Vuelta al trabajo con protocolos insuficientes

Solo el sector turístico logra arrancar del Gobierno a última hora un texto para un certificado

Fase 1. Regreso de ciertas actividades.
Fase 1. Regreso de ciertas actividades.

Fase 1. La nueva normalidad no es normalidad. Es temor contenido. Más de una docena de actividades regresan tras el parón forzado por el decreto del estado de alarma del 14 de marzo, o introducen una marcha más en su motor al ralentí. La incertidumbre provocada por una legislación ambigua e incompleta ha provocado que muchos negocios hayan optado por esperar a las siguientes fases. La demanda de un protocolo higiénico sanitario por el que guiarse en el momento de reabrir las puertas se quedará en las generalidades publicadas en el BOE.

Tan solo el grupo de cabildeo vinculado al turismo logró arrancar a última hora un texto bajo el epígrafe Medidas para la reducción del contagio por el coronavirus SARS-CoV-2 amparado por el Instituto para la Calidad Turística Española, dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. El que cumpla este protocolo de máximos y realice la formación exigida, obtendrá el certificado oficial de calidad Libre de covid-19. Las concreciones de este texto zanjan la incertidumbre creada por las publicaciones en el BOE. Además de agencias de viajes, restaurantes, hoteles, albergues, alojamientos rurales y cámpings incluye:

CAMPOS DE GOLF

Servicios restringidos. Control de aforo. Reserva no presencial. Uso individual o familiar de buggies (desinfectados antes y después). Sin vestuarios. Partidos de cuatro personas. Acudir directamente al tee del 1 y salida directa al aparcamiento. La casa club (sin salón social), solo para permitir el acceso al campo y a los aseos. Sin lavabolas. El jugador reparará el búnquer sin rastrillo. Banderas siempre en el hoyo, que tendrá un tope. La bola, recogida con un accesorio. No limpiar palos ni zapatos.

GUÍAS DE TURISMO

Sin aglomeraciones. Recorridos de sentido único, con grupos limitados, evitando otras aglomeraciones y espacios cerrados. Cita previa, acceso escalonado a alojamientos y recintos. Micrófonos y radioguías deben ser desinfectados, de un solo uso o con funda desechable. Uso de apps con el móvil del turista.

MUSEOS

Salas, guardarropa, pantallas. Control de acceso. Cámara termográfica. Grupos limitados o por turnos. Itinerario seguro. Sin folletos. Venta online. Restricción de ascensores, áreas de descanso y lactancia, sin guardarropa para prendas. Guantes para pantallas táctiles.

Infomación elaborada por Pablo Gómez, Alberto Mahía, Pablo Varela, Jorge Lamas, M. G. Reigosa y Carla Elías.

Oli Vilela (SaudeTraining SCP)

El deporte es un pilar vital y ha quedado demostrado»
Oli Vilela, tomando medidas en su centro
Oli Vilela, tomando medidas en su centro

Las instalaciones y centros deportivos de titularidad pública o privada, podrán ofertar servicios dirigidos al desarrollo de actividad deportiva con carácter individualizado y con cita previa. Uno de ellos es SaudeTraining SCP, de la mano de Oli Vilela y Diego Fariña.

En el momento de la interrupción de la actividad contaban con dos centenares de clientes. «No creo que podamos asumir esa cifra otra vez», se resigna Oli, mientras aventura: «El entrenamiento en centros de este tipo evolucionará hacia el trabajo individualizado o grupos mucho más reducidos». «El veto legal al uso de vestuarios deja fuera a los que venían o iban directos al trabajo», apunta.

De los siete entrenadores en plantilla, apenas comenzarán dos. «Otra opción sería inviable económicamente, dadas las restricciones. Está siendo muy duro. Hay gente que tiene miedo y nosotros trabajaremos para ofrecerle seguridad y confianza. Por eso también serán entrenamientos personalizados», relata.

«El deporte es un pilar vital y ha quedado demostrado. La demanda digital se ha multiplicado, pero hay que ponerse en manos de profesionales que puedan discernir lo que puede suponer un deterioro a la salud. Los hábitos de vida saludables deben estar tutelados por expertos», advierte.

SaudeTraining ha diseñado un circuito seguro de acceso y salida para que los clientes no se crucen y minimizar los riesgos.

José Ramón Ferreiro (Grupo Breogán)

Esperamos que las ventas vuelvan a su cauce»
José Ramón Ferreiro, gerente de Breogán Motor
José Ramón Ferreiro, gerente de Breogán Motor

El Grupo Breogán, que distribuye las marcas Toyota, Lexus, Kia y Porsche, con centros en A Coruña, Ferrol, Carballo, Lugo, Barreiros, Santiago y Vigo y que dispone de una plantilla de 180 trabajadores, lo tiene «todo listo» para abrir sus puertas este lunes.

Su gerente, José Ramón Ferreiro, es optimista. Confía en que tras más de un mes y medio con los concesionarios cerrados, «las ventas vuelvan a su cauce poco a poco», si bien lo más importante en estos momentos, dice, es la seguridad.

Ferreiro explica que en Grupo Breogán «hemos trabajado al máximo, durante estas semanas, aplicando todas las medidas y protocolos para mantener

la máxima seguridad de clientes y trabajadores. Comenzando por la desinfección de los centros por medio del ozono». El siguiente proceso ha sido la instalación de los diferentes equipos de protección individual (EPIs) en todas las instalaciones. Estos EPIs están compuestos por mascarillas FFP3 antipartículas de protección sanitaria JP026, guantes de nitrilo desechables, pantallas protectoras faciales, además de la instalación de mamparas de metacrilato protectoras y la delimitación de la distancia de seguridad».

Asimismo, realizaron test rápidos de diagnóstico del covid-19 a todos los trabajadores del grupo, «para descartar positivos por coronavirus y garantizar la vuelta a la actividad de forma segura».

Víctor Torres (Propietario de una tienda de muebles)

Hay gente que ahora vio las carencias de su casa»
Víctor, de Adolfo Muebles, en Ourense
Víctor, de Adolfo Muebles, en Ourense

Víctor Torres, de 46 años, continúa el legado de su padre, Adolfo, en la tienda de muebles que lleva su nombre. La segunda generación de la familia no parece haber cambiado la forma de ver el negocio y siguen abogando por la cercanía como la vía para llegar al cliente. Este lunes, subirán la verja de nuevo en Ourense pese a que en los últimos días lo decían con algo más de timidez por la incertidumbre de cada jornada. «Es que al final, todo cambia en apenas unas horas», dice Víctor.

La vuelta a la actividad en la tienda se dará «con medidas de seguridad», dice Torres. «Y estamos empezando a hablar con los empleados para ver qué normas fijar», añade. La idea es recuperar el horario de siempre, pero como muchos negocios de la ciudad de As Burgas lo decidirán en el mismo día, en función de qué se encuentren.

«Nuestros clientes nos demandan que estemos de vuelta. Cuando llegó el virus nos cogió con el almacén lleno. Y es cierto que nunca fuimos material de primera necesidad, pero la gente está contactando con nosotros porque precisa de sofás y colchones nuevos», cuenta Torres. La explicación parece sencilla. Al pasar más tiempo en el hogar, los vecinos han empezado a detectar problemas en su mobiliario que, antes, por las prisas o el día a día, escapaban de su vista. «Hay gente que ahora ha visto las carencias que podía tener en su casa, y viene a intentar cubrirlas», razona Torres.

Pese a que la epidemia aún no ha dicho adiós, en el establecimiento ven claro que su fuerte sigue siendo el cara a cara, el trato personal. «Y ahora redoblaremos el esfuerzo con una cercanía aún mayor», añade el propietario. Pero lo primero, antes de recuperar el pulso habitual, será ver cuántas horas al día abren sus puertas.

Enrique Rodríguez (Sala de conciertos)

De esta manera es imposible abrir»
Quique es dueño en Vigo de la sala de conciertos «La Fábrica de Chocolate»
Quique es dueño en Vigo de la sala de conciertos «La Fábrica de Chocolate»

La Fábrica de Chocolate es una de las salas de conciertos importantes en Vigo, pero hasta septiembre no tiene previsto realizar ninguno. «Tenemos ya programación para septiembre, antes es imposible», apunta Enrique Rodríguez, gerente del local. «Es muy complicado cerrar un concierto para solo 50 personas, incluso dando facilidades como no cobrar por el uso de la sala», apunta. Cuando se decretó el estado de alarma, tenían programación cerrada hasta noviembre, y tuvieron que reorganizarla.

Enrique Rodríguez incluso ve complicado abrir La Fábrica de Chocolate únicamente como bar de copas. «En estas condiciones es imposible a no ser que la gente se vuelva loca y salga en tromba a beber, que no creo», apunta el responsable del establecimiento. «No queremos precipitarnos porque tenemos una plantilla en torno a diez personas, y queremos asegurarles, porque están en un ERTE, que sigan cobrando un poco; no podemos volvernos locos», añade. Con esta perspectiva, La Fábrica de Chocolate no abrirá, por lo menos, hasta el próximo mes de julio.

María Pardo (Investigadora)

Necesitamos producir y publicar»
María Pardo, investigadora
María Pardo, investigadora

María Pardo está al frente del grupo de Obesidómica en el Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago. Anhela volver a pisar el laboratorio y confiesa cierta frustración durante estos dos meses de parón obligado: «Tanto yo como mis compañeros nos pusimos a disposición de la gerencia porque estamos acostumbrados a trabajar con PCR y porque tenemos los equipos». Pero el ofrecimiento no encontró respuesta.

Se siente con ganas en la antesala de un regreso que le recuerda a «la vuelta al cole», si bien con otras connotaciones. La escenografía no será un problema: «Estamos muy habituados a trabajar con guantes y mascarillas. Hay espacio más que suficiente y aún así escalonaremos los turnos, para no coincidir todos. También haremos reservas online para el uso de equipamientos».

Otra cosa será recuperar el tiempo perdido: «Hay experimentos que se tuvieron que parar, artículos pendientes para enviar a las editoriales. La vida sigue, necesitamos producir y publicar, volver a trabajar con muestras de pacientes». Tras el frenazo en seco toca coger velocidad, en la semana que entra.

Andrea García (Psicóloga)

La ayuda psicológica va a ser crucial»

Ansiedad, insomnio, trastorno de estrés postraumático —«se va a dar mucho en profesionales sanitarios», advierte la psicóloga Andrea García— o depresión; reacciones a problemas que se han generado durante el confinamiento como el fallecimiento de familiares a los que no se les ha despedido con el rito del duelo, la inestabilidad laboral o la soledad; son algunas de las dolencias que recibirán desde el lunes los psicólogos. La consulta ferrolana de psicología Arela, que dirige Andrea García, prepara su vuelta al trabajo espaciando las sesiones y eliminando servicios. «Vamos a tener que prescindir del servicio de terapia de pareja porque no podemos estar tres personas en la consulta. Si alguien necesita acudir con acompañante solo podría venir con una persona, que tendría que esperar en la sala de espera, y separaremos más en el tiempo las sesiones para poder ventilar la consulta y desinfectarlo todo», detalla, además de las normas ya más habituales como la higiene de manos o las mascarillas. Aunque la psicóloga pasará la consulta con una pantalla. «La atención psicológica va a ser crucial», reconoce.

Antonio García (Párroco de Ares)

Recomendamos a los mayores que no vengan aún a misa»
Antonio García, párroco de Ares
Antonio García, párroco de Ares

Las misas volverán a contar con público a partir del lunes, eso sí, con muchas restricciones. «Abrimos las misas siguiendo todas las medidas de seguridad y todas las indicaciones que nos ha dado la conferencia episcopal», explica el párroco de Ares, Antonio García. Hasta ahora ha oficiado la eucaristía en la capilla del Carmen, desde donde la retransmitía en su canal de YouTube y en sus redes sociales. Desde el lunes las misas se trasladan a la iglesia de San José, más grande. «Si puede acceder un 30 % de su aforo, serían unas 120 personas», explica el sacerdote. Otra medida será la asistencia de los fieles con mascarillas, aunque él la portará solo antes de empezar y al terminar la misa. «Hay mucha distancia entre el altar y los bancos, así que durante la misa no será necesario llevarla», explica. También se tomarán medidas de distanciamiento en los bancos. «La gente no podrá sentarse muy junta, tendrá que guardar la distancia», destaca. Y se comulgará solo en la mano y guardando la distancia en la cola. «Yo me desinfectaré antes las manos y la gente deberá hacer la cola como en el supermercado», detalla. El pan y el cáliz se mantendrán tapados.

A pesar de todas estas medidas, hace un llamamiento a los fieles de más edad. «Por su seguridad recomendamos a los mayores que aún no vengan», señala. Por ello continuará retransmitiendo las eucaristías por Internet.

Gustavo Sánchez (Gus Vaning)

Viajar en caravana será lo más seguro este verano»

Las restricciones de movilidad son el mayor escollo para la vuelta a la actividad de las empresas de alquiler de autocaravanas. «En la primera fase solo se permitirán movimientos dentro de la provincia, así que tenemos muy reducido lo de poder alquilar», explica Gustavo Sánchez, responsable de la empresa de autocaravanas de Cambre Gus Vaning, junto con su hermano Jacobo. No obstante, afronta esta reactivación del negocio con ilusión gracias a la gente que ya está interesada. «Conocemos a gente interesada para visitar a familiares que no quiera pernoctar en la misma casa; deportistas federados a los que se les permiten moverse y pueden desplazarse al espacio natural que consideren oportuno para la práctica de su deporte; gente que necesita desplazarse por trabajo y que, además, podrán salir de la provincia... Ahora mismo creemos que es de donde tiraremos si la gente se anima», expone como ejemplos.

El panorama es más alentador para los meses de verano. El turismo de autocaravana se plantea como una alternativa segura al disponer de un espacio rodante propio donde dormir, comer y poder huir de las aglomeraciones. «Tenemos la esperanza puesta en la segunda quincena de junio, julio y agosto, que ya tenemos unas cuantas reservas cerradas de antes de que pasara todo esto. Hay gente que nos pide ya presupuestos a la espera de ver cómo evolucionan las fases», indica.

¿Qué se puede hacer desde este lunes con las nuevas normas de la fase 1?

J. V. Lado

A la movilidad dentro de la provincia y las menores restricciones sociales, se suman ahora la apertura de comercios de más de 400 metros, la caza y la pesca

El paso de las cuatro provincias gallegas a la fase 1 del plan de transición hacia una nueva normalidad supuso una serie de medidas adicionales de alivio de las restricciones sociales y económicas impuestas el 14 de marzo con el decreto del estado de alarma, que se regulan a través de la orden ministerial SND/399/2020. El pasado jueves el ministro de Sanidad, Salvador Illa, relajó algunas de las normas que estaban vigentes, como la posibilidad de cazar y pescar, o la apertura de más comercios. Sigue también la movilidad dentro de la provincia, la posibilidad de visitar y reunirse con familiares y amigos, el acceso a los establecimientos comerciales y hosteleros y la participación en ceremonias como el culto religioso y los funerales. Todo ello presidido por la máxima de la responsabilidad personal y el objetivo fundamental, que es minimizar la posibilidad de contagios, sobre todo de los colectivos con más riesgo, como el de las personas mayores.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Vuelta al trabajo con protocolos insuficientes