Presidentes socialistas se rebelan ante las medidas adoptadas por el Gobierno

El PP acusa a Sánchez de discriminar a algunas comunidades y favorecer al País Vasco

Ximo Puig, uno de los críticos ante las medidas del Gobierno, durante la reunión de presidentes el domingo
Ximo Puig, uno de los críticos ante las medidas del Gobierno, durante la reunión de presidentes el domingo

Madrid / La Voz

La decisión del Gobierno de no hacer públicos los informes que han determinado que unas comunidades pasen a la fase 1 de la desescalada mientras otras permanecen en el nivel 0, y de ocultar los nombres de los expertos que han tomados esas decisiones, ha redoblado las protestas de las autonomías que se sienten discriminadas. En un momento en el que el Ejecutivo pretendía reforzar la unidad mediante lo que denomina cogobernanza, el resultado ha sido un aluvión de críticas no solo de los presidentes autonómicos populares insatisfechos, que ven un sesgo político, sino también de varios presidentes socialistas, que denuncian falta de transparencia en los baremos utilizados y en los criterios de reparto de los fondos de liquidez para las autonomías.

Ximo Puig rechaza el veto a Valencia y exige indicadores «objetivables» para toda la desescalada El enfado es patente en el socialista valenciano Ximo Puig, que, después de denunciar la «falta de transparencia» del proceso y exigir «indicadores objetivos y objetivables», para la desescalada se mostró ayer «dolido» por el hecho de que el Gobierno ignore «un informe serio y riguroso» de la Consejería de Sanidad valenciana y de un equipo de epidemiólogos, dejando fuera de la fase 1 a gran parte de la Comunidad. Reprochó al Ejecutivo que dijera que se ha valorado también el número de las pruebas hechas a personas sospechosas de estar infectadas, algo que solo se exigía que se hiciera a partir de este lunes. «Lo único que pido es que el Gobierno de España diga claramente cuáles son los indicadores para pasar de fase, pero en esta y en todas», indicó Puig, muy presionado por la oposición, que le acusa de haber creado «falsas expectativas». El también socialista Javier Lambán, presidente de Aragón, exige igualmente que la movilidad se permita en todo su territorio.

El presidente de Andalucía, Juan Manuel Moreno, del PP, denunció también que los «criterios objetivos» que iban a decidir el pase a la fase 1 han sido «superados por la subjetividad del Gobierno» y lamentó que no haya ninguna «explicación convincente» sobre la decisión de dejar a Málaga y Granada al completo en la fase 0. Consideró «sospechoso» que el PNV sea un aliado fundamental del PSOE en esta legislatura y que el País Vasco haya dispuesto de «cotas mejores» que el resto de comunidades. El secretario general del PP, Teodoro García Egea, fue más lejos y acusó directamente al Gobierno de «discriminar» a algunos territorios «en base al capricho personal de Pedro Sánchez».

El socialista Page se une a las críticas por el criterio de reparto del fondo no reembolsable Pero las quejas no se deben solo a las fases de la desescalada, sino también al reparto de fondos de liquidez. El socialista Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha, exigió que los 16.000 millones no reembolsables para las autonomías no se repartan con criterios de población, sino primando a las que más daño han sufrido durante la crisis sanitaria. En la misma línea está el presidente socialista de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, que cuestiona los baremos de reparto de esos fondos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Presidentes socialistas se rebelan ante las medidas adoptadas por el Gobierno