado notar en el sector de la instalación.

«Muchos clientes nos dicen: ‘Si no tengo la piscina para este verano, ya no la quiero’. Ya no preguntan por precio, preguntan por plazo»

Carlos López, gerente de Augalia, empresa presente en Ferrolterra y la comarca coruñesa, constata las prisas de muchos por hacerse con una. Sin embargo, no es fácil materializar el sueño en tan poco tiempo. «La gente pregunta mucho, hay muchísima demanda, pero para eso hay que elaborar un proyecto de instalación y hay que contar con una licencia de construcción. Hay mucha prisa y mucha fiebre de tenerlas porque la gente sabe que va a estar en casa, pero desde que piden el presupuesto hasta que se tramita la licencia, en tan poco tiempo es imposible», indica el propietario de la empresa de piscinas y spas, que señala que para las piscinas prefabricadas también son necesarios los permisos, «y ahora mismo estamos esperando por los concellos porque es por donde empezamos el trabajo. Hay quien tira para adelante igual, pero nosotros sin licencias no empezamos el proyecto».

El perfil del cliente covid, señala López, es el del consumidor impaciente. «Recibimos muchísimos contactos, mucha gente pidiendo presupuesto para la instalación, pero luego llegas e igual su terreno está cerca de una carretera y hay que pedir permiso a la Diputación, o necesitan el de Patrimonio, y eso le suma meses al proyecto. Pero es que nos estamos encontrando con muchos clientes que te dicen: ‘Si no tengo la piscina para este verano, ya no la quiero’. Ya no te preguntan precio, te preguntan plazo». A consecuencia de la lentitud burocrática para tramitar las licencias, los seis instaladores de Augalia tienen trabajo, pero la mayor parte es de proyectos que ya tenían contratados previamente, por lo que esperan que su verdadera crisis comience después del verano.

Riesgos de las desmontables

El gerente confirma que el 80 % de las piscinas de obra que instalan son ya prefabricadas. Pero, ¿qué hay de las desmontables que tan solo hay que colocar sobre el terreno? «Son económicas porque el recipiente lo es, pero deberían llevar el mismo sistema de depuración que las otras. Eso puede encarecer dos mil euros la piscina, y al cliente se le va de precio. Es entonces cuando compra la desmontable y, en muchos casos, carga el agua de cloro para que esté transparente porque no depura bien. Y ese agua no es apta para el baño», señala Carlos López, que advierte de las consecuencias que puede traer ese desfase en los niveles, como las quemaduras químicas que dan como resultado la rojez en los ojos y la sequedad en la piel.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Fiebre por las piscinas en la era covid