La ciencia trabaja a ciegas: no existen ratones para estudiar el coronavirus

El CNIO busca un roedor "humanizado" para investigar y crear fármacos y vacunas

Una investigadora trabaja en muestras del virus
Una investigadora trabaja en muestras del virus

redacción / la voz

Eliminar de forma específica las células envejecidas mediante el uso de fármacos senolíticos para mejorar el cuadro clínico de los enfermos de coronavirus. Es el objetivo de un proyecto del CSIC que acaba de ser financiado por el Instituto de Salud Carlos III. Para llevarlo a cabo, el coordinador del programa se puso en contacto con Manuel Collado, del Instituto de Investigaciones Sanitarias de Santiago (IDIS), uno de los mayores expertos en envejecimiento celular. Pero antes incluso de empezar ha surgido una dificultad infranqueable para asumir la iniciativa con las mayores garantías. Para ello sería necesario realizar experimentos con ratones infectados por SARS-CoV-2, el virus del covid-19, para envejecerlos y simular así la situación en humanos. No valen los ratones normales, ya que son resistentes al patógeno, sino que es fundamental modificarlos genéticamente para que expresen la proteína humana ACE2, la puerta por la que el virus entra en nuestro organismo.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

La ciencia trabaja a ciegas: no existen ratones para estudiar el coronavirus