Una empresa gallega trabaja en el diseño de cabinas esterilizadoras de EPI a través de luz ultravioleta

El proyecto de SETGA, cofinanciado por la Axencia Galega de Innovación, prevé probar los primeros equipos en hospitales en el plazo de nueve meses

Sala blanca de la empresa SETGA
Sala blanca de la empresa SETGA

Diseñar un sistema de desinfección más rápido, económico y de fácil manejo para utilizar en hospitales, centros sanitarios y residencias de mayores y tenerlo disponible en el plazo de nueve meses. Es la tarea en la que está inmersa la empresa gallega SETGA. Radicada en Pontevedra y con una experiencia de treinta años en el sector de la iluminación técnica, la firma ha visto en el empleo de un tipo concreto de luz ultravioleta la oportunidad de aportar nuevas formas de lucha contra el coronavirus.

«Cando xurdiu esta crise entendemos que cada un de nós tiña que dar o mellor do que sabía. Aplicando os nosos coñecementos á busca dun xeito de axudar á poboación, os departamentos técnicos de SETGA pensaron as distintas posibilidades nas que podiamos traballar e xurdiu a posibilidade do emprego dunha tecnoloxía do ultravioleta na súa banda germicida», explica Vicente Alonso, responsable del proyecto.

En concreto, la firma gallega trabaja en el diseño, validación y fabricación de una cabina esterilizadora que utiliza la iluminación led ultravioleta en su tipo C, entre los 200 y los 280 nanómetros, que tiene propiedades biocidas y permitiría la eliminación de virus y bacterias a través de la destrucción de los ácidos nucleicos de estos microorganismos. Este recurso ya se viene utilizando en otros sectores de desinfección como algunos sistemas de potabilización de agua o de purificación del aire.

El reto pasa por aplicar ese recurso con seguridad y eficacia a la desinfección de los equipos de protección (EPI) de los sanitarios y del personal de las residencias. Y es que la radiación tipo C, explica Alonso, es la más dañina del espectro ultravioleta, aunque en el día a día, esta no llega a la superficie terrestre porque es absorbida por los gases de la estratosfera. Exponerse a ella entraña riesgos relacionados con el cáncer y los daños en la retina, por lo que este ingeniero industrial alerta con preocupación sobre los productos ofertados en Internet que dicen emplear luz ultravioleta para desinfección y que no cuentan con la necesaria homologación. «Hai que garantizar que non haxa radiacións ao exterior e que non haxa ningún tipo de exposición das persoas á luz ultravioleta durante o uso dos equipos que se deseñen», explica.

Determinar las dosis que garanticen la desinfección

Otro de los retos es determinar cuáles son las dosis adecuadas de radiación que habrá que emplear para garantizar la desinfección, que pueden variar en función de los distintos materiales con los que estén elaborados los EPI. Un trabajo de investigación que SETGA ya está llevando a cabo con la colaboración de institutos tecnológicos y departamentos de investigación de las universidades gallegas.

Esa parte teórica avanza a la par que la práctica, por lo que laboratorios ópticos y de microbiología ya están haciendo las primeras validaciones técnicas de equipos de iluminación led ultravioleta tipo C, y realizando las primeras mediciones para garantizar su eficacia.

«Entendemos a importancia da xeración rápida dun resultado final», apunta Vicente Alonso, de ahí que la empresa asegure tener sus recursos «volcados ao cen por cen» en el proyecto. En ese sentido, cuentan con tener en tres meses un prototipo funcional operativo con el que poder obtener los primeros resultados de análisis de diseño. Y en el horizonte de nueve meses esperan contar ya con una primera preserie industrial que se pueda validar operativamente en instalaciones sanitarias, permitiendo la desinfección de equipos de manera más eficaz y económica y sin las dificultades de manejo que suponen otros sistemas de esterilización como los autoclave. No descartan que, en un futuro, la aplicación de su diseño pueda salir del ámbito profesional y llegue a emplearse en hogares particulares.

Financiación de la Xunta

El proyecto de SETGA es una de las ocho propuestas que la Axencia Galega de Innovación (GAIN) ha seleccionado entre decenas de proyectos innovadores presentados a una convocatoria para cofinanciar iniciativas de innovación tecnológica que puedan aportar nuevas soluciones en la lucha contra el coronavirus. A ellas se destinan cerca de 750.000 euros, con el objetivo de que puedan estar terminadas en el plazo de algunos meses.

Además del sistema de las cabinas de desinfección por luz ultravioleta de SETGA, se otorgarán fondos a otras cinco iniciativas de pequeñas y medianas empresas. Es el caso de Técnicas Soft, que trabaja en un proyecto de respiradores autónomos reutilizables o de Bionix Supplychain Technologies, centrada en respiradores de bajo coste industrializables. La iniciativa cofinanciada de Fentotek se relaciona con ventiladores, mientras que AMSlab trabaja en un sistema para la detección molecular del virus de fácil y rápida utilización sin necesidad de instrumentación y realizable en cualquier lugar. Desde Creativigo Consultores de Innovación, por su parte, se trabaja en mecanismos de control de acceso por reconocimiento facial o captura de temperatura.

Además, se financian también dos proyectos de dos universidades gallegas. En el caso de la USC, se está diseñando una cartografía del covid-19 que permita evaluar su grado de incidencia en espacios urbanos y rurales de la comunidad, mientras que la Universidade de Vigo obtiene fondos para un proyecto de desarrollo de operativas de vuelo con sistemas aéreos no tripulados para tareas de desinfección.

Láminas protectoras o sistemas cartográficos sobre riesgo de contagio por zonas, iniciativas de la innovación gallega contra el coronavirus

Mónica P. Vilar

La Axencia Galega de Innovación recibió en una semana 176 propuestas a su llamada de colaboración

El I+D gallego no deja de dar la cara en la lucha contra el coronavirus. La Axencia Galega de Innovación (GAIN) lanzó el pasado 20 de marzo una llamada urgente para que empresas y centros de conocimiento le hiciesen llegar, en el plazo de una semana, propuestas de soluciones innovadoras lo suficientemente maduras como para poder pasar a utilizarse casi inmediatamente. Transcurridos esos siete días, la GAIN registró un total de 176 iniciativas.

De ellas, la Axencia está estudiando 60. «Tratamos de detectar soluciones que aún no están en el mercado pero que podrían desarrollarse e implementarse inmediatamente o en muy poco tiempo», explica Patricia Argerey, directora de la GAIN. Entre esas iniciativas con visos de salir adelante se están evaluando proyectos como el desarrollo de láminas que puedan proteger distintos tipos de superficies frente al virus, máscaras capaces de filtrarlo, nuevos sistemas para los respiradores de uso sanitario o sistemas de detección rápida del coronavirus. También se está analizando una propuesta centrada en la generación de mapas que representen el riesgo de contagio por zonas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Una empresa gallega trabaja en el diseño de cabinas esterilizadoras de EPI a través de luz ultravioleta