La hostelería se refuerza ante la falta de civismo

El comportamiento de algunos clientes obliga a atender por una ventana o a poner más avisos. TESTIMONIO: «Perdimos ocho mesas porque las terrazas cubiertas de María Pita no se pueden abrir»


a coruña / la voz

Los problemas surgidos durante el primer día de reapertura de terrazas llevaron a algunos de los locales que regresaron a la actividad al cierre temporal y a plantearse nuevas medidas con las que evitar los comportamientos inadecuados de algunos clientes, a fin de preservar la seguridad y evitar sanciones.

Uno de estos casos es el de La Gata, en la plaza de Azcárraga, en el que su dueña reabrió tras cerrar el martes por el comportamiento de algunos clientes en la noche anterior. Ahora optó por cerrar la puerta del bar y atender a través de una ventana que da a al exterior e impuso más restricciones a la hora de acceder al cuarto de baño, para lo que es necesario solicitar la llave, todo ello para evitar acumulaciones como las que hubo el lunes.

Mientras, en Central Park y Roots, ambos en la plaza de Vigo y cerrados desde el martes, sus dueños están a la espera de establecer nuevas medidas para reabrir. «Queremos hablar con el Ayuntamiento, la policía y la Asociación de Hostelería para ver qué mecanismos tenemos para aplicar cuando la gente tiene un comportamiento poco ético», expuso en Voces de A Coruña Fernando Estévez. Además, tienen previsto colocar «más cartelería» en las mesas con las normas y también se plantean exigir el uso de mascarillas ya que «el personal de los locales pasa a ser de riesgo». A todo ello se une la petición realizada por la Asociación de Hostelería a los locales de que solo utilicen «las mesas que puedan controlar».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La hostelería se refuerza ante la falta de civismo