¿Qué se puede hacer en la segunda residencia?

La Voz REDACCIÓN

SOCIEDAD

MONICA IRAGO

Los municipios costeros temen un aluvión de venideros con la llegada del buen tiempo

12 may 2020 . Actualizado a las 12:01 h.

Con la entrada de Galicia en la fase 1 de la desescalada el Gobierno estatal ha autorizado los desplazamientos en la misma provincia para actividades como acudir a su segunda residencia. Pero, ¿qué se puede hacer una vez estés en ella? Con el avance de la desescalada y la llegada del buen tiempo, los municipios costeros temen un nuevo aluvión de venideros. Ya han registrado, incluso, casos de gente que se salta la norma al desplazarse desde otro municipio solo para pasear o hasta gente que sigue llegando de otras comunidades. «La semana pasada detectamos a gente que vino a Cabanas desde otra comunidad», advierte el alcalde, Carlos Ladra.

La orden ministerial publicada el sábado en el BOE no especifica qué actividades se pueden realizar en el municipio de su segunda residencia. Así que muchos ayuntamientos interpretan que el deporte y los paseos al aire libre se siguen rigiendo por la orden que específica las franjas horarias, publicada en el BOE del viernes 1. Establece que «los paseos se realizarán con una distancia no superior a un kilómetro con respecto al domicilio» y la práctica de deporte no profesional «está permitida dentro del municipio donde se reside». Consideran que alude a su residencia habitual, como advierte la Mancomunidade de Concellos da Comarca de Ferrol. «A entidade supramunicipal llembra que as segundas residencias non se poden considerar domicilios, o que implica que aínda que estea permitido visitalas, non o está saír delas para pasear ou facer deporte pola zona. Esas actividades só se poden levar a cabo nas inmediacións da primeira vivenda, no mesmo municipio onde se está domiciliado», señala. Al igual que el Concello de Valdoviño. "Si alguien viene a su segunda casa en Valdoviño no puede salir de ella para pasear», advierte el alcalde del Concello valdoviñés, Alberto González. De hecho, solo en su municipio la Guardia Civil identificó ayer a medio centenar de personas de otras localidades que estaban paseando.

Coincide el regidor de Cabanas, donde se realiza una vigilancia de las zonas dónde son habituales las segundas residencias. «Si tu resides en una ciudad con franjas horarias es muy jugoso venir a Cabanas a pasar el fin de semana, no tener franjas horarias y poder ir paseando hasta la playa», indica Ladra. Este tipo de localidades pueden duplicar o incluso triplicar sus habitantes en la época estival y temen que, además, crezca la picaresca de gente que intente sortear la norma diciendo que se desplazan para ver a un familiar y luego lo aprovechen para pasear. «Para un ayuntamiento pequeño es imposible vigilar que se cumple la norma tal y cómo la ha abierto ya el Gobierno. Hay que confiar en la conciencia y el civismo de la gente», lamenta el alcalde de Ares, Julio Iglesias.

Además, los Concellos donde muchos arenales están en pleno casco urbano del municipio, recuerdan que sigue prohibido ir a la playa a tomar el sol o bañarse. «Nos últimos días rebaixouse a herba da praia da Concha-Compostela e a vindeira semana limparase a zona do areal. Polo momento, nas praias so está permitido o paseo e facer deporte nas condicións e horarios establecidos polas autoridades sanitarias», recuerdan desde Vilagarcía.

No obstante, desde la Delegación del Gobierno en Galicia especifican que quien se desplace a su segunda residencia, en ese municipio sí puede salir y debe cumplir la norma como un vecino más. «Apelamos al sentido común de la gente, esperemos que aunque se abra la circulación en la provincia y pueda acudir a tu segunda residencia esto no se convierta en un ir y venir diario de gente», pide la alcaldesa de Betanzos, María Barral, vicepresidenta de la Fegamp.

¿Qué se puede hacer desde este lunes con las nuevas normas de la fase 1?

J. V. Lado

El paso de las cuatro provincias gallegas a la fase 1 del plan de transición hacia una nueva normalidad supuso una serie de medidas adicionales de alivio de las restricciones sociales y económicas impuestas el 14 de marzo con el decreto del estado de alarma, que se regulan a través de la orden ministerial SND/399/2020. El pasado jueves el ministro de Sanidad, Salvador Illa, relajó algunas de las normas que estaban vigentes, como la posibilidad de cazar y pescar, o la apertura de más comercios. Sigue también la movilidad dentro de la provincia, la posibilidad de visitar y reunirse con familiares y amigos, el acceso a los establecimientos comerciales y hosteleros y la participación en ceremonias como el culto religioso y los funerales. Todo ello presidido por la máxima de la responsabilidad personal y el objetivo fundamental, que es minimizar la posibilidad de contagios, sobre todo de los colectivos con más riesgo, como el de las personas mayores.

Seguir leyendo