Las playas durante la pandemia, menos aforo y máxima seguridad

Ferrol asume que posiblemente tenga que hacer una apertura escalonada de los arenales y Valdoviño podría controlar el acceso de usuarios desde los aparcamientos

Vista de la playa de Ares el sábado.
Vista de la playa de Ares el sábado.

FERROL / LA VOZ

Las temperaturas veraniegas de esta semana han hecho que muchos se hagan la pregunta del millón, si se podrá ir a la playa este verano y en qué situación. El Gobierno central aún no ha detallado las condiciones en las que se podrán reabrir los arenales, aunque muchos concellos ya dan por hecho que la limitación del aforo será una de ellas, evitando así las aglomeraciones en la costa.

El Concello de Ferrol asegura que quiere tener mucha «cautela», primero, porque se desconocen las directrices el Gobierno central en este tema, y segundo, «porque aún no se ha superado la pandemia». Aún así, el gobierno de Ángel Mato asume que muy probablemente haya que hacer «una apertura escalonada» de los arenales en función de criterios de seguridad y de medios de salvamento.

En cuanto a la vigilancia en las playas, el Concello cree que habrá un problema para la contratación de vigilantes, toda vez que «el estado de alarma se decretó cuando los socorristas realizaban los cursos». Situación que se suma a la realidad ya existente desde hace años de escasez de profesionales de vigilancia para la alta demanda que hay en la zona.

En conclusión, es probable «que haya dificultades en todos los concellos para cubrir las plazas». Por eso, el ejecutivo ferrolano tiene claro que se priorizará la seguridad «primando que las que estén habilitadas, aunque no sean todas, cuenten con todo lo necesario, y no abrir más playas sin disponer de medios suficientes para cada una de ellas».

En cuanto al material de salvamento, el suministro quedaría cubierto, puesto que el Concello ya tramitaba el alquiler de las casetas e instalaciones antes del inicio de la crisis sanitaria. De hecho, esta misma semana el contrato de las instalaciones de salvamento, que ya estaba en trámite, se reactivó. Se había paralizado el plazo de presentación de ofertas durante el estado de alarma, pero se ha levantado esa suspensión. Así que ahora ya sigue su curso ese plazo, que terminará el 18 de mayo.

En Valdoviño, otro de los municipios de la zona con mayor afluencia de bañistas a sus playas, el Concello deja claro que se trabajará «conforme lo que vaya estableciendo el BOE». Aún así, la Policía Local está barajando algunas posibles medidas, como sería limitar el aforo a los arenales, mediante controles de acceso desde los estacionamientos habilitados por Costas y de gestión municipal.

Toldos cortavientos

El alcalde, Alberto González, también apuntó a la posibilidad de recuperar una fórmula que existía hace años en algunas playas de Valdoviño, y que consistía en la existencia de unos cortavientos a modo de toldos, bajo los cuales se tumbaban los bañistas. Estructuras estas que permitirían garantizar una distancia de seguridad entre los usuarios en la costa.

En Cedeira, el alcalde, Pablo Moreda, insiste, al igual que el resto de regidores, que «habrá que esperar a que se conozcan las directrices que marca el Gobierno», sin embargo, tiene claro que «cada playa es diferente» y tiene sus características. Por eso ve inviable que en el caso de A Magdalena, «en la que cuando sube la marea el agua llega casi a las dunas», se puedan habilitar parcelas marcadas en la arena para respetar la distancia social.

El alcalde aresano, Julio Iglesias, señala que de momento no han decidido nada respecto a la reapertura de las playas. Lo que sí se permite desde esta semana en Ares es el paseo por sus arenales -hasta ahora solo podían ir los niños en sus salidas- dentro de las franjas establecidas por el Gobierno central, y se ha reabierto el tramo para perros. Sigue prohibido tomar el sol o bañarse.

La playa de A Magdalena, en Cabanas, es una de las más concurridas de la zona en verano. El alcalde del municipio, Carlos Ladra, explica que de momento están a la espera de conocer la decisión del Gobierno respecto a la reapertura de las playas. Cree que la limitación de aforo puede ser una de las posibilidades, pero ve complicado limitar los accesos en un arenal de un kilómetro «al que se puede entrar desde diferentes puntos». Tampoco ve muy viable la reparcelación de la arena para garantizar la distancia de seguridad, «porque cuando tengas que limpiar la playa, ¿qué haces?, ¿levantas las parcelas?». Ladra aboga por esperar, «y cuando sepamos qué hay que hacer, adaptarlo a las características de cada arenal».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Las playas durante la pandemia, menos aforo y máxima seguridad